¿Y si vo­ta­ra ma­ña­na?

Des­pil­fa­rro de di­ne­ro pú­bli­co, au­sen­cia de con­te­ni­dos en spots de las pre­cam­pa­ñas... afor­tu­na­da­men­te la elección no se de­fi­ne ma­ña­na.

Luces del Siglo - - OPINIÓN - GENARO LO­ZANO @ge­na­ro­lo­zano

Des­de el pa­sa­do 14 de di­ciem­bre vi­vi­mos uno de los mo­men­tos más ba­jos de nues­tra his­to­ria elec­to­ral, el de las pre­cam­pa­ñas elec­to­ra­les. Un des­pil­fa­rro de di­ne­ro pú­bli­co. Una au­sen­cia de con­te­ni­dos, con spots di­ri­gi­dos a “mi­li­tan­tes de los par­ti­dos”, pe­ro que nos frie­gan a quie­nes no lo so­mos.

Pa­ra es­te pro­ce­so se des­ti­na­ron más de 67 mi­llo­nes de pe­sos por par­ti­do, de acuer­do con ci­fras del INE. Así que si ya vis­te el ri­dícu­lo spot de Ri­car­do Anaya to­can­do mal la gui­ta­rra o bo­rran­do un pi­za­rrón, si ya vis­te el spot en el que Jo­sé An­to­nio Meade se to­ma sel­fies con mu­je­res o en el que pla­gia una idea de spot a Jus­tin Tru­deau, o si ya vis­te el spot de “ya sa­bes quién”, di­cien­do “ya sa­bes qué”, pien­sa en el des­pil­fa­rro de tu di­ne­ro pa­ga­do en im­pues­tos y en los más de 600 mi­llo­nes de pe­sos que po­dría cos­tar­nos es­ta fies­ta del ab­sur­do elec­to­ral.

Si me que­da­se con los spots de las pre­cam­pa­ñas y si ma­ña­na mis­mo tu­vie­se que vo­tar, me in­cli­na­ría en pri­me­ra ins­tan­cia por anu­lar mi vo­to. Pe­ro co­mo soy un in­di­vi­duo cul­po­so bus­ca­ría otros ele­men­tos pa­ra de­ci­dir mi vo­to y en­con­tra­ría lo si­guien­te.

Meade pre­su­me te­ner ex­pe­rien­cia, pe­ro de su pa­so por las se­cre­ta­rías de Ha­cien­da, Desa­rro­llo So­cial y Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res no re­cuer­do un so­lo he­cho a des­ta­car. Por el con­tra­rio, co­mo ya ha do­cu­men­ta­do Ge­rar­do Es­qui­vel, los re­sul­ta­dos de Meade de­jan mu­cho que desear en cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, son po­co fa­vo­ra­bles en ma­te­ria fis­cal y son to­da­vía peo­res en com­ba­te a la po­bre­za. Yo agre­go que, co­mo can­ci­ller, Meade no me­jo­ró las re­la­cio­nes de Mé­xi­co con el mun­do ni tam­po­co la ima­gen in­ter­na­cio­nal del país. Un di­plo­má­ti­co sin re­sul­ta­dos. Por ello, Meade de­fi­ni­ti­va­men­te no se­ría op­ción pa­ra mí, ni por su tra­yec­to­ria y mu­cho me­nos por el par­ti­do que lo pos­tu­la.

Con to­do y sus spots, Anaya me pa­re­ce una enor­me in­te­rro­gan­te. Por­que real­men­te no sé lo que pien­sa. Por­que se pre­sen­ta co­mo el can­di­da­to que qui­sie­ra que una mu­jer pue­da tra­ba­jar y ser ma­dre, pe­ro no sé qué opi­ne de la po­si­bi­li­dad de que esa hi­po­té­ti­ca mu­jer qui­sie­ra ejer­cer su de­re­cho a no ser ma­dre e in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo. Anaya me pa­re­ce una in­te­rro­gan­te por­que un día cri­ti­ca la es­tra­te­gia de se­gu­ri­dad de Cal­de­rón y al si­guien­te ti­tu­bea so­bre la re­gu­la­ción del mer­ca­do de la ma­ri­gua­na. Pe­se a es­to, des­ta­co su juventud, su ha­bi­li­dad pa­ra que­dar­se con el con­trol de tres par­ti­dos po­lí­ti­cos y des­ta­co que me pa­re­ce un hom­bre in­te­li­gen­te y cul­to. A Anaya hoy le da­ría el be­ne­fi­cio de la du­da, pe­ro con la in­for­ma­ción que hoy ha da­do, ma­ña­na no vo­ta­ría por él.

AMLO ha ofre­ci­do mu­chos más ele­men­tos pa­ra to­mar una de­ci­sión en las pre­cam­pa­ñas. Por un la­do, pre­sen­tó a las per­so­nas que lo acom­pa­ña­rían en su ga­bi­ne­te, por el otro ha pues­to a de­ba­te pú­bli­co la po­si­bi­li­dad de una am­nis­tía co­mo par­te de una es­tra­te­gia pa­ra so­lu­cio­nar la cri­sis de in­se­gu­ri­dad y la vio­len­cia en el país. El ga­bi­ne­te de AMLO tie­ne fi­gu­ras que me pa­re­cen muy po­si­ti­vas, co­mo Ol­ga Sán­chez Cor­de­ro o Lui­sa Al­cal­de, y otras que en­cien­den fo­cos ro­jos. Su ofer­ta de am­nis­tías pue­de pa­re­cer preo­cu­pan­te, pe­ro lo cier­to es que AMLO es el úni­co que nos ha pues­to a de­ba­tir y a pen­sar en pro­pues­tas. Sin em­bar­go, mi vo­to por él no es­ta­ría del to­do ga­ran­ti­za­do. La alian­za con el PES o la in­te­gra­ción de per­so­na­jes de du­do­sa repu­tación y de pro­ba­da inuti­li­dad po­lí­ti­ca co­mo Ga­brie­la Cue­vas ahu­yen­tan la po­si­bi­li­dad de mi vo­to por él. Aun así, si ma­ña­na me de­ci­die­ra a vo­tar por él, lo ha­ría más co­mo vo­to de cas­ti­go al PRI e ig­no­ran­do los erro­res que ha co­me­ti­do en su pre­cam­pa­ña.

Afor­tu­na­da­men­te la elección no se de­fi­ne ma­ña­na y el pró­xi­mo 30 de mar­zo em­pie­za el pe­rio­do ofi­cial de cam­pa­ñas con pro­pues­tas y de­ba­tes. El arran­que de la elección fue un desa­tino de las le­yes elec­to­ra­les y lo que los par­ti­dos de­ci­die­ron. To­ca co­rre­gir es­te ab­sur­do pa­ra las elec­cio­nes pos­te­rio­res y exi­gir­le a los can­di­da­tos que le suban el ni­vel a sus spots.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.