TEM­PLO MA­YOR

Luces del Siglo - - OPINIÓN - F. BAR­TO­LO­MÉ

¿AL­GUIEN sa­be cuán­do se afi­lia­ron al PRI los ma­gis­tra­dos del Tri­bu­nal Elec­to­ral fe­de­ral? Por­que si no lo han he­cho, ¡qué bien lo di­si­mu­lan! SI NO lo creen, no­más hay que ver có­mo el TEPJF le an­da com­pli­can­do las co­sas al Fren­te Ciu­da­dano que in­te­gran PAN, PRD y MC. Re­sul­ta que, sin avi­sar­le a na­die, en se­sión p-r-i-v-a-d-a y, li­te­ral­men­te, de no­che, los ma­gis­tra­dos de­ci­die­ron or­de­nar­le a los pe­rre­dis­tas re­no­var su di­ri­gen­cia... jus­to aho­ra que arran­can el pro­ce­so elec­to­ral. APE­NAS el mes pa­sa­do, el Con­se­jo Na­cio­nal del PRD de­ci­dió pro­rro­gar un año el man­da­to de Ale­jan­dra Ba­rra­les, pre­ci­sa­men­te pa­ra no com­pli­car­se la vi­da –ni la del INE– de ca­ra a la elec­ción pre­si­den­cial. Pe­ro, por lo vis­to, los mu­cha­chos que en­ca­be­za Ja­ni­ne Otá­lo­ra tie­nen ga­nas de echar­le más ga­so­li­na al incendio. LA SA­LI­DA de Mar­ga­ri­ta Za­va­la ha he­cho mu­cho rui­do pe­ro po­cos Lue­ges. Es de­cir, son po­cos los pa­nis­tas que la han se­gui­do en su re­nun­cia al par­ti­do, co­mo el ex ti­tu­lar de Co­na­gua, Jo­sé Luis Lue­ge. DE HE­CHO, ayer que Ri­car­do Ana­ya se reunió con di­ri­gen­tes es­ta­ta­les del PAN, el tono del en­cuen­tro fue de: “Hí­jo­le, qué tris­te que se fue; lás­ti­ma, Mar­ga­ri­ta, pe­ro... a otra co­sa, ma­ri­po­sa”. Fal­ta ver si la uni­dad se man­tie­ne cuan­do se de­ci­dan las can­di­da­tu­ras lo­ca­les y fe­de­ra­les, en con­jun­to con PRD y MC. POR LO PRON­TO, Za­va­la ya se apun­tó en el INE pa­ra ser can­di­da­ta in­de­pen­dien­te a la Pre­si­den­cia.

Y aun­que es­tu­vo acom­pa­ña­da por un nu­tri­do gru­po de se­gui­do­res, hu­bo al­gu­nas au­sen­cias muy no­to­rias. NO LLE­GA­RON los se­na­do­res que se ha­cen lla­mar –no se rían– los re­bel­des del PAN: Ernesto Cor­de­ro, Ro­ber­to Gil, Salvador Ve­ga y Ja­vier Lo­zano. Pe­ro a quie­nes más se ex­tra­ñó fue a An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor ya En­ri­que Ochoa, que son los más fe­li­ces con el rom­pi­mien­to en­tre Mar­ga­ri­ta Za­va­la y el PAN.

SE­RÁ el se­reno, pe­ro el go­bierno de Mi­guel Án­gel

Man­ce­ra se li­bró, sin agi­tar­se mu­cho, de los dos prin­ci­pa­les ca­pos de la dro­ga en CDMX. EN JU­LIO la Ma­ri­na aba­tió a Fe­li­pe de Jesús Pérez

Lu­na, “El Ojos”. Y an­tier un gru­po cri­mi­nal eje­cu­tó

a Fran­cis­co Ja­vier Her­nán­dez, alias “Pan­cho

Ca­ya­gua”. El pri­me­ro di­ri­gía el Cár­tel de Tláhuac, que con­tro­la la dro­ga en el orien­te y el sur. Y el se­gun­do era je­fe de la Unión Te­pi­to, que do­mi­na­ba en las zo­nas cen­tro y nor­te. AHO­RA el re­to es que es­tos nar­coa­jus­tes no desaten una gue­rra en las ca­lles, co­mo ya se ha vis­to en Mon­te­rrey, en Rey­no­sa, en Ve­ra­cruz, en... ¡tan­tos lu­ga­res!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.