Los in­for­mes de go­bierno, ¿son en­ga­ño­sos?

Los go­ber­nan­tes, nor­mal­men­te no son muy au­to­crí­ti­cos que di­ga­mos.

Luces del Siglo - - NEWS - AQUÍ… DES­DE CAN­CÚN YVETTE HESSE E.

Los in­for­mes de go­bierno son en­ga­ño­sos. Ca­da quien, se­gún le con­vie­ne, in­ter­pre­ta ci­fras, he­chos, es­ta­dís­ti­cas. Los go­ber­nan­tes, nor­mal­men­te no son muy au­to­crí­ti­cos que di­ga­mos; en lo ge­ne­ral ador­nan la reali­dad con tal de ge­ne­rar sim­pa­tías.

Con to­da ho­nes­ti­dad, no re­cuer­do bien a bien el con­te­ni­do del Pri­mer In­for­me de Go­bierno de Ro­ber­to Bor­ge, qui­zá por­que en el fon­do los da­tos real­men­te eran irre­le­van­tes. Lo im­por­tan­te, lo des­ta­ca­do, eran los in­vi­ta­dos “es­pe­cia­les” y pen­sar lo que nos ha­bía cos­ta­do trans­por­tar­los, hos­pe- dar­los, ali­men­tar­los… Y eso era ape­nas el ini­cio… Ni nos ima­gi­ná­ba­mos lo que en reali­dad es­ta­ba su­ce­dien­do en las en­tra­ñas de las ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro bueno…

En pri­me­ra fi­la el can­tan­te Juan Ga­briel y por ahí cer­ca, ni más ni me­nos que el enemi­go pú­bli­co nú­me­ro uno del País, el mal re­cor­da­do Carlos Sa­li­nas de Gor­ta­ri. ¿Qué ha­cía el Ma­quia­ve­lo me­xi­cano, un per­so­na­je tan per­ver­so, aquí, en nues­tro Es­ta­do? Si quie­re pen­sar mal, pién­se­lo. Qui­zá era y es, el Mas­ter de Mas­ters de los priís­tas, el ejem­plo a se­guir, el mo­de­lo a co­piar…

No só­lo ini­ció ese Pri­mer In­for­me co­mo lue­go se vol­vió cos­tum­bre en to­do ac­to pú­bli­co, va­rias ho­ras tar­de, sino que los men­sa­jes su­bli­mi­na­les no eran alen­ta­do­res; pe­ro va­ya, ape­nas era el pri­mer año, es­ta­ba apren­dien­do a ser go­bierno.

Pun­to y apar­te, siem­pre pen­sé que a los asis­ten­tes nos fal­ta­ba va­lor pa­ra aban­do­nar los re­cin­tos pa­sa­dos 15 mi­nu­tos de la ho­ra ci­ta­da, en lu­gar de es­pe­rar esas dos o tres ho­ras a que lle­ga­ra el en­ton­ces num­ber one.

Carlos Joa­quín re­cién ofre­ció su Pri­mer In­for­me de Go­bierno ya con da­tos más pre­ci­sos so­bre có­mo en­con­tró la ad­mi­nis­tra­ción; aho­ra sí, se­ña­ló as­pec­tos que ya nos ima­gi­ná­ba­mos pe­ro no te­nía­mos to­tal cer­te­za. ¿Có­mo en­con­tró las en­tra­ñas de las ins­ti­tu­cio­nes?

Por lo que men­cio­nó, na­da se sal­vó, to­do es­ta­ba en muy, muy ma­las con­di­cio­nes. No sor­pren­de, por­que le­jos de go­ber­nar, me­dia cen­te­na o más de ex ser­vi­do­res pú­bli­cos se de­di­ca­ron a sa­quear lo que en­con­tra­ron a su pa­so y más. Ya Lu­ces del Si­glo dio cuen­ta am­plia­men­te del con­te­ni­do, no abun­da­ré so­bre ello.

Lo que qui­zá se­ría bueno re­fle­xio­nar, es que de no ha­ber­se da­do la al­ter­nan­cia, la his­to­ria de es­te Pri­mer In­for­me se­ría co­mo siem­pre era, así co­mo siem­pre ha­bía si­do: aquí to­do tran­quis, aquí to­do bien, aquí no pa­só na­da… Na­da de ór­de­nes de aprehen­sión, na­da de en­car­ce­la­dos, na­da de in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre des­fal­cos, na­da de re­cu­pe­rar lo ro­ba­do, en fin.

To­da­vía de­ben ve­nir años com­pli­ca­dos, lo im­por­tan­te es que no só­lo el go­ber­na­dor, sino to­dos los ser­vi­do­res pú­bli­cos es­tén 100 por cien­to en­fo­ca­dos en su tra­ba­jo, en sus res­pon­sa­bi­li­da­des, en sus obli­ga­cio­nes…

Só­lo así, se es­cri­bi­rá una his­to­ria di­fe­ren­te…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.