Pla­ta­for­ma Ayot­zi­na­pa

Es­tán por cum­plir­se tres años de lo su­ce­di­do en Ayot­zi­na­pa y hay nue­vos ele­men­tos pa­ra di­men­sio­nar el ca­so.

Luces del Siglo - - OPINIÓN - CAR­MEN ARISTEGUI F.

Ha­ce unos días fue pre­sen­ta­do en Mé­xi­co “El Ca­so Ayot­zi­na­pa: Una Car­to­gra­fía de la Vio­len­cia”. Se tra­ta de un im­por­tan­te pro­yec­to desa­rro­lla­do por Fo­ren­sic Ar­chi­tec­tu­re, una agen­cia in­de­pen­dien­te de in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial, con se­de en Golds­miths, de la Uni­ver­si­dad de Londres, que es­tá rom­pien­do es­que­mas en in­ves­ti­ga­cio­nes cri­mi­na­les y de vio­la­cio­nes gra­ves a de­re­chos hu­ma­nos. Mon­ta­da co­mo ex­po­si­ción en el Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio de Ar­te Con­tem­po­rá­neo con un mu­ral, vi­deos, la pla­ta­for­ma in­ter­ac­ti­va y al­gu­nos do­cu­men­tos que com­po­nen el con­jun­to se pue­den com­pren­der los he­chos ocu­rri­dos en sep­tiem­bre de 2014.

Co­mo una en­co­mien­da del Equi­po Ar­gen­tino de An­tro­po­lo­gía Fo­ren­se (EAAF) y el Cen­tro de De­re­chos Hu­ma­nos Mi­guel Agus­tín Pro Juá­rez, un gru­po de 15 es­pe­cia­lis­tas, de di­fe­ren­tes ra­mos del co­no­ci­mien­to, se die­ron a la ta­rea de apli­car pa­ra es­te ca­so me­xi­cano mé­to­dos y prácticas de in­ves­ti­ga­ción que han apli­ca­do en in­ves­ti­ga­cio­nes de otros gra­ves ca­sos de vio­la­cio­nes a de­re­chos hu­ma­nos y crí­me­nes de Es­ta­do re­gis­tra­dos en otras par­tes del mun­do. El re­sul­ta­do es im­pre­sio­nan­te.

La ar­qui­tec­tu­ra fo­ren­se se con­vier­te en una po­de­ro­sa he­rra­mien­ta pa­ra in­ves­ti­gar ca­sos que in­vo­lu­cran si­tua­cio­nes ex­tre­mas de vio­la­ción a de­re­chos fun­da­men­ta­les por par­te de agen­tes del Es­ta­do y/o gru­pos cri­mi­na­les co­mo cla­ra­men­te es el ca­so Ayot­zi­na­pa.

Los ar­qui­tec­tos, pe­rio­dis­tas, ex­per­tos ci­ber­né­ti­cos y di­rec­to­res de ci­ne que con­for­man Fo­ren­sic Ar­chi­tec­tu­re se di­ri­gen “Ha­cia una es­té­ti­ca in­ves­ti­ga­ti­va” que ha da­do re­sul­ta­dos im­po­nen­tes en di­fe­ren­tes ca­sos en los que se han in­vo­lu­cra­do. Uti­li­zan la ar­qui­tec­tu­ra, la tec­no­lo­gía e in­clu­so la es­té­ti­ca co­mo ins­tru­men­tos me­to­do­ló­gi­cos que les per­mi­ten mos­trar –con una cla­ri­dad fue­ra de se­rie– la me­cá­ni­ca en tiem­po y es­pa­cio de los he­chos ocu­rri­dos en aque­lla no­che de Igua­la.

La pla­ta­for­ma, los vi­deos y las re- crea­cio­nes no so­lo di­na­mi­tan la in­di­fe­ren­cia que pu­die­ra ha­ber fren­te al te­ma, sino que abren nue­vas ver­tien­tes de in­ves­ti­ga­ción y aná­li­sis aún pa­ra aque­llos que son es­pe­cia­lis­tas en el ca­so, in­clu­so pa­ra quie­nes for­man par­te de quie­nes han lle­va­do o coad­yu­va­do en las in­ves­ti­ga­cio­nes for­ma­les.

Lo no­ve­do­so de es­ta prác­ti­ca in­ves­ti­ga­ti­va es que, de la mano de la ar­qui­tec­tu­ra, me­dios di­gi­ta­les, sen­so­res y otros ele­men­tos de in­for­ma­ción ofre­ce, en­tre otras co­sas, una di­men­sión es­pa­cial a lo que es­tá con­te­ni­do en mi­les de pá­gi­nas de uno o va­rios ex­pe­dien­tes ju­di­cia­les y otras fuen­tes de in­for­ma­ción que re­sul­ten fi­de­dig­nas. En es­te ca­so se to­mó co­mo fuen­te maes­tra de in­for­ma­ción los ele­men­tos ob­te­ni­dos por el Gru­po In­ter­dis­ci­pli­na­rio de Ex­per­tos In­de­pen­dien­tes (GIEI).

Los mi­les de pá­gi­nas re­vi­sa­das se con­vir­tie­ron en ca­si cin­co mil re­gis­tros en una ba­se de da­tos. Ca­da da­to re­gis­tran­do un so­lo su­ce­so con las eti­que­tas res­pec­ti­vas de los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos y la ca­rac­te­ri­za­ción del even­to que se des­cri­be y la na­rra­ción del mis­mo.

Pa­ra dar­nos una idea: el ca­so Ayot­zi­na­pa es­tá con­te­ni­do en apro­xi­ma­da­men­te 400 vo­lú­me­nes de mil pá­gi­nas ca­da uno. Un uni­ver­so in­di­ge­ri­ble aun pa­ra los más ave­za­dos en la in­ves­ti­ga­ción cri­mi­nal. Por eso es oro mo­li­do con­tar hoy con to­dos es­tos ele­men­tos que de­ben ser­vir a ciu­da­da­nos de a pie; a mi­nis­te­rios pú­bli­cos; jue­ces; pe­rio­dis­tas e in­ves­ti­ga­do­res. Na­die de­be­ría es­tar exen­to de ver es­to, si es que de ve­ras que­re­mos me­dir y en­ten­der la di­men­sión del Ca­so Ayot­zi­na­pa.

A unos días de que se cum­plan tres años de lo su­ce­di­do la no­che del 26 al 27 de sep­tiem­bre de 2014, es im­por­tan­te no ol­vi­dar –co­mo se ve co­rro­bo­ra­do y am­plia­do con es­ta Car­to­gra­fía– que un gru­po de es­tu­dian­tes de la Nor­mal Ru­ral de Ayot­zi­na­pa fue ata­ca­do de for­ma cri­mi­nal por po­li­cías lo­ca­les de Gue­rre­ro que ac­tua­ron al ser­vi­cio de los cri­mi­na­les. Ahí es­tu­vie­ron, aho­ra lo sa­be­mos con ma­yo­res ele­men­tos, miem­bros de otras agencias del Es­ta­do: po­li­cías es­ta­ta­les; po­li­cías fe­de­ra­les y miem­bros del Ejér­ci­to. Nin­guno de ellos ayu­dó a los es­tu­dian­tes. Aque­llo fue la re­pre­sen­ta­ción fiel de un Es­ta­do co­lu­di­do. Mu­rie­ron seis per­so­nas, cua­ren­ta re­sul­ta­ron he­ri­das y los 43 es­tu­dian­tes si­guen des­apa­re­ci­dos. A tres años de dis­tan­cia, Mé­xi­co no pue­de ol­vi­dar eso.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.