FÁ­BRI­CA DE MÁ­QUI­NAS

In­ge­nio y equi­po se unen pa­ra crear des­de sim­ples apa­ra­tos has­ta lí­neas de pro­duc­ción que la in­dus­tria ma­qui­la­do­ra de­man­da

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Mar­tín Co­ro­na­do / El Dia­rio

PIMA crea des­de sim­ples apa­ra­tos has­ta lí­neas de pro­duc­ción

En una na­ve de 2 mil 500 me­tros cua­dra­dos si­tua­do a es­ca­sos me­tros de Pon­ciano Arria­ga y Eje Vial Juan Gabriel, el me­tal en­sor­de­ce­dor sue­na al ser ta­la­dra­do, li­ma­do, cor­ta­do o sol­da­do con más me­tal.

En la era don­de las má­qui­nas com­pi­ten ca­da vez más con­tra los hom­bres por los tra­ba­jos, PIMA, una em­pre­sa 100 por cien­to juarense, le apues­ta al desa­rro­llo hu­mano a tra­vés de las au­to­ma­ti­za­cio­nes.

La vi­sión de la em­pre­sa –don­de tra­ba­jan 80 per­so­nas, 20 de ellos in­ge­nie­ros– es que la au­to­ma­ti­za­ción y ro­bo­ti­za­ción de la in­dus­tria trae­rá más com­pe­ti­ti­vi­dad, me­jo­res em­pleos y ma­yor ca­li­dad de vi­da a la ciu­dad.

Es­ta em­pre­sa no tie­ne equi­po de ven­tas, se­ña­la Je­sús Mar­tín Már­quez Ven­zor, di­rec­tor ge­ne­ral de PIMA. De­bi­do a la ca­li­dad de los tra­ba­jos, la fir­ma es bus­ca­da por de­ter­mi­na­dos clien­tes con los que tra­ba­ja des­de ha­ce años, y aca­pa­ran la ma­yor par­te de la pro­duc­ción.

La fir­ma na­ció for­mal­men­te en 1999, cuan­do Már­quez Ven­zor de­ci­dió in­de­pen­di­zar­se de Bosch y co­lo­car un ta­ller de au­to­ma­ti­za­ción en una ca­sa de la co­lo­nia Gran­je­ro, co­mo tan­tos otros. El año pa­sa­do dio el gran sal­to y se mu­dó a una na­ve in­dus­trial de 12 mil me­tros cua­dra­dos to­ta­les en Pon­ciano Arria­ga y Ge­ne­ral Al­ber­to Ca­rre­ra.

Un es­pa­cio de mil me­tros cua­dra­dos so­por­ta las ofi­ci­nas, en don­de un equi­po de 20 in­ge­nie­ros se en­car­ga de di­se­ñar las má­qui­nas que pide la in­dus­tria.

El di­se­ño se ha­ce en tres fa­ses. En la pri­me­ra, el in­ge­nie­ro se­nior se en­car­ga de plan­tear có­mo se­rá la má­qui­na que re­sol­ve­rá de­ter­mi­na­do pro­ble­ma de la ma­qui­la­do­ra. El se­gun­do la con­vier­te en un di­se­ño prác­ti­co y un ter­ce­ro pu­le los di­se­ños pa­ra que la má­qui­na pa­se del pa­pel al me­tal.

“EL 90 POR CIEN­TO DE LAS MÁ­QUI­NAS QUE AR­MA­MOS SON PA­RA AU­TOS DEL MO­DE­LO PRÓ­XI­MO, ES MUY RA­RO QUE NOS PI­DAN UNA MÁ­QUI­NA QUE TEN­GA QUE VER EN LA PRO­DUC­CIÓN DE UN AU­TO QUE YA ES­TÉ EN VEN­TA” JE­SÚS MAR­TÍN MÁR­QUEZ VEN­ZOR Di­rec­tor de PIMA

La ma­gia su­ce­de en la par­te más rui­do­sa de la na­ve. Pla­nos de pa­pel in­di­can con pre­ci­sión mi­cro­mé­tri­ca có­mo de­be ser ca­da una de las pie­zas que se en­sam­bla­rán en una má­qui­na.

Tor­nos, fre­sa­do­ras y má­qui­nas más mo­der­nas que sir­ven pa­ra cor­tar me­tal con un alam­bre de ace­ro o con car­bón, con­vier­ten blo­ques cua­dra­dos de to­do ti­po de me­tal en pie­zas pre­ci­sas de ca­pri­cho­sas for­mas que ter­mi­na­rán armadas en per­fec­tos ar­te­fac­tos que ha­rán a al­gu­na ma­qui­la­do­ra más pro­duc­ti­va.

Las pie­zas en­tran al al­ma­cén y lue­go sa­len en lo­te pa­ra ser en­sam­bla­das. De for­ma al­ter­na, los in­ge­nie­ros han desa­rro­lla­do el soft­wa­re que ha­rá fun­cio­nar al apa­ra­to.

Una vez ela­bo­ra­das las pie­zas se en­sam­blan y prue­ban pa­ra ve­ri­fi­car que la má­qui­na ha­ce lo que la ma­qui­la­do­ra ne­ce­si­ta.

“Es­te es un pro­ba­dor de ma­ni­ve­las que sir­ve pa­ra va­rios mo­de­los”, afir­mó Már­quez Ven­zor mien­tras mos­tra­ba una má­qui­na ar­ma­da den­tro de una es­truc­tu­ra de alu­mi­nio, acrí­li­co y lá­mi­na, que es­ta­ba en fa­se de re­vi­sión.

“El 90 por cien­to de las má­qui­nas que ar­ma­mos son pa­ra pro­ce­sos de en­sam­ble de au­tos del mo­de­lo pró­xi­mo, es muy ra­ro que nos pi­dan una má­qui­na que ten­ga que ver en la pro­duc­ción de un au­to que ya es­té en ven­ta”, in­di­có.

En­tre sus clien­tes se cuen­tan las ma­yo­res fa­bri­can­tes de au­to­par­tes: Bosch, Con­ti­nen­tal, e in­clu­so Pei­ker Acus­tic, en­tre otros.

El di­rec­tor afir­mó que en los úl­ti­mos años, la em­pre­sa ha su­fri­do cam­bios im­por­tan­tes a raíz de su más­ter en couching, una ma­te­ria en la que lle­va ya dos años.

Ade­más de re­en­fo­car su desa­rro­llo de ta­len­to, de ma­ne­ra que to­dos ten­gan un subs­ti­tu­to en­tre sus sub­al­ter­nos, se dio el cam­bio de do­mi­ci­lio y se im­ple­men­tó un sis­te­ma de pro­duc­ti­vi­dad que per­mi­te me­dir des­de el tiem­po que apli­can los em­plea­dos a ca­da pie­za has­ta los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad de la plan­ta en­te­ra.

Már­quez Ven­zor in­di­có que la au­to­ma­ti­za­ción es muy re­le­van­te, pues per­mi­te ofre­cer em­pleos de ma­yor ca­li­dad, y desa­rro­llar más al per­so­nal.

Di­jo que se­gu­ra­men­te el des­pla­za­mien­to de las má­qui­nas por em­plea­dos se man­ten­drá, pe­ro que la gen­te de­socu­pa­da de­be­rá ca­pa­ci­tar­se y pro­cu­rar nue­vas for­mas de ga­nar­se la vi­da, mien­tras que los au­to­ma­ti­za­do­res ten­drán me­jor ca­li­dad de vi­da de­ri­va­do de un em­pleo que le pue­de ofre­cer me­jor sa­la­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.