Los ‘sa­be­lo­na­das’ del si­glo XXI

Los “sa­be­lo­na­das” en el po­der es­tán sa­bo­tean­do los ci­mien­tos de Es­ta­dos Uni­dos.

Luces del Siglo - - NEWS - PAUL KRUGMAN

En la ac­tua­li­dad lla­mar a al­guien un “sa­be­lo­na­da”, o know not­hing, po­dría sig­ni­fi­car una de dos co­sas. Si eres un es­tu­dian­te de his­to­ria es­ta­dou­ni­den­se, po­drías com­pa­rar a esa per­so­na con un in­te­gran­te del par­ti­do Know Not­hing de la dé­ca­da de 1850: un gru­po in­to­le­ran­te, xe­nó­fo­bo y antiinmigrante que en su pun­to más al­to con­ta­ba con más de cien in­te­gran­tes en el Con­gre­so y con ocho go­ber­na­do­res. Sin em­bar­go, lo más pro­ba­ble es que quie­ras de­cir que esa per­so­na es ig­no­ran­te de for­ma de­li­be­ra­da; al­guien que re­cha­za los he­chos cuan­do es­tos en­tran en con­flic­to con sus pre­jui­cios.

Lo tris­te es que en la ac­tua­li­dad Es­ta­dos Uni­dos es­tá go­ber­na­do por gen­te que cum­ple con am­bas de­fi­ni­cio­nes. Ade­más, los “sa­be­lo­na­das” en el po­der es­tán ha­cien­do to­do lo po­si­ble por sa­bo­tear los ci­mien­tos mis­mos de la gran­dio­si­dad de Es­ta­dos Uni­dos.

Los pa­ra­le­lis­mos en­tre la agi­ta­ción antiinmigrante de me­dia­dos del si­glo XIX y el trum­pis­mo son evi­den­tes; lo úni­co que pa­re­ce ha­ber cam­bia­do son las na­cio­na­li­da­des di­fa­ma­das.

Ir­lan­da y Ale­ma­nia, las prin­ci­pa­les fuen­tes de la ola in­mi­gran­te de aque­lla épo­ca, eran los “paí­ses de mier­da” de ese mo­men­to. La mi­tad de la po­bla­ción de Ir­lan­da emi­gró de­bi­do a la ham­bru­na, mien­tras que los ale­ma­nes hu­ye­ron por pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos. Los in­mi­gran­tes de los dos paí­ses —los irlandeses en par­ti­cu­lar— eran re­tra­ta­dos co­mo cri­mi­na­les bo­rra­chos, por no de­cir “sub­hu­ma­nos”. Tam­bién los per­ci­bían co­mo sub­ver­si­vos: ca­tó­li­cos cu­ya pri­me­ra leal­tad era ha­cia el pa­pa. Unas po­cas dé­ca­das más tar­de, la si­guien­te ola de in­mi­gran­tes —italianos, ju­díos y mu­chos más— ins­pi­ró pre­jui­cios si­mi­la­res.

Y he­nos aquí de nue­vo. El pre­jui­cio an­ti­ir­lan­dés, el an­ti­ale­mán y el an­ti­ita­liano son en esen­cia co­sas del pa­sa­do (aun­que el an­ti­se­mi­tis­mo si­gue con fuer­za), pe­ro siem­pre ha­brá nue­vos gru­pos que odiar.

Sin em­bar­go, los re­pu­bli­ca­nos de la ac­tua­li­dad —por­que es­to no só­lo tra­ta de Do­nald Trump: es to­do el par­ti­do— no só­lo ca­ben en una de las dos de­fi­ni­cio­nes de “sa­be­lo­na­da”, sino que por­tan los dos es­tan­dar­tes. La can­ti­dad de te­mas pa­ra los que los con­ser­va­do­res acu­san que hay un ses­go li­be­ral de los he­chos só­lo si­gue cre­cien­do.

Un re­sul­ta­do de es­ta acep­ta­ción de la ig­no­ran­cia es el dis­tan­cia­mien­to sor­pren­den­te en­tre los con­ser­va­do­res mo­der­nos y los es­ta­dou­ni­den­ses con una for­ma­ción aca­dé­mi­ca su­pe­rior, em­pe­zan­do por los do­cen­tes uni­ver­si­ta­rios, aun­que dis­tan de ser los úni­cos. La de­re­cha in­sis­te en que, en la aca­de­mia, la es­ca­sez de aque­llos que se iden­ti­fi­can co­mo con­ser­va­do­res es evi­den­cia de la dis­cri­mi­na­ción de sus pun­tos de vis­ta, de una co­rrec­ción po­lí­ti­ca fue­ra de con­trol.

No obs­tan­te, es ex­tra­ño en­con­trar pro­fe­so­res con­ser­va­do­res in­clu­so en las cien­cias “du­ras” co­mo la fí­si­ca y la bio­lo­gía, y no cues­ta tra­ba­jo ver por qué. Cuan­do la pos­tu­ra más o me­nos ofi­cial de un par­ti­do es que el cam­bio cli­má­ti­co es un en­ga­ño y la evo­lu­ción nun­ca ocu­rrió, no ob­ten­drás mu­cho apo­yo de la gen­te que se to­ma en se­rio las evi­den­cias.

Sin em­bar­go, los con­ser­va­do­res no creen que el re­cha­zo que pro­du­cen sus or­to­do­xias en la gen­te in­for­ma­da sea una se­ñal de que tal vez de­be­rían cam­biar su for­ma de pen­sar. En cam­bio, han adop­ta­do una pos­tu­ra de re­sen­ti­mien­to ha­cia la eru­di­ción y la edu­ca­ción en ge­ne­ral. Ex­tra­or­di­na­ria­men­te, una cla­ra ma­yo­ría de los re­pu­bli­ca­nos es­tá di­cien­do que los co­le­gios y las uni­ver­si­da­des tie­nen un efec­to ne­ga­ti­vo en Es­ta­dos Uni­dos.

Así que el par­ti­do que en la ac­tua­li­dad con­tro­la los tres po­de­res del go­bierno fe­de­ral es­ta­dou­ni­den­se es­tá ca­da vez más a fa­vor de la in­to­le­ran­cia y en con­tra de la edu­ca­ción. Lo an­te­rior de­be­ría per­tur­bar­te por mu­chas ra­zo­nes, en­tre ellas, que el Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha re­cha­za­do los va­lo­res mis­mos que hi­cie­ron grandioso a Es­ta­dos Uni­dos.

Pien­sa en dón­de es­ta­ría­mos hoy co­mo na­ción si no hu­bié­ra­mos ex­pe­ri­men­ta­do esas gran­des olas de in­mi­gran­tes que se sin­tie­ron atraí­das por el sue­ño de una vi­da me­jor.

En­ton­ces, ¿pre­va­le­ce­rán nues­tros “sa­be­lo­na­das” mo­der­nos? No ten­go idea. Sin em­bar­go, es cla­ro que si lo ha­cen, no vol­ve­rán a en­gran­de­cer a Es­ta­dos Uni­dos: eli­mi­na­rán jus­ta­men­te lo que vol­vió grandioso al país.

*Paul Krugman es eco­no­mis­ta, ga­na­dor del Pre­mio No­bel de Eco­no­mía en 2008 y columnista en The New York Ti­mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.