NI­DO DE VÍBORAS

Luces del Siglo - - NEWS - POR KUKULKÁN

HABEMUS FIS­CAL An­ti­co­rrup­ción. Rosaura An­to­ni­na Vi­lla­nue­va Ar­za­pa­lo fue un­gi­da por el Con­gre­so pa­ra asu­mir el car­go, don­de es­ta­rá por los pró­xi­mos sie­te años. EL NOM­BRA­MIEN­TO, otor­ga­do por una­ni­mi­dad, ya pro­vo­ca reac­cio­nes tan­to a fa­vor co­mo en con­tra. Y es que la fla­man­te fis­cal no ha es­ca­pa­do de la po­lé­mi­ca du­ran­te su tra­yec­to­ria. Por ejem­plo, en el le­jano 2011 fue sus­pen­di­da por el Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra del Po­der Ju­di­cial del Es­ta­do du­ran­te un mes y me­dio del car­go de Juez Se­gun­do de lo Pe­nal en So­li­da­ri­dad por pre­sun­tas irre­gu­la­ri­da­des. Más tar­de, in­clu­so fue des­pe­di­da. POR LO pron­to, Vi­lla­nue­va Ar­za­pa­lo, quien go­za de fa­ma de du­ra, ya di­jo que no le tem­bla­rá la mano a la ho­ra de im­par­tir jus­ti­cia y que co­no­ce muy bien de qué va to­do es­to, por­que co­no­ce las en­tra­ñas del sis­te­ma y por lo tan­to, sa­be dón­de apre­tar las tuer­cas.

YA SE en­cuen­tra en aná­li­sis en el Con­gre­so fe­de­ral la pro­pues­ta de egre­sos pa­ra el pró­xi­mo año. De pros­pe­rar tal y co­mo es­tá, re­sul­ta­ría que en ma­te­ria de tu­ris­mo ha­bría un des­cen­so en el pre­su­pues­to pa­ra la se­cre­ta­ría res­pec­ti­va. To­man­do en cuen­ta que se tra­ta de una de las ac­ti­vi­da­des más pro­duc­ti­vas pa­ra Mé­xi­co, la me­di­da no sue­na bien. SIN EM­BAR­GO, en Quin­ta­na Roo no pa­re­ce que ha­ya­mos de preo­cu­par­nos en de­ma­sía. La la­bor he­cha has­ta el mo­men­to por la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción es­ta­tal ha mos­tra­do que tie­ne cla­ros sus ob­je­ti­vos y que sa­be ha­cer lo más con lo me­nos. Por­que no se tra­ta de arro­jar el di­ne­ro a ca­rre­ta­das, sino de co­lo­car­lo don­de me­jor rin­de. Tal es la po­lí­ti­ca de aus­te­ri­dad cuan­do se apli­ca bien.

DE TO­DOS mo­dos, los re­cor­tes pre­su­pues­ta­les a ni­vel fe­de­ral, inevi­ta­bles da­do los en­tor­nos po­lí­ti­cos y eco­nó­mi­cos in­terno y ex­terno, ten­drán su im­pac­to en la en­ti­dad, que po­dría se­guir vien­do en el lim­bo va­rios pro­yec­tos que en su mo­men­to lu­cían pro­me­te­do­res, co­mo el tren trans­pe­nin­su­lar.

LO QUE de­be preo­cu­par­nos y en se­rio, es que por an­dar pri­vi­le­gian­do la ren­ta­bi­li­dad y ex­pri­mien­do ca­da cen­tí­me­tro ... ... de es­pa­cio cos­te­ro dis­po­ni­ble pa­ra le­van­tar ho­te­les, lo úni­co que nos que­de azul en las pla­yas sea la Blue Flag. AD­VIER­TE LA bió­lo­ga Su­sa­na En­rí­quez, que el ex­ce­so de cons­truc­cio­nes y la con­se­cuen­te pre­sión a que so­me­ten los acuí­fe­ros y los sis­te­mas la­gu­na­res y arre­ci­fa­les, po­dría dar co­mo re­sul­ta­do un cam­bio de co­lor en el azul tur­que­sa de nues­tras pla­yas. Y lo peor: el cam­bio no se da­ría de ma­ne­ra gra­dual sino bas­tan­te más apri­sa de lo que po­dría­mos reac­cio­nar. UN EVEN­TUAL cam­bio de co­lor en el mar se­ría ca­tas­tró­fi­co, tan­to en tér­mi­nos am­bien­ta­les co­mo eco­nó­mi­cos, ya que es una se­ñal de de­te­rio­ro que no se pue­de re­ver­tir, ade­más de que im­pac­ta al prin­ci­pal pro­duc­to que ven­de­mos: na­tu­ra­le­za y eco­lo­gía.

LAS PLA­YAS no des­apa­re­ce­rán, tam­po­co los arre­ci­fes; pe­ro ya no se­rán los pa­raí­sos im­po­lu­tos que pre­su­men los fo­lle­tos y las cam­pa­ñas por el mun­do. Y eso, sin du­da ten­drá su im­pac­to. Es me­jor que ac­tue­mos aho­ra. La ad­ver­ten­cia es­tá he­cha.

...

VI­SO­RES CIU­DA­DA­NOS. En pa­pel no lu­ce mal: con tal de ayu­dar a que se res­pe­te la ley y que los me­no­res de edad no ten­gan ac­ce­so im­pu­ne a be­bi­das al­cohó­li­cas, la Di­rec­ción de Fis­ca­li­za­ción se­rá apo­ya­da por in­te­gran­tes de una aso­cia­ción ci­vil, quie­nes la ha­rán de ca­de­ne­ros en la en­tra­da de ba­res y an­tros pa­ra vi­gi­lar que los me­no­res no in­gre­sen. LOA­BLE OB­JE­TI­VO. Pe­ro per­mí­ta­se­nos sa­lir de agua­fies­tas y au­gu­rar­le po­co éxi­to. Ya an­tes hu­bo ac­cio­nes si­mi­la­res que ter­mi­na­ron en na­da, co­mo la de los “ins­pec­to­res ciu­da­da­nos” que an­da­rían mo­ni­to­rean­do las uni­da­des de trans­por­te pú­bli­co pa­ra que no tu­vie­ran so­bre­cu­po ni se des­via­ran de su ru­ta. DE CUAL­QUIER ma­ne­ra se agra­de­ce el es­fuer­zo.

...

HA­BLAN­DO DE cui­dar los re­cur­sos, uno de los abusos más re­pe­ti­dos tie­ne que ver con el tra­to a los tu­ris­tas por par­te de al­gu­nos pres­ta­do­res de ser­vi­cio. Con­cre­ta­men­te de co­mi­sio­nis­tas, quie­nes pa­re­cen ver en los vi­si­tan­tes pu­ros sig­nos de dó­lar am­bu­lan­tes a los que hay que li­brar de la pe­sa­da car­ga de sus bi­lle­te­ras.

TAN MO­LES­TOS lle­gan a ser es­tos in­di­vi­duos, que li­te­ral­men­te ahu­yen­tan al tu­ris­ta, en quien de­jan una ima­gen na­da ama­ble del des­tino. Es­ta si­tua­ción, que ocu­rre en prác­ti­ca­men­te to­do el es­ta­do, en Co­zu­mel le­van­ta par­ti­cu­lar preo­cu­pa­ción. Y es que in­clu­so han da­do cur­sos a los co­mi­sio­nis­tas pa­ra ha­cer­los con­cien­tes de que hay que dar buen tra­to al tu­ris­ta, pe­ro con re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo, pues son po­cos los que se apun­tan. ¡Vi­va Mé­xi­co!

...

LU­CHA­DOR SO­CIAL. Esas dos pa­la­bras, jun­tas, se oyen re bo­ni­to. ¿Pe­ro al­guien sa­be lo que sig­ni­fi­can? Ha­brá que pre­gun­tar­le a Es­qui­vel Cruz Gon­zá­lez, un pe­rre­dis­ta que re­pre­sen­ta al “mo­vi­mien­to so­cial” de di­cho par­ti­do y quien an­da pro­mo­vien­do que ha­ya una cuo­ta fi­ja de co­bro de agua po­ta­ble en el es­ta­do.

LA CAU­SA tie­ne su ra­zón de ser en los co­bros ex­ce­si­vos que se han re­gis­tra­do en la en­ti­dad, don­de a cen­te­nas de usua­rios ca­se­ros les han lle­ga­do re­ci­bos de ta­ma­ño in­dus­trial que ob­via­men­te no pue­den pa­gar. An­te ello es que sur­gen aso­cia­cio­nes, gru­pos y “lu­cha­do­res so­cia­les” que bus­can de­fen­der­los del abu­so.

EL PUN­TO es que a mu­chos de es­tos “de­fen­so­res” lue­go se les aca­ba el gas y des­apa­re­cen de la es­ce­na. Só­lo es­tán ac­ti­vos mien­tras su lu­cha pue­da lu­cir. Co­mo Víc­tor Gon­zá­lez Torres, el fa­mo­so Doc­tor Si­mi, que tam­bién pre­su­mía de “lu­cha­dor so­cial” pe­ro que des­apa­re­ció cuan­do ayu­dar de­jó de ser ren­ta­ble pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas.

...

SE ACER­CA la tem­po­ra­da al­ta del tu­ris­mo elec­to­ral, esa par­ti­cu­lar épo­ca del año en que per­so­nas de un la­do se van a vo­tar en otro no obs­tan­te que no vi­van en ese lu­gar, si­tua­ción que se da en nú­me­ros gran­des en una ope­ra­ción or­ques­ta­da por un “agen­te de via­jes” (por lo ge­ne­ral li­ga­do a un par­ti­do po­lí­ti­co) que re­ci­be al­gu­na ga­nan­cia.

PE­RO CO­MO es­te ti­po de tu­ris­ta es más bien per­ju­di­cial, la Fe­pa­de (Fis­ca­lía Es­pe­cia­li­za­da pa­ra la Aten­ción de De­li­tos Elec­to­ra­les) ya an­da tras los pa­sos de cer­ca de dos cen­te­na­res de per­so­nas de­di­ca­das a di­cha ac­ti­vi­dad, con­tra quie­nes hay ór­de­nes de aprehen­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.