El si­glo del mie­do

En lu­gar del pro­gre­so, un mie­do de es­pe­cie do­mi­na nues­tra era, en la que na­die pa­re­ce es­tar a sal­vo.

Luces del Siglo - - OPINIÓN - JUAN VILLORO

Con la caí­da del Mu­ro de Ber­lín y del “so­cia­lis­mo real­men­te exis­ten­te”, el mun­do pa­re­cía en­ca­mi­nar­se a una era do­mi­na­da por la tec­no­lo­gía y el con­su­mo. No se tra­ta­ba del me­jor de los es­ce­na­rios, pe­ro pro­me­tía la paz de la ex­plo­ta­ción or­ga­ni­za­da y del li­bre mer­ca­do, don­de las con­vic­cio­nes se­rían sus­ti­tui­das por las marcas.

El co­mu­nis­mo y el ca­pi­ta­lis­mo no di­ri­mie­ron su pug­na en una con­fla­gra­ción nu­clear, pe­ro la Gue­rra Fría tam­po­co desem­bo­có en una se­dan­te con­cor­dia de com­pra­do­res de mer­can­cías. En una en­tre­vis­ta re­cien­te, John Le Ca­rré, má­xi­mo no­ve­lis­ta del es­pio­na­je, de­fi­ne la nue­va ideo­lo­gía del si­glo XXI: el mie­do. El pla­ne­ta se ha con­ver­ti­do en una opor­tu­ni­dad pa­ra ejer­cer el ase­si­na­to y el te­rror. La ines­pe­ra­da com­bi­na­ción del fa­na­tis­mo y la reali­dad vir­tual ha per­mi­ti­do que la yihad se di­fun­da y or­ga­ni­ce en cual­quier si­tio. Los apa­ra­tos ad­quie­ren otros usos en un cli­ma de ame­na­zas: unas cuan­tas compu­tado­ras bas­tan pa­ra ar­ti­cu­lar cé­lu­las en red; la te­le­fo­nía ce­lu­lar pue­de ac­ti­var bom­bas a dis­tan­cia; un avión o un trái­ler son ar­mas po­ten­cia­les, en es­pe­ra de un pi­lo­to sui­ci­da.

To­da so­cie­dad tie­ne una zo­na gris, una “fron­te­ra de re­con­ver­sión” don­de lo ilí­ci­to se vuel­ve apa­ren­te­men­te lí­ci­to. Con los pa­raí­sos off-sho­re y las transac­cio­nes ins­tan­tá­neas de di­ne­ro esa fron­te­ra se ha am­plia­do y en oca­sio­nes su­pera al plano de la eco­no­mía for­mal. La pi­ra­te­ría y el nar­co­trá­fi­co avan­zan en dos fren­tes: el di­gi­tal, don­de unos hac­kean y otros en­crip­tan, y el de los he­chos, don­de las ma­fias sus­ti­tu­yen al Es­ta­do en el do­mi­nio de la vio­len­cia.

Mé­xi­co es una ne­cró­po­lis sem­bra­da de fo­sas co­mu­nes; Eu­ro­pa, la me­ta de mi­gra­cio­nes y aten­ta­dos; Es­ta­dos Uni­dos, un bas­tión de la pa­ra­noia don­de la me­ga­fo­nía re­pi­te en las es­ta­cio­nes del me­tro: “If you see so­met­hing, say so­met­hing”.

Na­die pa­re­ce es­tar a sal­vo. Ha­ce unas se­ma­nas, Mar­tín Ca­pa­rrós via­jó al Cai­ro y en­tre­vis­tó a Reham, una chi­ca a la que ha­bía co­no­ci­do diez años an­tes, cuan­do ella te­nía vein­ti­cin­co. En su es­tan­cia an­te­rior, el es­cri­tor ar­gen­tino ha­bía en­con­tra­do un país don­de las cos­tum­bres oc­ci­den­ta­les con­vi­vían con el is­lam. Reham asis­tía a una es­cue­la lai­ca, veía te­le­vi­sión, usa­ba blue jeans. Des­pués de ser víc­ti­ma de aco­so se­xual y oír que el rec­tor de la Uni­ver­si­dad del Cai­ro cri­mi­na­li­za­ba a las mu­je­res por lle­var ro­pas pro­vo­ca­do­ras, de­ci­dió usar

aba­ya, tú­ni­ca que pro­te­ge de la mi­ra­da mas­cu­li­na. Tam­bién pro­cu­ró “acer­car­se a Dios”. Su ca­so es em­ble­má­ti­co en una ge­ne­ra­ción don­de nu­me­ro­sas mu­je­res asu­mie­ron un cos­mo­po­li­tis­mo tran­si­to­rio y re­gre­sa­ron al pro­tec­tor man­to de la tra­di­ción. Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo es que es­to no las li­bra de te­mo­res. A pro­pó­si­to de la re­con­ver­sión de Reham, Ca­pa­rrós re­cuer­da que, se­gún Vol­tai­re, las re­li­gio­nes son la más pom­po­sa for­ma del mie­do: “Una re­li­gión es, an­tes que na­da, un mo­vi­mien­to de­fen­si­vo: con­tra las ace­chan­zas de la vi­da in­ma­ne­ja­ble, con­tra la so­le­dad in­to­le­ra­ble, con­tra la muer­te in­con­ce­bi­ble”. En for­ma elo­cuen­te, la crónica de Ca­pa­rrós lle­va es­te tí­tu­lo: “El mie­do, un Dios”.

Cier­tos fu­tu­ró­lo­gos del si­glo XX pro­nos­ti­ca­ron que nues­tra era re­pre­sen­ta­ría un ad­ve­ni­mien­to de la cien­cia, el pro­gre­so y la ex­pan­sión de las con­cien­cias. La reali­dad es di­fe­ren­te: in­ter­pre­tar­la re­sul­ta más di­fí­cil que ex­pe­ri­men­tar an­te ella una sen­sa­ción pri­ma­ria, ani­mal, un mie­do de es­pe­cie. Se ma­ta en nom­bre de re­li­gio­nes que no brin­dan con­sue­lo. El te­ma apa­re­ce en un in­tré­pi­do mo­men­to del cris- tia­nis­mo. Em­ma­nuel Ca­rrè­re, ga­na­dor del Pre­mio FIL de es­te año, se ocu­pa en El Reino de un in­só­li­to pa­sa­je de los evan­ge­lios. En 1995, Ca­rrè­re par­ti­ci­pó en un pro­yec­to co­lec­ti­vo pa­ra re­tra­du­cir la Bi­blia al fran­cés y le to­có en suer­te ha­cer­se car­go del evan­ge­lio de Mar­cos. Su ase­sor fue Hu­gues Cou­sin, ex sa­cer­do­te, exé­ge­ta de las es­cri­tu­ras y ase­sor del obis­po de Au­xe­rre. Hu­gues le re­ve­ló que el úl­ti­mo capítulo de Mar­cos fue aña­di­do por otra mano, ya que no fi­gu­ra en el ma­nus­cri­to del si­glo IV que se con­ser­va en el Codex Va­ti­ca­nus y en el Codex Si­nai­ti­cus. ¿Cuál es el desen­la­ce ori­gi­nal? Ma­ría Mag­da­le­na y otras dos mu­je­res van a la tum­ba de Jesús y la en­cuen­tran va­cía. El me­sías es un des­apa­re­ci­do. No hay no­ti­cia de la re­su­rrec­ción. De­ses­pe­ra­das, las mu­je­res hu­yen: “No di­je­ron na­da por­que te­nían mie­do”.

Son las úl­ti­mas pa­la­bras de Mar­cos. Las que pro­nun­cia­mos aho­ra, sin otro Dios que el mie­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.