Sar­ga­zo ‘aho­ga’ al pas­to ma­rino

Luces del Siglo - - NEWS - TE­RE­SA PÉREZ

CAN­CÚN, Q. ROO.- La lle­ga­da ma­si­va de sar­ga­zo a las cos­tas del Ca­ri­be me­xi­cano preo­cu­pa a los in­ves­ti­ga­do­res que es­tu­dian los pas­tos ma­ri­nos y el arre­ci­fe de co­ral, que pue­den ser da­ña­dos por el ex­ce­so de nu­trien­tes que ello re­pre­sen­ta

A es­te res­pec­to, Su­sa­na En­rí­quez Domínguez, bió­lo­ga ma­ri­na por la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co, co­men­tó que la lle­ga­da de sar­ga­zo es gra­ve por­que a la pro­duc­ción ex­ce­si­va de nu­trien­tes en el ám­bi­to lo­cal, se agre­ga la pro­duc­ción que traen las co­rrien­tes ma­ri­nas.

Ex­pli­có que no só­lo es una car­ga or­gá­ni­ca muy al­ta, sino que cuan­do el sar­ga­zo se acu­mu­la en la cos­ta su pro­ce­so de des­com­po­si­ción se ace­le­ra; sin em­bar­go, co­mo lle­ga en gran­des can­ti­da­des no hay su­fi­cien­te oxí­geno pa­ra des­com­po­ner­lo, lo que pro­vo­ca hi­po­xia, que es la muer­te del sar­ga­zo por fal­ta de oxí­geno, que a su vez ge­ne­ra una pro­duc­ción ex­ce­si­va de me­tano y otros ga­ses que pro­vo­can un fuer­te he­dor.

Pe­ro el pro­ble­ma no ter­mi­na allí, pues to­da la pro­duc­ción de nu­trien­tes que se li­be­ra en­tra en el arre­ci­fe, que re­ci­be una do­ble car­ga de los mis­mos. Lo que más preo­cu­pa a la es­pe­cia­lis­ta, es que el da­ño es acu­mu­la­ti­vo por lo que a lar­go pla­zo se po­dría ge­ne­rar un li­mo os­cu­ro de mal as­pec­to por to­da la cos­ta y que ade­más fer­ti­li­za con ma­yor ra­pi­dez el arre­ci­fe.

“El pas­to ma­rino for­ma par­te fun­da­men­tal del sis­te­ma arre­ci­fal, por ello de­be­mos man­te­ner­lo pe­que­ño por­que si es muy den­so no per­mi­ti­rá que es­pe­cies co­mo las es­pon­jas y los co­ra­les crez­can en su in­te­rior”, ex­pli­có la in­ves­ti­ga­do­ra, quien pu­bli­có su in­ves­ti­ga­ción en la re­vis­ta Na­tu­re.

En­rí­quez Domínguez in­di­có que la pra­de­ra sub­ma­ri­na que ca­rac­te­ri­za a una zo­na arre­ci­fal no tie­ne na­da que ver con esa enor­me pra­de­ra que es­tá res­pon­dien­do a esa fer­ti­li­za­ción y que aca­ba por ser in­va­si­va, lo que es re­sul­ta­do de la fer­ti­li­za­ción de la es­pe­cie do­mi­nan­te.

Sin em­bar­go, ase­gu­ró, lle­ga­rá el mo­men­to que so­bre­pa­se su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta e in­clu­so sea per­ju­di­cial pa­ra la pra­de­ra y pro­vo­que mor­tan­dad del pas­to, por ello es im­por­tan­te to­mar me­di­das pa­ra fre­nar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.