Be­ne­fi­cia­rá a co­mu­ni­da­des el ANP de Ba­ca­lar

La pro­pues­ta se orien­ta al desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des sus­ten­ta­bles

Luces del Siglo - - PORTADA - ADRIA­NA VA­RI­LLAS

CAN­CÚN, Q. ROO.- La pro­pues­ta pa­ra de­cre­tar el Área Natural Pro­te­gi­da (ANP) de Ba­ca­lar per­mi­ti­rá el apro­ve­cha­mien­to sus­ten­ta­ble de los re­cur­sos del área a las co­mu­ni­da­des de la re­gión, re­ve­la el bo­rra­dor del Es­tu­dio Téc­ni­co Jus­ti­fi­ca­ti­vo del Área de Pro­tec­ción de la Flo­ra y Fau­na Ba­ca­lar (APFFB).

Es­ta pro­pues­ta de­fi­ne tres zo­nas den­tro del po­lí­gono de 219 mil 818.68 hec­tá­reas, pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, de re­crea­ción, de apro­ve­cha­mien­to co­mo tu­ris­mo de ba­jo im­pac­to, pes­ca ar­te­sa­nal sus­ten­ta­ble, y la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes pa­ra el desa­rro­llo de ser­vi­cios de apo­yo al tu­ris­mo.

La zo­ni­fi­ca­ción y sub­zo­ni­fi­ca­ción se es­ta­ble­cie­ron con­for­me al aná­li­sis de los ele­men­tos bio­ló­gi­cos, fí­si­cos y so­cio­eco­nó­mi­cos exis­ten­tes en la su­per­fi­cie de la ANP pro­pues­ta, así co­mo al diag­nós­ti­co que guar­dan los eco­sis­te­mas de la zo­na, su ca­li­dad de con­ser­va­ción y de­te­rio­ro, los ser­vi­cios am­bien­ta­les que ofre­cen y sus ame­na­zas.

En las úl­ti­mas dos se­ma­nas arre­ció la pre­sión so­cial y po­lí­ti­ca en contra de la crea­ción del ANP de Ba­ca­lar, so pre­tex­to de que pre­sun­ta­men­te fre­na­rá el desa­rro­llo an­he­la­do y pro­me­ti­do en la zo­na sur del es­ta­do.

Eji­da­ta­rios y au­to­ri­da­des mu­ni­ci­pa­les han exi­gi­do que se de­ten­ga el pro­ce­so e in­clu­so han pe­di­do la des­ti­tu­ción de fun­cio­na­rios lo­ca­les, acu­sán­do­les de aten­tar contra el desa­rro­llo de Ba­ca­lar.

El con­flic­to lle­gó ha­ce un par de días has­ta la Cá­ma­ra de Dipu­tados, en San Lá­za­ro, en don­de le­gis­la­do­res fe­de­ra­les por Quin­ta­na Roo so­li­ci­ta­ron a la Co­mi­sión Na­cio­nal de Áreas Na­tu­ra­les Pro­te­gi­das (Conanp), dar mar­cha atrás con el pro­ce­so pa­ra de­cre­tar el área natural que, con­tra­rio a lo que se ha di­cho, per­mi­te la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des de apro­ve­cha­mien­to y tu­rís­ti­cas, a la par de pro­te­ger los eco­sis­te­mas fun­da­men­ta­les en la zo­na.

La ca­te­go­ría de la ANP es la de un Área de Pro­tec­ción de la Flo­ra y Fau­na, en la que “po­drá au­to­ri­zar­se el apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos na­tu­ra­les a las co­mu­ni­da­des que ahí ha­bi­ten en el mo­men­to de la ex­pe­di­ción de la de­cla­ra­to­ria res­pec­ti­va…”.

La ne­ce­si­dad de pro­te­ger el lu­gar no es la de per­ju­di­car a la co­mu­ni­dad, sino pre­ser­var la ri­que­za natural que, pre­ci­sa­men­te, po­si­bi­li­ta­rá el desa­rro­llo tu­rís­ti­co, pe­ro de una for­ma muy di­fe­ren­te a co­mo ha su­ce­di­do en el nor­te del es­ta­do.

Ocu­rre que los eco­sis­te­mas en la zo­na se en­cuen­tran ame­na­za­dos por ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas y agrí­co­las mal orien­ta­das.

EL DIAG­NÓS­TI­CO

Co­mo par­te del diag­nós­ti­co con­te­ni­do en el bo­rra­dor del Es­tu­dio Téc­ni­co Jus­ti­fi­ca­ti­vo del Área de Pro­tec­ción de la Flo­ra y Fau­na Ba­ca­lar (APFFB), el uso tu­rís­ti­co inade­cua­do, la con­ta­mi­na­ción y la de­fo­res­ta­ción, son las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des que han pues­to en pe­li­gro la sub­sis­ten­cia de im­por­tan­tes re­cur­sos co­mo los man­gla­res, los es­tro­ma­to­li­tos (for­ma­cio­nes vi­vas más an­ti­guas en la Tie­rra), la La­gu­na Ba­ca­lar y po­bla­cio­nes de ma­mí­fe­ros, aves y pe­ces úni­cas co­mo el ca­ma­rón chi­vi­ta, en­tre otros.

El con­jun­to de eco­sis­te­mas que se desea pro­te­ger con la cons­ti­tu­ción del ANP, re­pre­sen­ta el prin­ci­pal atrac­ti­vo tu­rís­ti­co y el de­to­nan­te del desa­rro­llo eco­nó­mi­co de la zo­na sur del es­ta­do, de ahí la ne­ce­si­dad de orien­tar ese desa­rro­llo de for­ma or­de­na­da y sus­ten­ta­ble, es de­cir, que cum­pla con la con­ser­va­ción de los eco­sis­te­mas, el fo­men­to a la eco­no­mía y los be­ne­fi­cios so­cia­les a la co­mu­ni­dad, ha­cien­do del uso de los re­cur­sos na­tu­ra­les un ne­go­cio sos­te­ni­ble en el tiem­po.

“La ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca más im­por­tan­te pa­ra Quin­ta­na Roo, el Tu­ris­mo, es al mis­mo tiem­po una de las ma­yo­res ame­na­zas pa­ra la con­ser­va­ción de la bio­di­ver­si­dad del es­ta­do”, di­ce el do­cu­men­to.

CAN­CÚN, Q. ROO.- El de­cre­to de ANP de Ba­ca­lar pro­po­ne, pa­ra con­ser­var la ri­que­za natural y orien­tar el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des sus­ten­ta­bles, sie­te zo­nas con sus res­pec­ti­vas sub­zo­nas: una zo­na de pro­tec­ción, otra de uso res­trin­gi­do, una más de pre­ser­va­ción, de uso tra­di­cio­nal, de apro­ve­cha­mien­to sus­ten­ta­ble, de uso pú­bli­co y de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos.

La zo­na de pro­tec­ción de­fi­ne aque­llas su­per­fi­cies que han su­fri­do muy po­ca al­te­ra­ción, así co­mo eco­sis­te­mas re­le­van­tes o frá­gi­les, o há­bi­tats crí­ti­cos y fe­nó­me­nos na­tu­ra­les que re­quie­ren de un cui­da­do es­pe­cial pa­ra ase­gu­rar su con­ser­va­ción a lar­go pla­zo.

En las sub­zo­nas de pro­tec­ción só­lo se per­mi­ti­rá rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de mo­ni­to­reo del am­bien­te, de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca no in­va­si­va que no im­pli­que la ex­trac­ción o el traslado de es­pe­cí­me­nes, ni la mo­di­fi­ca­ción del há­bi­tat.

La zo­na de uso res­trin­gi­do co­rres­pon­de a las su­per­fi­cies en buen es­ta­do de con­ser­va­ción don­de se bus­ca man­te­ner las con­di­cio­nes ac­tua­les de los eco­sis­te­mas e in­clu­so me­jo­rar­las. En ellas se po­drán rea­li­zar ex­cep­cio­nal­men­te ac­ti­vi­da­des de apro­ve­cha­mien­to que no mo­di­fi­quen los eco­sis­te­mas y que se en­cuen­tren su­je­tas a es­tric­tas me­di­das de con­trol.

En las sub­zo­nas de uso res­trin­gi­do só­lo se per­mi­ti­rán la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca no in­va­si­va y el mo­ni­to­reo del am­bien­te, las ac­ti­vi­da­des de edu­ca­ción am­bien­tal y tu­ris­mo de ba­jo im­pac­to am­bien­tal, que no im­pli­quen mo­di­fi­ca­cio­nes de las ca­rac­te­rís­ti­cas o con­di­cio­nes na­tu­ra­les ori­gi­na­les, así co­mo la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes de apo­yo, ex­clu­si­va­men­te pa­ra la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca o el mo­ni­to­reo del am­bien­te.

La zo­na de pre­ser­va­ción es en don­de hay su­per­fi­cies en buen es­ta­do de con­ser­va­ción, que con­tie­nen eco­sis­te­mas re­le­van­tes o frá­gi­les y en las que el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des re­quie­re de un ma­ne­jo es­pe­cí­fi­co.

La zo­na de uso tra­di­cio­nal abar­ca los si­tios en don­de los re­cur­sos na­tu­ra­les han si­do apro­ve­cha­dos de ma­ne­ra tra­di­cio­nal y con­ti­nua, sin oca­sio­nar al­te­ra­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas en el eco­sis­te­ma.

En las sub­zo­nas no po­drán rea­li­zar­se ac­ti­vi­da­des que ame­na­cen o per­tur­ben la es­truc­tu­ra natural de las po­bla­cio­nes y eco­sis­te­mas o los me­ca­nis­mos pro­pios pa­ra su re­cu­pe­ra­ción.

Só­lo se po­drán rea­li­zar ac­ti­vi­da­des de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, edu­ca­ción am­bien­tal y de tu­ris­mo de ba­jo im­pac­to am­bien­tal, pes­ca ar­te­sa­nal con ar­tes de ba­jo im­pac­to am­bien­tal y la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ra de apo­yo que se re­quie­ra, uti­li­zan­do eco­tec­nias y ma­te­ria­les tra­di­cio­na­les pro­pios de la re­gión.

Tam­bién se per­mi­ti­rá el apro­ve­cha­mien­to de los re­cur­sos na­tu­ra­les pa­ra la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des eco­nó­mi­cas bá­si­cas y de au­to­con­su­mo de los po­bla­do­res, uti­li­zan­do mé­to­dos tra­di­cio­na­les en­fo­ca­dos a la sus­ten­ta­bi­li­dad.

La zo­na de apro­ve­cha­mien­to sus­ten­ta­ble de los re­cur­sos na­tu­ra­les de­ter­mi­na las su­per­fi­cies en las que los re­cur­sos na­tu­ra­les pue­den ser apro­ve­cha­dos ba­jo es­que­mas de apro­ve­cha­mien­to sus­ten­ta­ble.

En la zo­na de uso pú­bli­co se ubi­ca­rán las su­per­fi­cies que pre­sen­tan atrac­ti­vos na­tu­ra­les pa­ra ac­ti­vi­da­des de re­crea­ción y es­par­ci­mien­to, en don­de es po­si­ble man­te­ner con­cen­tra­cio­nes de vi­si­tan­tes en los lí­mi­tes que se de­ter­mi­nen con ba­se en la ca­pa­ci­dad de car­ga de los eco­sis­te­mas.

En sus sub­zo­nas se po­drá lle­var a ca­bo, ex­clu­si­va­men­te, la cons­truc­ción de ins­ta­la­cio­nes pa­ra el desa­rro­llo de ser­vi­cios de apo­yo al tu­ris­mo, a la in­ves­ti­ga­ción y mo­ni­to­reo del am­bien­te y a la edu­ca­ción am­bien­tal, con­gruen­tes con los pro­pó­si­tos de pro­tec­ción y ma­ne­jo de ca­da área natural pro­te­gi­da.

Fi­nal­men­te, la zo­na de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos abar­ca los si­tios mo­di­fi­ca­dos sus­tan­cial­men­te o en don­de se de­tec­tó la des­apa­ri­ción de los eco­sis­te­mas ori­gi­na­les, de­bi­do al desa­rro­llo de asen­ta­mien­tos hu­ma­nos, pre­vios a la de­cla­ra­to­ria del área pro­te­gi­da.

❙ Con la pro­pues­ta de APFFB, se po­drán rea­li­zar con or­den ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas, tu­rís­ti­cas, de re­crea­ción y pes­ca en el área de Ba­ca­lar.

❙ El de­cre­to de ANP de Ba­ca­lar pro­po­ne sie­te zo­nas pa­ra con­ser­var la ri­que­za natural y orien­tar el desa­rro­llo de ac­ti­vi­da­des sus­ten­ta­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.