NI­DO DE VÍBORAS

Luces del Siglo - - NEWS - POR KU­KUL­KÁN

Y QUE lle­ga el pa­dre Ale­jan­dro So­la­lin­de a Cancún. Su vi­si­ta, con mo­ti­vo de inau­gu­rar una Ca­sa del Mi­gran­te (muy ne­ce­sa­ria por es­tos la­res), cau­só na­tu­ral ex­pec­ta­ción. Y no de­frau­dó.

POR­QUE EL ac­ti­vis­ta ca­tó­li­co apro­ve­chó pa­ra sol­tar su no tan di­vino pe­ro sí fus­ti­gan­te ver­bo pa­ra de­jar en cla­ro sus opi­nio­nes acer­ca de lo que le pre­gun­ta­ran, que en su ma­yo­ría fue­ron cues­tio­nes po­lí­ti­cas.

ASÍ, EN­TRE las per­las que dejó el sa­cer­do­te es­tán que “el PRI es­tá muer­to” y que no de­be­ría se­guir ade­lan­te ni “con vi­da ar­ti­fi­cial”. La se­cu­lar mi­sa an­ti-tri­co­lor en que de­vino el ac­to pú­bli­co sa­tis­fi­zo el an­sia en­tre los pre­sen­tes de es­cu­char dia­tri­bas de esas que lu­cen muy bien en una por­ta­da. TAM­PO­CO LE fue me­jor al PAN, al que re­pro­chó no ha­ber he­cho na­da, ex­cep­to em­peo­rar las co­sas, du­ran­te sus 12 años al fren­te del país con Chen­te Fox y Fe­li­pe Cal­de­rón co­mo ca­pi­ta­nes del bar­co. Y co­mo era pre­vi­si­ble, no ocul­tó su pre­fe­ren­cia por AMLO, de quien di­jo tie­ne sus de­fec­tos pe­ro es el que le pa­re­ce más ap­to de to­das las op­cio­nes.

NO ES que es­té mal, pe­ro su me­diá­ti­ca pre­sen­cia y alo­cu­ción opa­ca­ron par­cial­men­te el ob­je­ti­vo de la vi­si­ta.

HA­BLAN­DO DE priis­tas, los pri­me­ros cha­pu­li­nes tri­co­lo­res ya die­ron el sal­to. Se tra­ta de los dipu­tados Ray­mun­do King de la Ro­sa, Can­de­la­ria Ayuso Achach y Les­lie Hen­dricks Ru­bio, quie­nes pi­die­ron li­cen­cia pa­ra as­pi­rar a otro pues­to me­jor pa­ga­do.

ES­TÁN EN su de­re­cho, fal­ta­ba más, no se los va­mos a re­cri­mi­nar. Pe­ro tra­tán­do­se de ser­vi­do­res pú­bli­cos, con­vie­ne echar un ojo a su his­to­rial: en­tre los tres acu­mu­lan 43 ini­cia­ti­vas y 18 acuer­dos pre­sen­ta­dos.

LOS NÚ­ME­ROS no sue­nan mal, ex­cep­to por el detalle de que la ma­yor par­te per­ma­ne­ce en ga­ve­tas de al­gún es­cri­to­rio en el Con­gre­so acu­mu­lan­do te­la­ra­ñas. Los cha­pu­li­nes pue­den ar­gu­men­tar que no es su cul­pa que las ini­cia­ti­vas no ha­yan pros­pe­ra­do, pe­ro de­jan una sen­sa­ción de tra­ba­jo inaca­ba­do o cuan­do me­nos inefec­ti­vo.

NO SON los úni­cos as­pec­tos a con­si­de­rar en sus can­di­da­tu­ras (y la de to­dos los que as­pi­ran a un car­go, sea del par­ti­do que sea) a la ho­ra de de­ci­dir el vo­to, pe­ro se pregunta uno si esas cre­den­cia­les son su­fi­cien­tes pa­ra su­fra­gar por ellos. Eva­lúe su vo­to y de­ci­da.

¿RE­CUER­DA LO que hi­zo el Go­bierno de Ro­ber­to Bor­ge y su ti­tu­lar de Se­fi­plan, Juan Pa­blo Gui­ller­mo Mo­li­na, con el prés­ta­mo que ob­tu­vo CAPA de la ban­ca co­mer­cial? Exac­to. Gas­ta­ron una bue­na par­te de esa la­na en nó­mi­na, ho­no­ra­rios y gas­to co­rrien­te.

PUES LO mis­mo pien­sa ha­cer el cues­tio­na­do nue­vo go­ber­na­dor priis­ta de Coahui­la y “del­fín” de Ru­bén Mo­rei­ra, Mi­guel Án­gel Ri­quel­me Solís, con 978 mi­llo­nes de pe­sos que le pres­tó Ban­co Mul­ti­va al go­bierno es­ta­tal.

RI­QUEL­ME SI­GUE los mis­mos pa­sos que los man­da­ta­rios priis­tas tra­ca­le­ros y co­rrup­tos, y uti­li­za­rá par­te del mi­llo­na­rio prés­ta­mo co­mer­cial en pa­gar la nó­mi­na bu­ro­crá­ti­ca.

EN SEIS años ve­re­mos en qué ter­mi­na es­te ya co­no­ci­do movimiento fi­nan­cie­ro del “or­gu­llo” del PRI de Pe­ña Nie­to y En­ri­que Ochoa Re­za.

LO DI­JO muy cla­ro la se­cre­ta­ria de Tu­ris­mo de Quin­ta­na Roo, Ma­ri­sol Va­ne­gas: no es­tá con­tem­pla­da en la agen­da es­ta­tal una pro­ba­ble le­ga­li­za­ción de la ma­ri­gua­na pa­ra su uso re­crea­ti­vo en des­ti­nos tu­rís­ti­cos co­mo Cancún y Los Ca­bos, idea su­ge­ri­da por el se­cre­ta­rio fe­de­ral En­ri­que de la Ma­drid.

LO CUAL no sig­ni­fi­ca un re­cha­zo tá­ci­to al plan­tea­mien­to, ya que la mis­ma se­cre­ta­ria apun­ta, con sen­ti­do co­mún, que el te­ma me­re­ce ser de­ba­ti­do y no hay que ha­cer­le el feo, por­que ig­no­rar­lo pue­de sa­lir mu­cho más ca­ro.

LA QUE de plano se opo­ne, y no po­día es­pe­rar­se me­nos de ella, es la pre­la­tu­ra de Cancún-Chetumal, que apun­ta su fla­mí­ge­ro de­do ha­cia cual­quier ti­po de dro­ga­dic­ción (no só­lo ma­ri­gua­na) co­mo cau­san­te de des­com­po­si­ción so­cial y vio­len­cia.

EN PA­LA­BRAS de su vi­ce­rrec­tor, Luis Oc­ta­vio Ja­co­bo, de le­ga­li­zar­se su con­su­mo el es­ta­do de­ja­rá de ser un des­tino fa­mi­liar y se vol­ve­rá un si­tio de fo­men­to de adic­cio­nes. En otras pa­la­bras, el apo­ca­lip­sis.

EN CON­TRAS­TE, el empresario Car­los Cons­tand­se se pro­nun­cia a fa­vor de re­fle­xio­nar so­bre ello y so­pe­sar bien los pros y los con­tras de tal me­di­da y ser cons­cien­tes de que su le­ga­li­za­ción no es una pa­na­cea que re­sol­ve­rá los pro­ble­mas de vio­len­cia.

LO HE­MOS di­cho an­tes: al mar­gen de las pos­tu­ras de ca­da quién, el te­ma de­be ser exa­mi­na­do des­de to­dos los án­gu­los po­si­bles (se­gu­ri­dad, mé­di­co, so­cial) y ge­ne­rar un sa­lu­da­ble in­ter­cam­bio de opi­nio­nes in­for­ma­das que per­mi­tan con­clu­sio­nes se­rias al res­pec­to, en vez de ce­rrar­se tras mu­ros de es­cán­da­lo y gol­pes de pe­cho.

“EL PUE­BLO es sa­bio, sa­be lo que le con­vie­ne”, di­jo An­drés Manuel du­ran­te un ac­to de pre-pro­se­li­tis­mo (re­cor­de­mos que to­da­vía es pre-can­di­da­to a la Pre­si­den­cia) en Chia­pas, en re­fe­ren­cia a que Cuauh­té­moc Blan­co se­rá el aban­de­ra­do de Mo­re­na pa­ra bus­car la gu­ber­na­tu­ra de Mo­re­los.

EL ANUN­CIO vie­ne a con­fir­mar lo que ya sa­bía­mos: las elec­cio­nes se han con­ver­ti­do en un con­cur­so de po­pu­la­ri­dad, en el que pe­sa más el arras­tre y el ca­ris­ma del can­di­da­to que sus virtudes, ideo­lo­gía o an­te­ce­den­tes. QUE EL ex fut­bo­lis­ta era buen re­ga­tea­dor en un cam­po de fut­bol na­die lo nie­ga, pe­ro ¿aca­so al­guien sa­be de sus con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas, sus idea­les y po­si­cio­nes an­te te­mas de eco­no­mía, por de­cir al­go? Bueno, si un mi­llo­na­rio con pre­jui­cios ca­ver­ní­co­las pue­de asu­mir la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, ¿qué po­de­mos es­pe­rar no­so­tros?

HA­BLAN­DO DEL rey de Ro­ma, el co­pe­te ven­ga­dor dio ano­che su pri­mer in­for­me de go­bierno (Sta­te of the Union, le di­cen por allá). Y co­mo es tra­di­cio­nal en es­te ti­po de even­tos, aque­llo fue una fies­ta a dos ban­das: por un la­do la de los que ven to­do co­lor de ro­sa (Trump y acó­li­tos) y por otro los ne­ga­cio­nis­tas de cual­quier lo­gro (to­dos los de­más). ES­TRIC­TA­MEN­TE HA­BLAN­DO no hu­bo sor­pre­sas, Trump se va­na­glo­rió de su gestión y ca­si ca­si di­jo que Es­ta­dos Uni­dos es el pa­raí­so en la Tie­rra gra­cias a él, su ama­do lí­der. (Pa­ra­do­ja: la tan te­mi­da re­for­ma fis­cal grin­ga ha te­ni­do, en prin­ci­pio, efec­tos po­si­ti­vos en la eco­no­mía es­ta­du­ni­den­se y de re­bo­te en la me­xi­ca­na, que se be­ne­fi­cia de ello).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.