Es­ca­la la cri­sis por des­abas­to

Ad­mi­ten Al­cal­des des­or­ga­ni­za­ción; fal­tan co­mi­da y agua y de­nun­cian ra­pi­ña

Luces del Siglo - - REFORMA - ÉRI­KA HER­NÁN­DEZ Y JOR­GE RI­CAR­DO

A una se­ma­na del sis­mo de mag­ni­tud 8.2, la cri­sis por el des­abas­to se ex­ten­dió en­tre cien­tos de lo­ca­li­da­des des­de el Ist­mo de Oa­xa­ca has­ta Los Al­tos de Chia­pas.

Al me­nos 109 lo­ca­li­da­des chia­pa­ne­cas y 41 oa­xa­que­ñas fue­ron de­cla­ra­das zo­nas de emer­gen­cia. A sie­te días del te­rre­mo­to, las au­to­ri­da­des no han con­clui­do el cen­so de afec­ta­dos ni hay con­trol so­bre el ma­ne­jo de des­pen­sas.

Gustavo Argyll Gon­zá­lez, Al­cal­de de San Pe­dro Ta­pa­na­te­pec, al sur de Oa­xa­ca, en los lí­mi­tes con Chia­pas, di­jo que los he­li­cóp­te­ros de la Po­li­cía Fe­de­ral ate­rri­zan en un pre­dio don­de la gen­te to­ma las ca­jas de ví­ve­res.

“Sí hay un fun­cio­na­rio asig­na­do y se es­tá rea­li­zan­do el cen­so, que va­mos a ter­mi­nar ma­ña­na; pe­ro no hay una bue­na lo­gís­ti­ca pa­ra en­tre­gar los apo­yos, y eso no es­tá bien. Es un caos”, cri­ti­có el Edil priis­ta.

Her­me­ne­gil­do San­tia­go, Al­cal­de de San­ta Ma­ría Xa­da­ni, lo­ca­li­dad ist­me­ña que vi­si­tó el Pre­si­den­te En­ri­que Pe­ña el miér­co­les, ase­gu­ró que no se es­tá ac­tuan­do rá­pi­do ni con la abun­dan­cia que se re­quie­re.

“No al­can­za la co­mi­da, no hay dón­de abas­te­cer­se, no sa­be­mos qué ha­cer”, la­men­tó.

En el pa­pel, el Go­bierno fe­de­ral en­car­gó a la ti­tu­lar de la Se­da­tu, Ro­sa­rio Ro­bles, la ela­bo­ra­ción del cen­so de vi- vien­das afec­ta­das, y al de la Se­de­sol, Luis Mi­ran­da, el su­mi­nis­tro de agua y abas­to de ali­men­tos.

En ese con­tex­to, ayer cir­cu­ló un vi­deo en re­des so­cia­les en el que se acu­sa al Se­cre­ta­rio mu­ni­ci­pal de Ju­chi­tán, Ós­car Cruz, de aca­pa­rar des­pen­sas en su do­mi­ci­lio pe­se a la ne­ce­si­dad en­tre las co­mu­ni­da­des. Ade­más de la des­or­ga­ni­za­ción y la fal­ta de ví­ve­res en­tre las co­mu­ni­da­des afec­ta­das, la tor­men­ta tro­pi­cal “Max” com­pli­có el pa­no­ra­ma. Cor­po­ra­cio­nes de au­xi­lio co­mo la Bri­ga­da de Res­ca­te To­pos Tla­te­lol­co y agru­pa­mien­tos si­mi­la­res de Oa­xa­ca, Gua­na­jua­to, Que­ré­ta­ro y Ve­ra­cruz tu­vie­ron que sa­lir de la en­ti­dad por re­co­men­da­ción de au­to­ri­da­des de Pro­tec­ción Ci­vil.

“Nos va­mos de­cep­cio­na­dos de las au­to­ri­da­des. Es­tán lu­cran­do con la des­gra­cia”, cri­ti­có el bri­ga­dis­ta Cé­sar Al­ber­to Nar­váez, se­gún un tes­ti­mo­nio di­fun­di­do por Jor­ge Ma­ga­ri­ño, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Cul­tu­ra Za­po­te­ca.

ASUN­CIÓN IX­TAL­TE­PEC. Oax.- Llo­viz­na en el me­dio­día del Ist­mo. El sol­da­do Cis­ne­ros se des­pe­ga de la ba­rri­ga una li­bre­ta de ho­jas hú­me­das y ano­ta un nom­bre: Liz­beth Ca­bre­ra.

Ése es el úni­co re­gis­tro de que es­ta mu­jer de pla­ye­ra a rayas y fal­da pin­ta, que vi­ve al fon­do de la ca­lle sin nom­bre de Ix­tal­te­pec, re­ci­bió una des­pen­sa.

“In­ven­ta­mos un mé­to­do pa­ra no en­tre­gar ayu­da do­ble”, di­ce el lí­der del gru­po, el sar­gen­to Ro­mán.

Los dos mi­li­ta­res es­tán por su­bir­se a un vehícu­lo Hum­mer cuan­do el se­ñor An­to­nio lle­ga a pe­dir su des­pen­sa.

“Si es­tán dan­do, que sea pa­re­jo, com­pa”, co­men­ta.

Los sol­da­dos le re­pli­can que el apo­yo es pa­ra la gen­te que tie­ne la ca­sa cuar­tea­da o don­de ha­ya una mu­jer con un ni­ño.

“Hay mu­cha gen­te”, in­sis­te el sar­gen­to Ro­mán. “Aho­ri­ta, por de­cir, hay mu­cha gen­te se me amon­to­nó, que no les quie­ro dar. Pe­ro en­tien­dan: ya se va va­cian­do el ca­rro y nos fal­ta to­da es­ta co­lo­nia”.

“El ae­ro­puer­to es­tá lleno de ví­ve­res y no ha lle­ga­do por acá”, se que­ja el se­ñor An­to­nio cuan­do los sol­da­dos ya han da­do me­dia vuel­ta.

Las uni­da­des del Ejér­ci­to sa­lie­ron des­de las ocho de la ma­ña­na de la ba­se aé­rea de Ix­tal­te­pec. En­tre el trá­fi­co de uni­da­des en la pis­ta, al con­voy se le or­de­nó lle­var 100 col­cho­ne­tas, 100 des­pen­sas, 400 li­tros de agua y 400 de le­che, pe­ro de és­ta só­lo al­can­zó pa­ra 120. Al fi­nal, de to­do hi­zo fal­ta.

El Hum­mer mi­li­tar cir­cu­la en­tre las ca­sas de­rrui­das y pa­sa por el río que vie­ne de Ju­chi­tán, a cu­yos cos­ta­dos van a pa­rar los es­com­bros. La gen­te sa­le a ver có­mo no se de­tie­nen por­que no hay grie­tas o por­que des­de la ca­lle no se ven.

“Que se aso­men tras la puer­ta”, re­cla­ma la se­ño­ra Ce­lia Men­do­za. “Só­lo me que­dó la pa­red”.

En otra ca­lle, muy le­jos de don­de pa­só el Hum­mer, un hom­bre que no quie­re dar su nom­bre mues­tra su ca­sa. Dos pi­sos, el pri­me­ro so­bre el tol­do de una ca- mio­ne­ta. Co­men­ta que la úni­ca ayu­da que ha re­ci­bi­do es de la so­cie­dad ci­vil y que pa­ra él así es­tá bien.

“Por­que vie­ne el Ejér­ci­to y de­mue­le to­do. Ni si­quie­ra po­de­mos sa­car las co­sas. Es co­mo si des­pués del sis­mo vi­nie­ra otro sis­mo”.

El hom­bre ca­vi­la y ca­vi­la. Si la so­cie­dad ci­vil es la que es­tá dan­do la ca­ra, ¿por qué la so­cie­dad ci­vil no se ha­ce go­bierno?

Fi­nal­men­te, 100 per­so­nas re­ci­ben su des­pen­sa. Las des­pen­sas son mo­men­tá­neas, pien­sa el co­mer­cian­te Ariel Ra­mos Blas mien­tras le so­pla a tres po­llos en un asa­dor que co­lo­có en la ca­lle.

“Mi ne­go­cio es­ta­ba en la ca­lle prin­ci­pal, pe­ro se ca­yó la ca­sa y lo úni­co que sa­qué fue el asa­dor”, cuen­ta. Son las dos de la tar­de y só­lo ha ven­di­do un po­llo. “Si no se ven­de, nos co­me­mos lo que que­da”.

La dis­tri­bu­ción de des­pen­sas ayu­da a al­gu­nas per­so­nas, pe­ro agra­va la si­tua­ción de los co­mer­cian­tes, que su­fren pa­ra sur­tir sus ne­go­cios. Co­mo las ba­rras de con­cre­to del puen­te se se­pa­ra­ron unos 20 cen­tí­me­tros y se co­rrie­ron me­dio me­tro ha­cia los cos­ta­dos, el ca­mión que le sur­tía de po­llos a Ariel Ra­mos ya no pa­sa, por lo que tie­ne que con­tra­tar por 100 pe­sos un ta­xi pa­ra ir a Ju­chi­tán. Pe­ro aho- ra di­ce que só­lo ven­de un 10 por cien­to.

“To­dos an­dan ayu­dan­do a la gen­te, re­ci­ben gra­tis las des­pen­sas. ¿Quién se va a preo­cu­par en com­prar­se un po­llo?”. Él mis­mo di­ce que a ve­ces no sa­be si se­guir so­plán­do­les a los po­llos o ir­se a le­van­tar la ca­sa.

En Ju­chi­tán es­tá igual. Las ca­lles del Cen­tro es­tán lle­nas de ne­go­cios ce­rra­dos. En una tien­da de préstamos col­ga­ron un anun­cio de que to­dos los pa­gos que­dan con­ge­la­dos has­ta nue­vo avi­so. El res­tau­ran­te La In­ter, que an­tes ce­rra­ba a las on­ce de la no­che, aho­ra cie­rra a las seis.

Y el des­abas­to au­men­ta. El prin­ci­pal mer­ca­do de Ju­chi­tán es­tá ce­rra­do. El mer­ca­do 2 de No­viem­bre su­fre de abas­to, ase­gu­ra el se­ñor Ar­man­do Calvo de­trás del mos­tra­dor de una tien­da de aba­rro­tes. “Jo­di­do, jo­di­do, to­do. No hay ven­tas. Aho­ri­ta se es­tá aca­ban­do lo que hay na­da más”, sos­tie­ne.

En la ma­ña­na fue al mer­ca­do y de sie­te ca­mio­nes só­lo en­tra­ron dos. Y to­dos ven­den ca­ro por­que es­tán yen­do has­ta Pue­bla a sur­tir­se. De dos ca­jas de za­naho­ria que com­pra, só­lo aga­rró 5 ki­los.

“Va a es­tar du­ro. Lo que va a pa­sar aquí es que va a ha­ber mu­cho van­de­ris­mo (sic)”.

Lue­go, co­mo se va la luz muy se­gui­do, los pro­pie­ta­rios de los ne­go­cios del Cen­tro no com­pran mu­cha car­ne por te­mor de que se eche a per­der. La no­che de es­te jue­ves se fue tres ve­ces la ener­gía en me­nos de una ho­ra. El se­ñor Ar­man­do Calvo pien­sa ma­dru­gar pa­ra ir a sur­tir­se a las tres de la ma­ña­na.

LA DES­GRA­CIA En Oa­xa­ca (fo­to) y Chia­pas, mi­les per­ma­ne­cen sin re­ci­bir apo­yo a una se­ma­na del sis­mo.

En la CDMX, el Se­cre­ta­rio Oso­rio Chong acu­dió ayer a la bo­da de la se­na­do­ra Iris Via­ney Men­do­za, y la Se­de­na y la Ma­ri­na ce­le­bra­ron las fies­tas patrias con una co­mi­da en San­ta Fe.

LOS FES­TE­JOS

Ha­bi­tan­tes de Ju­chi­tán rea­li­zan el no­ve­na­rio por la muer­te de al­gu­nos de sus fa­mi­lia­res a cau­sa del sis­mo. El ri­tual re­li­gio­so in­clu­ye la ofren­da de flo­res y la pre­pa­ra­ción de ali­men­tos.

Par­te del mer­ca­do mu­ni­ci­pal y al­gu­nos co­mer­cios de Ju­chi­tán co­lap­sa­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.