El pun­to ‘MAD’

La sa­li­da de Es­ta­dos Uni­dos del TLC po­dría ser más per­ju­di­cial pa­ra ellos que pa­ra Mé­xi­co.

Luces del Siglo - - OPINIÓN - MA­NUEL J. JÁU­RE­GUI

Es una tác­ti­ca muy an­ti­gua, pe­ro no por ello de­ja de ser efec­ti­va: “di­vi­de y ven­ce­rás”. La es­tá usan­do el PRI pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del 2018, y nos la aca­ba de apli­car Donald Trump en la re­ne­go­cia­ción del TLC.

Jus­tin Tru­deau, Pri­mer Mi­nis­tro ca­na­dien­se, ve­lan­do por sus pro­pios in­tere­ses, des­pués de ce­nar con Ivan­ka y vi­si­tar a Trump tie­ne ya un preacuer­do con és­te de fir­mar SIN Mé­xi­co un tra­ta­do co­mer­cial que lo sal­ve a él.

Nos que­da­mos so­los, pues, a mer­ced de los po­de­ro­sos –en nues­tra his­to­ria abun­dan ins­tan­cias–, a ne­go­ciar con el bully con una pis­to­la apun­tán­do­nos a la ca­be­za.

Aún así abri­ga­mos con cier­to fun­da­men­to la es­pe­ran­za de que en es­ta oca­sión nues­tros re­pre­sen­tan­tes se han pues­to las pi­las grue­so for­ta­le­cien­do la­zos co­mer­cia­les con otros paí­ses mien­tras ne­go­cian de tal ma­ne­ra que las op­cio­nes que les es­tán que­dan­do a las hues­tes trum­pia­nas se acer­can ya mu­cho a un jue­go de pier­de-pier­de.

Les te­ne­mos un ejem­plo: la se­ma­na pa­sa­da vino a Mé­xi­co el Mi­nis­tro de Co­mer­cio, Tu­ris­mo e In­ver­sión de Aus­tra­lia.

Ni tar­do ni pe­re­zo­so, Pe­pe Cal­za­da, el ti­tu­lar de la Sa­gar­pa, man­dó a dos de sus Sub­se­cre­ta­rios a ne­go­ciar con Aus­tra­lia la com­pra por par­te de Mé­xi­co de GRA­NOS, prin­ci­pal­men­te tri­go y maíz.

Es­to es sig­ni­fi­ca­ti­vo por­que su­plir maíz nor­te­ame­ri­cano con el aus­tra­liano re­pre­sen­ta un gol­pa­na­zo se­co al trum­pis­mo.

Una de las zo­nas geo­grá­fi­cas nor­te­ame­ri­ca­nas que más apo­yó la can­di­da­tu­ra de Trump y lo ayu­dó a ele­gir­lo, fue pre­ci­sa­men­te la co­no­ci­da co­mo “el cin­tu­rón del maíz”, que in­clu­ye a los Es­ta­dos de Io­wa, In­dia­na, Wis­con­sin y otros.

Sin las ven­tas que rea­li­zan a Mé­xi­co, y si se rom­pe el TLC a ins­tan­cias de la ac­ti­tud be­li­ge­ran­te de Es­ta­dos Uni­dos, a es­tos se­ño­res del maíz se les des­plo­ma­rán sus in­gre­sos y así co­mo se es­fu­ma­rá su ri­que­za, a la par se irá su gus­to por Trump y lo que re­pre­sen­ta.

El gol­pe a la bol­sa su­pera por mu­cho al ra­cis­mo y al on­deo de la ban­de­ra de la su­pre­ma­cía blanca.

Ayer mis­mo, en es­te su pe­rió­di­co, se ha­brán per­ca­ta­do de la no­ti­cia de que ya –aho­ri­ta mis­mo que ne­go­cian– las com­pras de gra­nos que Mé­xi­co le ha he­cho a Es­ta­dos Uni­dos han de­cre­ci­do sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, al tiem­po que se han in­cre­men­ta­do con Bra­sil y Ar­gen­ti­na.

Du­da­mos mu­cho que pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos ha­ya pa­sa­do inad­ver­ti­da es­ta mer­ma eco­nó­mi­ca de­ri­va­da de me­no­res ex­por­ta­cio­nes ha­cia Mé­xi­co, y si aca­so les que­da una piz­ca de sen­sa­tez a los vecinos se per­ca­ta­rán que ni a ellos ni a na­die les be­ne­fi­cia un rom­pi­mien­to del TLC. Cla­ro, ob­via­men­te, no du­den us­te­des ni un se­gun­do que con­ti­nua­rán de su par­te los ama­gos con el fin de do­ble­gar­nos, y sí, el que Ca­na­dá nos ha­ya de­ja­do SO­LOS for­ta­le­ce su po­si­ción ne­go­cia­do­ra.

Pe­ro no tan­to co­mo ellos creen, y ello por­que Mé­xi­co se ha pre­pa­ra­do bien acer­cán­do­se a otras eco­no­mías.

No afir­ma­mos, ni re­mo­ta­men­te, que un even­tual rom­pi­mien­to no nos afec­te: cla­ro que lo ha­rá.

Lo que pre­ten­de­mos en­fa­ti­zar es que el da­ño fi­nal se­rá tan –o más– fuer­te pa­ra los nor­te­ame­ri­ca­nos co­mo pa­ra no­so­tros.

A lo que ha lle­ga­do es­te jue­go –en nues­tra muy mo­des­ta opi­nión– es a una po­si­ción que los mis­mos nor­te­ame­ri­ca­nos han bau­ti­za­do co­mo “DMA”: des­truc­ción mu­tua ase­gu­ra­da (MAD, en in­glés: mu­tually as­su­red des­truc­tion).

És­te fue el jue­go nu­clear de la Gue­rra Fría y que los nor­te­ame­ri­ca­nos hi­cie­ron con Ru­sia y sus alia­dos y es hoy el pun­to al que es­tá lle­gan­do la gue­rra co­mer­cial que Es­ta­dos Uni­dos, ba­jo es­te Pre­si­den­te, le ha de­cla­ra­do a su prin­ci­pal so­cio co­mer­cial: Mé­xi­co.

Igual nos ti­ra un pu­ñe­ta­zo du­rí­si­mo y nos rom­pe la qui­ja­da, só­lo que si lo ha­ce se rom­pe­rá la mano co­mo mí­ni­mo.

Cla­ro, siem­pre que­da­rá la du­da: ¿es­ta­mos tra­tan­do con un ser cuer­do y sen­sa­to o con un ora­te ca­paz de la au­to­des­truc­ción?

Pron­to lo sa­bre­mos, mas nun­ca du­de­mos que al fi­nal siem­pre se im­po­ne la ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.