DRA­MA EN SAN LÁ­ZA­RO

Luces del Siglo - - REFORMA - CLAU­DIA SA­LA­ZAR

La dipu­tada por Mo­re­na Car­men Me­del fue in­for­ma­da en ple­na se­sión del ase­si­na­to de su hi­ja. El Go­ber­na­dor Mi­guel Án­gel Yu­nes in­for­mó que la víc­ti­ma fue con­fun­di­da y que el pre­sun­to agre­sor fue ha­lla­do muer­to.

La le­gis­la­do­ra del dis­tri­to 14 de Ve­ra­cruz, Car­men Me­del, iba en los pa­si­llos del pleno cuan­do la sor­pren­dió la muer­te de su hi­ja Va­le­ria, de 22 años.

En la tri­bu­na de la Cá­ma­ra de Dipu­tados es­ta­ba Ben­ja­mín Ro­bles, quien fue in­te­rrum­pi­do por el pa­nis­ta Mar­co An­to­nio Ada­me, que pe­día ur­gen­te aten­ción a la dipu­tada que lan­za­ba gri­tos de do­lor, por lo que de­cla­ró un re­ce­so a la se­sión.

“¡Ay Dios mío! ¿por qué?”, ex­cla­mó Me­del mien­tras era sos­te­ni­da, abra­za­da, por dipu­tadas que es­ta­ban cer­ca de ella.

“¡No, no, no. Mi hi­ja, mi hi­ja!”, de­cía la dipu­tada.

Me­del, doc­to­ra de pro­fe­sión, ce­rró su pu­ño de­re­cho y gol­pea­ba el res­pal­do de la cu­rul en el que se re­car­ga­ba pa­ra no caer.

Dipu­tadas y dipu­tados tra­ta­ban de cal­mar­la. Los que no es­cu­cha­ron lo que pa­sa­ba vol­tea­ban ha­cia la le­gis­la­do­ra pa­ra en­ten­der qué su­ce­día.

Me­del se do­bla­ba de do­lor, mal­de­cía a la de­lin­cuen­cia, a la in­se­gu­ri­dad.

“¡Mal­di­to Yu­nes!”, tam­bién gri­tó.

La le­gis­la­do­ra, ca­si en el pi­so, bra­ma­ba y las dipu­tadas que es­ta­ban cer­ca mos­tra­ban su an­gus­tia. Una llo­ra­ba, otra se cu­bría la bo­ca.

Lo­re­na Vi­lla­vi­cen­cio mi­ra­ba a Me­del a dos cu­ru­les, se cu­bría la ca­ra con las dos ma­nos al oír a la dipu­tada de­cir que ha­bían ma­ta­do a su hi­ja.

El coor­di­na­dor Ma­rio Del­ga­do lle­gó has­ta la le­gis­la­do­ra de Ve­ra­cruz, a quien abra­zó y tra­tó de cal­mar­la.

Do­lo­res Pa­dier­na de­jó la me­sa di­rec­ti­va y lle­gó rá­pi­do al fi­nal de las cu­ru­les, pa­ra tam­bién asis­tir a la dipu­tada do­lien­te.

El au­xi­lio mé­di­co lle­gó al pleno y la dipu­tada Me­del fue sa­ca­da en si­lla de rue­das, pa­ra tra­tar de tran­qui­li­zar­la.

Sin em­bar­go, la le­gis­la­do­ra se re­sis­tió a la aten­ción y rá­pi­da­men­te se ha­bi­li­tó una ca­mio­ne­ta pa­ra lle­var­la has­ta Ve­ra­cruz, acom­pa­ña­da por dipu­tados del mis­mo es­ta­do.

Des­de la coor­di­na­ción, tam­bién se ayu­dó a la dipu­tada a ha­blar con sus fa­mi­lia­res y con el Pre­si­den­te Mu­ni­ci­pal de Ciu­dad Men­do­za, don­de fue la eje­cu­ción de la jo­ven.

Los le­gis­la­do­res de Mo­re­na con­de­na­ron los he­chos. El Pre­si­den­te de la Me­sa Di­rec­ti­va, Por­fi­rio Mu­ñoz Le­do, di­jo que lo ocu­rri­do es mues­tra del es­ta­do de la Na­ción.

“La 64 Le­gis­la­tu­ra se ex­pre­sa cons­ter­na­da por las no­ti­cias que tie­ne has­ta el mo­men­to y rea­li­za­rá lo con­du­cen­te por la vía ju­rí­di­ca, por la vía po­lí­ti­ca y por la so­li­da­ri­dad hu­ma­na.

“No pue­do de­jar pa­sar es­te mo­men­to sin sub­ra­yar el gra­ve es­ta­do en que se en­cuen­tra la Na­ción, la vul­ne­ra­bi­li­dad de las fa­mi­lias y, so­bre to­do, la im­pu­ni­dad, que en es­te ca­so no la ha­ya”, in­di­có.

El dipu­tado Pa­blo Gó­mez subió a tri­bu­na pa­ra pa­ra de­cir que Va­le­ria es una víc­ti­ma del es­ta­do de vio­len­cia en el que se vi­ve en el país

“Hoy en­ca­ra­mos la tra­ge­dia de ma­ne­ra mu­cho más di­rec­ta con una miem­bro de es­ta asam­blea. To­dos es­ta­mos su­je­tos a es­ta cri­sis de vio­len­cia, y to­dos jun­tos, co­mo Le­gis­la­tu­ra, de­be­mos res­pon­der. De­be­mos pa­ci­fi­car a Mé­xi­co. Erra­di­car la vio­len­cia y la de­lin­cuen­cia vio­len­ta”, di­jo.

Mu­ñoz Le­do le­van­tó la se­sión, mien­tras que los dipu­tados de Mo­re­na re­cla­ma­ron en co­ro “jus­ti­cia”.

Do­lo­res Pa­dier­na, vi­ce­pre­si­den­ta de la me­sa di­rec­ti­va, cul­pó tam­bién de lo su­ce­di­do a la co­rrup­ción de las au­to­ri­da­des lo­ca­les.

“To­dos los diag­nós­ti­cos de to­do el país, to­dos y ca­da uno de los es­ta­dos don­de exis­te cri­men or­ga­ni­za­do es por el gra­do de com­pli­ci­dad de las pro­pias au­to­ri­da­des ha­cia es­tos gru­pos de­lin­cuen­cia­les. Es­to se aca­ba con ho­nes­ti­dad, una nue­va es­tra­te­gia, cam­bian­do el pa­ra­dig­ma que com­ba­te el cri­men or­ga­ni­za­do y es lo que va a ini­ciar el pri­me­ro de di­ciem­bre”, di­jo en en­tre­vis­ta.

“Es­te ase­si­na­to ar­te­ro a la hi­ja de una com­pa­ñe­ra dipu­tada ha­bla de es­ta con­ni­ven­cia que hay de las au­to­ri­da­des en el Es­ta­do de Ve­ra­cruz con es­ta gen­te que ase­si­na”, ma­ni­fes­tó.

A nom­bre de la frac­ción, el coor­di­na­dor Ma­rio Del­ga­do ex­pre­só que la eje­cu­ción de la hi­ja de la dipu­tada Car­men Me­del de­mues­tra que es ur­gen­te pa­ci­fi­car al país.

“Con­de­na­mos es­te la­men­ta­ble he­cho y to­dos los que ocu­rren to­dos los días en es­te es­ta­do y to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal.

“Re­co­no­ce­mos la ur­gen­te ne­ce­si­dad de fre­nar la vio­len­cia y pa­ci­fi­car a nues­tro país y exi­gi­mos, en es­te ca­so y en to­dos, que ha­ya jus­ti­cia, no pue­de que­dar im­pu­ne es­te ase­si­na­to”, ma­ni­fes­tó en un men­sa­je.

AN­GUS­TIA. En­tre las cu­ru­les, le­gis­la­do­res tra­tan de asis­tir a la dipu­tada Car­men Me­del lue­go de que en ple­na se­sión re­ci­bió la no­ti­cia del ase­si­na­to de su hi­ja en Ciu­dad Men­do­za, Ve­ra­cruz.

Va­le­ria Cruz Me­del, hi­ja de ] la dipu­tada Car­men Me­del

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.