¡No ha­gan olas!

Luces del Siglo - - OPINION - MA­NUEL J. JÁU­RE­GUI

Cuan­do se es­tá pa­ra­do de pun­ti­tas en el es­tan­que con el agua has­ta las na­ri­ces, lo más re­co­men­da­ble es que ¡no ha­gan olas! Y es­to, pre­ci­sa­men­te, es lo que hoy se le re­co­mien­da al hom­bre mul­ti­par­ti­dos (no­más le fal­ta el PAN, por­que en to­dos los de­más ha es­ta­do), Ri­car­do Mon­real: que no ha­ga olas.

Se ha­brán en­te­ra­do ya, ami­gos lec­to­res, que ayer hu­bo un “tsu­na­mi” de pá­ni­co en la BMV con los pa­pe­les de las ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras co­mo reac­ción a una ini­cia­ti­va de re­for­ma a la ley que in­tro­du­jo el Se­na­dor de Mo­re­na Ri­car­do Mon­real, que pre­ten­de re­gu­lar, eli­mi­nar o mo­di­fi­car los co­bros de co­mi­sio­nes y otros car­gos que la BAN­CA me­xi­ca­na ha­ce a sus clien­tes.

So­bre es­te te­ma pen­sa­mos, cuan­do me­nos, dos co­sas: que no es el mo­men­to y no es la for­ma. Pri­me­ro que na­da les acla­ra­mos, ami­gos lec­to­res, que nues­tra ob­je­ción es fi­lo­só­fi­ca li­bre­mer­ca­dis­ta: no te­ne­mos ni he­mos te­ni­do ja­más ac­cio­nes de Ban­ca al­gu­na, de ma­ne­ra que ha­bla­mos de una fi­lo­so­fía eco­nó­mi­ca y no de de­fen­sa de la Ban­ca per se. So­mos clien­tes de ella, so­la­men­te, y a su ser­vi­dor tam­bién se lo abro­chan igual que a to­dos. Nues­tro co­men­ta­rio no es una de­fen­sa de los ban­cos, sino del LI­BRE MER­CA­DO y del con­cep­to sa­cro de que en­tre me­nos in­ter­ven­ga el Go­bierno en ellos es me­jor.

Es­te ti­po de fe­nó­me­nos no se pue­den le­gis­lar, por­que de ha­cer­lo se ges­tan fuer­tes y gra­ves dis­tor­sio­nes eco­nó­mi­cas que afec­ta­rán el desa­rro­llo de nues­tra eco­no­mía y del País. El ex­ce­so de re­gla­men­ta­ción e in­ter­ven­ción del Go­bierno, que en lu­gar de ad­mi­nis­tra­dor se con­vier­te en AC­TOR de los pro­ce­sos eco­nó­mi­cos, in­va­ria­ble­men­te con­du­ce a la RUI­NA de un país. Ejem­plos abun­dan, uno re­cien­te es VE­NE­ZUE­LA, hoy he­cha añi­cos por­que el Go­bierno se con­vir­tió en ac­tor eco­nó­mi­co que se me­tió a re­gu­lar to­do y le dio en to­da su ma­ce­ta a la eco­no­mía del país, ya pla­ga­da de hi­per-hi­per-in­fla­ción, nu­la com­pe­ti­ti­vi­dad, ce­ro pro­duc­ti­vi­dad y MI­SE­RIA pa­ra la po­bla­ción.

Es la COM­PE­TEN­CIA en­tre ban­cos, el li­bre mer­ca­do, el que bien ma­ne­ja­do y de­ja­do que fun­cio­ne sin pre­sio­nes ar­ti­fi­cia­les se en­car­ga de “fi­jar” la for­ma de ope­rar de los ban­cos y qué tan­to, o po­co, de­ri­van sus in­gre­sos de co­brar­le al clien­te por sus ser­vi­cios. Pa­ra ello es ne­ce­sa­rio –y aquí es don­de sí le com­pe­te in­ter­ve­nir al Go­bierno– CREAR UN CLI­MA pro­pi­cio a la com­pe­ten­cia, al li­bre mer­ca­do, que per­mi­ta que las fuer­zas eco­nó­mi­cas fun­cio­nen sin pre­sio­nes ex­ter­nas o ar­ti­fi­cia­les, a fa­vor del con­su­mi­dor.

El pa­pel del Go­bierno en una de­mo­cra­cia, ca­pi­ta­lis­ta y con li­bres mer­ca­dos, es NO IN­TER­VE­NIR en ellos, sino ope­rar pa­ra crear las con­di­cio­nes que per­mi­tan obe­de­cer las le­yes eco­nó­mi­cas. Ha­cien­do a un la­do las “bue­nas in­ten­cio­nes” que sue­len acom­pa­ñar es­te ti­po de pro­pues­tas, pues una lec­tu­ra su­per­fi­cial de la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da pa­re­ce ser un es­fuer­zo por de­fen­der a los con­su­mi­do­res.

Cuan­do hay com­pe­ten­cia ge­nui­na los pro­pios MER­CA­DOS los de­fien­den: en un cli­ma de com­pe­ten­cia na­die me­te su di­ne­ro a un equis ban­co que co­bra por che­que emi­ti­do, cuan­do hay OTRO que no só­lo no co­bra, sino que pa­ga un ré­di­to a los de­pó­si­tos. Pa­ra es­to no hay me­jor he­rra­mien­ta que la com­pe­ten­cia, y la PEOR es la in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal me­dian­te re­gla­men­tos que or­de­nan có­mo ad­mi­nis­trar el ban­co, or­de­nán­do­le qué pue­de o no pue­de co­brar.

Qué bueno que quie­ren los mo­re­nis­tas de­fen­der a los con­su­mi­do­res, es un ins­tin­to aplau­di­ble, só­lo que con la ini­cia­ti­va pre­sen­ta­da no lo­gra­rán ha­cer­lo, no es la for­ma. En el cor­to pla­zo lo úni­co que lo­gra­rán –so­bre to­do pi­sán­do­le los ta­lo­nes a los chi­cho­nes del tex­co­ca­zo– in­tro­du­cien­do es­te ti­po de me­di­das so­cia­lis­toi­des es crear un PÁ­NI­CO in­ter­na­cio­nal (una gran par­te de nues­tra Ban­ca es­tá en ma­nos de em­pre­sas ex­tran­je­ras, po­de­ro­sas e in­flu­yen­tes) in­cre­men­tan­do la pre­sión so­bre nues­tro Pe­so, so­bre las ta­sas de in­te­rés y al mis­mo tiem­po des­ca­pi­ta­li­zan­do al pú­bli­co in­ver­sio­nis­ta me­xi­cano que tie­ne sus aho­rros en la BMV.

No pre­ten­dan ser, se­ño­res mo­re­nis­tas, PROTAGONISTAS de la obra, su pa­pel es ser los pro­mo­to­res, de­jen que ca­da quien cum­pla su pa­pel y no pre­ten­dan aca­pa­rar to­do el es­ce­na­rio, pues de lo con­tra­rio se que­da­rán sin tea­tro.

Pre­ten­der re­gu­lar los co­bros de co­mi­sio­nes de los ban­cos só­lo crea­rá gra­ves dis­tor­sio­nes eco­nó­mi­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.