En ries­go el tur­que­sa del mar

So­bre­car­ga de ho­te­les ha de­te­rio­ra­do el sis­te­ma arre­ci­fal

Luces del Siglo - - NEWS - TE­RE­SA PÉREZ

CAN­CÚN, Q. ROO.- Ex­per­ta en bio­lo­gía ma­ri­na aler­tó so­bre el ries­go de que Can­cún y la Ri­vie­ra Ma­ya pier­dan el co­lor azul tur­que­sa de sus cos­tas, de­bi­do a la sa­tu­ra­ción y so­bre­car­ga de ho­te­les que han pro­vo­ca­do un de­te­rio­ro en el sis­te­ma arre­ci­fal.

“No hay con­cien­cia de que he­mos lle­ga­do a un ni­vel de sa­tu­ra­ción por tan­ta car­ga de ho­te­les y tam­po­co las au­to­ri­da­des son cons­cien­tes de que la pre­sión del ne­go­cio ho­te­le­ro si­gue sien­do muy al­ta, a tal gra­do, que aho­ra se ex­tien­den en zo­nas vír­ge­nes po­nien­do en ries­go la su­per­vi­ven­cia del des­tino, por­que los tu­ris­tas com­pran una ca­li­dad am­bien­tal que po­co a po­co se es­tá per­dien­do por el des­cui­do y la so­bre­den­si­fi­ca­ción de la zo­na”, ase­gu­ró Su­sa­na En­rí­quez.

Ex­pli­có que la gran can­ti­dad de agua que con­su­men los ho­te­les se tra­du­ce a la mis­ma pro­por­ción de nu­trien­tes que lle­gan al sis­te­ma arre­ci­fal, pues pe­se a que es­tas aguas son “tra­ta­das”, el ni­vel de fós­fo­ro (pro­duc­to del ja­bón) y ni­tró­geno que des­car­gan, pro­vo­can afec­cio­nes di­rec­tas a la co­mu­ni­dad co­ra­li­na. “El pro­ble­ma es que no es pro­gre­si­vo y de pron­to ve­re­mos un cam­bio brus­co que per­ju­di­ca­rá al des­tino tu­rís­ti­co”, in­sis­tió.

La in­ves­ti­ga­do­ra men­cio­nó que el ni­vel de fer­ti­li­za­ción que se es­tá in­tro­du­cien­do en es­tos eco­sis­te­mas es gra­ví­si­mo, pues es­tos de­ben man­te­ner su ca­rác­ter de po­bre­za de nu­trien­tes pa­ra con­tro­lar que no ha­ya mu­cha pro­duc­ción de or­ga­nis­mos oportunistas, sin em­bar­go, lo que se tie­ne es que mu­chos ho­te­les con­su­men mu­cha agua, mu­cho ja­bón y no le dan una ade­cua­da de­pu­ra­ción de re­si­duos y eso ha­ce im­po­si­ble que el am­bien­te los pue­da asi­mi­lar sin que no ha­ya un im­pac­to ne­ga­ti­vo.

Cual­quie­ra de los ho­te­le­ros pio­ne­ros y cual­quie­ra de las per­so­nas que lle­ga­ron a Can­cún ha­ce 40 años, sa­be ple­na­men­te y es­tá cons­cien­te de que Can­cún ya no es ni la som­bra de lo que fue, pues ya no tie­ne esa agua co­lor tur­que­sa en su la­gu­na de Ni­chup­té, y por el con­tra­rio tie­ne acu­mu­la­ción de olo­res muy des­agra­da­bles, acu­mu­la­ción de se­di­men­tos, es­ta­mos en un pro­ce­so de de­te­rio­ro que te­ne­mos que fre­nar por el res­pe­to a los ha­bi­tan­tes de Can­cún y a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes que tie­nen de­re­cho a te­ner un Can­cún que no es­té tan feo y la pro­pia so­bre­vi­ven­cia de es­te po­lo tu­rís­ti­co pa­ra que se desa­rro­lle de un mo­do sus­ten­ta­ble y no es­tá pa­san­do es­to.

La ex­per­ta re­cor­dó que ha­ce ca­si 20 años, cuan­do ella pi­só tie­rra ca­ri­be­ña, el pai­sa­je era dis­tin­to, aho­ra ya no hay pla­yas tan blan­cas, el are­nal es de co­lor más ca­fé, las la­gu­nas son ver­des y aun­que la zo­na cos­te­ra de la zo­na ho­te­le­ra con­ser­va ese co­lor tur­que­sa por la in­fluen­cia oceá­ni­ca, si se so­bre­vue­la en el día se po­drá ver per­fec­ta­men­te unas manchas ca­fés que sa­len de la la­gu­na, un co­lor de la­gu­na que no es el que te­nía.

“En el so­bre­vue­lo ve­re­mos có­mo se va ex­ten­dien­do es­te cam­bio am­bien­tal y en­ton­ces con ese nue­vo pai­sa­je le pe­di­ría a quie­nes se en­car­gan de la pro­mo­ción tu­rís­ti­ca del des­tino que pon­gan tam­bién esas fo­tos, que se vean los co­lo­res ma­rrón que ya exis­ten en sus pla­yas y a ver si con esos co­lo­res es­te lu­gar tu­rís­ti­co se­ría el pre­fe­ri­do co­mo has­ta aho­ra, pues lo que es­ta­mos vien­do la pér­di­da de ca­li­dad del des­tino tu­rís­ti­co”, fi­na­li­zó.

❙ El ni­vel de fós­fo­ro (pro­duc­to del ja­bón) y ni­tró­geno que des­car­gan los ho­te­les, pro­vo­can afec­cio­nes di­rec­tas a la co­mu­ni­dad co­ra­li­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.