MI­GRAN­TES FORJAN A LA MAQUILA

Lle­ga­da de connacionales de­por­ta­dos de EU a la in­dus­tria no se­ría al­go nue­vo. Juá­rez cre­ció gra­cias a una re­la­ción sim­bió­ti­ca en­tre em­pre­sas fo­rá­neas y per­so­nas de otros lu­ga­res que lle­ga­ron bus­can­do una opor­tu­ni­dad

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Abraham Ru­bio / El Dia­rio

In­dus­tria cre­ció gra­cias a una re­la­ción sim­bió­ti­ca en­tre em­pre­sas fo­rá­neas y per­so­nas de otros lu­ga­res

Aho­ra que la ad­mi­nis­tra­ción Do­nald Trump ha ace­le­ra­do las de­por­ta­cio­nes, la in­dus­tria se pre­pa­ra pa­ra re­ci­bir a los me­xi­ca­nos que lle­guen por es­ta fron­te­ra pa­ra ofre­cer­les un tra­ba­jo. No se­ría la pri­me­ra vez que la fuer­za la­bo­ral mi­gran­te for­ta­le­ce a la in­dus­tria. Des­de su ori­gen, la ma­qui­la­do­ra se ha for­ja­do gra­cias a una re­la­ción sim­bió­ti­ca en­tre las em­pre­sas y olas de mi­gran­tes pro­ve­nien­tes de Mé­xi­co y de una me­nor pro­por­ción de per­so­nas que vie­ne de va­rias par­tes del mun­do. No só­lo se tra­ta de re­ci­bir gen­te. La in­dus­tria se ha con­ver­ti­do en un fac­tor pa­ra que los ta­len­tos jua­ren­ses va­yan a paí­ses de va­rios con­ti­nen­tes lle­van­do co­no­ci­mien­to desa­rro­lla­do aquí e ins­ta­lan­do lí­neas de pro­duc­ción, poniendo el nom­bre de es­ta fron­te­ra en al­to, gra­cias a la es­pe­cia­li­za­ción que han lo­gra­do en la ma­nu­fac­tu­ra a tra­vés de la ma­qui­la­do­ra.

HE­CHA DE MI­GRAN­TES

En la dé­ca­da de los se­sen­ta, Ciu­dad Juá­rez era muy dis­tin­ta, pues la prin­ci­pal ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca era el tu­ris­mo y la agri­cul­tu­ra. La lle­ga­da im­pre­vis­ta de mi­les de mi­gran­tes de re­torno del Pro­gra­ma Bra­ce­ro en 1964 acen­tuó el des­em­pleo que ya exis­tía, dis­pa­rán­do­lo has­ta en­tre 40 y 50 por cien­to de acuer­do al in­ves­ti­ga­dor del Co­le­gio de la Fron­te­ra Nor­te (Co­lef), Tay­lor Han­sen Law­ren­ce Dou­glas.

Pa­ra evi­tar un pro­ble­ma so­cial, el Go­bierno Fe­de­ral lan­zó el Pro­gra­ma de In­dus­tria­li­za­ción Fron­te­ri­za (PIF) en 1965 pa­ra ocu­par en fá­bri­cas a to­da la po­bla­ción mas­cu­li­na que fue de­por­ta­da de Es­ta­dos Uni­dos.

Pri­me­ro lle­gó in­dus­tria na­cio­nal, pe­ro a par­tir de 1966 la inversión ex­tran­je­ra co­men­zó a es­ta­ble­cer par­te de sus ope­ra­cio­nes en la ciu­dad.

Aun­que la ma­qui­la­do­ra no ini­ció ocu­pan­do a los mi­gran­tes des­em­plea­dos rá­pi­da­men­te fue adop­tan­do a los bra­ce­ros que re­gre­sa­ron que se in­tere­sa­ban en la idea de tra­ba­jar en la ma­qui­la­do­ra y de que­dar­se en la fron­te­ra.

María Inés Ba­rrios de la O es una es­pe­cia­lis­ta en es­tu­dios de po­bla­ción y mi­gra­ción, ex in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ciu­dad Juá­rez (UACJ) y el Co­lef quien afir­ma que de es­ta ma­ne­ra fue co­mo la mi­gra­ción co­men­zó in­vo­lu­crán­do­se en la in­dus­tria y, de al­gu­na ma­ne­ra, dan­do ori­gen a la ma­qui­la­do­ra.

Pa­ra ini­cios de la dé­ca­da de los se­ten­ta, la re­la­ción exi­to­sa que se lo­gró aquí en­tre mi­gran­tes e in­dus­tria dio en­tra­da a una gran can­ti­dad de fir­mas in­ter­na­cio­na­les es­pe­cia­li­za­das en la ra­ma tex­til y elec­tró­ni­ca.

De acuer­do con la in­ves­ti­ga­do­ra des­de ahí co­men­zó la con­so­li­da­ción de la ma­qui­la­do­ra co­mo el prin­ci­pal

Pa­ra 1990 –de acuer­do con el cen­so de 1990– es­te se re­gis­tra­ron au­men­tos y cam­bios en las po­si­cio­nes de al­gu­nas de las en­ti­da­des que más en­via­ban gen­te a es­ta fron­te­ra: lle­ga­ron 24 mil 253 de Du­ran­go, 19 552 de Coahui­la, 8 mil 858 de Za­ca­te­cas, 6 mil 328 del Dis­tri­to Fe­de­ral y 2 mil 193 del Es­ta­do de Mé­xi­co.

Ba­rrios de la O se­ña­ló que es­tos fe­nó­me­nos mi­gra­to­rios fue­ron ge­ne­ra­dos, en ma­yor me­di­da, por la in­dus­tria­li­za­ción, pues se ge­ne­ra­ron fuen­tes de em­pleo ex­po­nen­cial­men­te.

En 1995, la de­mo­gra­fía y la in­dus­tria pre­sen­ta­ron un cam­bio abrup­to: la lle­ga­da de una ola de mi­gran­tes de Ve­ra­cruz.

En cues­tión de 5 años, los residentes en Juá­rez ori­gi­na­rios de dis­tin­tas re­gio­nes de Ve­ra­cruz pa­sa­ron de con­for­mar el 2.10 al 29.66 por cien­to –de acuer­do con el Ine­gi– del to­tal de mi­gran­tes que vi­vían en es­ta ur­be.

Ba­rrios de la O, se­ña­ló que es­te mo­vi­mien­to mi­gra­to­rio tie­ne su ori­gen en las con­di­cio­nes de des­em­pleo que vi­vía Ve­ra­cruz, pues una fuer­te de­va­lua­ción del pe­so, la re­es­truc­tu­ra­ción de la in­dus­tria pe­tro­quí­mi­ca e in­ge­nios azu­ca­re­ros, y has­ta el im­pac­to de va­rios hu­ra­ca­nes en el es­ta­do ge­ne­ra­ron al­tas ta­sas de des­em­pleo en la re­gión.

Da­do que aquí abun­da­ba el tra­ba­jo, las fir­mas tras­na­cio­na­les co­men­za­ron a re­clu­tar per­so­nal en las po­bla­cio­nes de Ve­ra­cruz –co­mo Coat­za­coal­cos, Mi­na­titlán y Tie­rra Blan­ca – pa­ra dar so­por­te al nue­vo “boom” de la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra.

“A par­tir de ahí es ca­ta­lo­ga­do co­mo un es­ta­do emer­gen­te de la mi­gra­ción an­te ese con­tex­to en el que em­pie­zan a mi­grar a Ciu­dad Juá­rez, por­que lo ven co­mo una opor­tu­ni­dad; des­de el 95 has­ta el 2010, del to­tal de los mi­gran­tes de Ve­ra­cruz el 80 iba a tra­ba­jar a la in­dus­tria”, di­jo María Ba­rrios.

“Ellos lle­ga­ron a de­cir que Ciu­dad Juá­rez re­pre­sen­ta­ba al­go me­jor a lo que es­ta­ban acos­tum­bra­dos en Ve­ra­cruz (zo­nas agrí­co­las), don­de eran 15 ho­ras de tra­ba­jo cí­cli­co a la in­tem­pe­rie, y aquí ob­te­nían de 600 a 700 se­gu­ros ca­da se­ma­na y pres­ta­cio­nes que ja­más se ima­gi­na­ron que iban a te­ner, co­mo ali­men­ta­ción y trans­por­te”, di­jo la es­pe­cia­lis­ta.

De acuer­do con el Cen­so Ge­ne­ral de Po­bla­ción y Vi­vien­da de 2000, a la fron­te­ra lle­ga­ron en aquel en­ton­ces 31 mil 715 ori­gi­na­rios de Ve­ra­cruz, 22 mil 156 de Du­ran­go, 14 mil 069 de Coahui­la, 6 mil037 de Za­ca­te­cas y 4 mil 627 de Oa­xa­ca.

Es­te re­por­te im­pli­có un cam­bió no­to­rio en los flu­jos mi­gra­to­rios, de­bi­do a que pa­só de con­for­mar el 2.10 por cien­to (en 1990) al 29.66 (en 2000) de los mi­gran­tes to­ta­les.

En los si­guien­tes años el flu­jo de Ve­ra­cruz des­cen­dió, aun­que man­tu­vo la do­mi­nan­cia en la ur­be fron­te­ri­za.

En el Con­teo de Po­bla­ción y Vi­vien­da 2005, Ve­ra­cruz ob­tu­vo el pri­mer pues­to co­mo apor­tan­te de mi­gran­tes a es­ta ciu­dad con el 28.43 por cien­to, en el Cen­so Ge­ne­ral de Po­bla­ción y Vi­vien­da de 2010 el se­gun­do con 19.29, y en la En­cues­ta In­ter­cen­sal 2015 el se­gun­do con el 18.3 por cien­to.

La es­pe­cia­lis­ta se­ña­la que en­tre el año 2008 y 2012 fue cuan­do el “boom” per­dió su in­ten­si­dad de­bi­do a los efec­tos de las crisis eco­nó­mi­cas de Es­ta­dos Uni­dos (hi­po­te­ca­ria y au­to­mo­triz) y la ola de vio­len­cia de Ciu­dad Juá­rez.

Am­bas crisis ge­ne­ra­ron des­pi­dos masivos en las maquiladoras, y de­ja­ron sin em­pleo a mi­les de tra­ba­ja­do­res que re­tor­na­ron a sus lu­ga­res de ori­gen.

Ba­rrios de la O ase­gu­ra que la si­tua­ción ha mos­tra­do una re­cu­pe­ra­ción a par­tir del 2014 que ha per­mi­ti­do el res­ta­ble­ci­mien­to de los flu­jos.

No obs­tan­te la can­ti­dad de in­mi­gran­tes ha dis­mi­nui­do de­bi­do a la aper­tu­ra de maquiladoras en la re­gión del Ba­jío y No­res­te del país y el es­tig­ma que con­ser­va la fron­te­ra por la épo­ca de vio­len­cia.

Des­de el ini­cio la in­dus­tria se ha en­fo­ca­do en cap­tar la mano de obra de otros lu­ga­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.