EDI­TO­RIAL;

Mi­gra­ción y ta­len­to

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - PULSO IN­DUS­TRIAL Héc­tor Nú­ñez Po­lan­co ES­PE­CIA­LIS­TA EN MA­NU­FAC­TU­RA, ARTICULISTA IN­VI­TA­DO

Ciu­dad Juá­rez pier­de con­ti­nua­men­te ta­len­to por cau­sa de la mi­gra­ción, pe­ro aho­ra se es­tán dan­do las con­di­cio­nes pa­ra re­ver­tir es­ta ten­den­cia, y las de­be­mos apro­ve­char.

Una de las cau­sas por las que la ciu­dad no se ha desa­rro­lla­do eco­nó­mi­ca­men­te y so­cial­men­te, tie­ne su ori­gen en la per­di­da sis­te­má­ti­ca de jua­ren­ses con ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go.

Per­so­nas con edu­ca­ción y ta­len­to se han ido, de­jan­do va­cíos que la ciu­dad ne­ce­si­ta lle­nar pa­ra así po­der to­mar un li­de­raz­go re­gio­nal en ma­nu­fac­tu­ra, ne­go­cios, eco­no­mía y desa­rro­llo so­cial.

Una ur­be que no cuen­ta con una can­ti­dad re­le­van­te de po­bla­ción con al­ta pro­fe­sio­na­li­za­ción, es­pe­cia­li­za­ción, in­ver­sio­nis­tas, li­de­raz­go y con­vic­ción de per­ma­ne­cer en ella, es una ciu­dad que no tie­ne las ba­ses pa­ra un cre­ci­mien­to pro­pio y sos­te­ni­do, de­jan­do su des­tino a los vai­ve­nes ex­ter­nos.

Lo preo­cu­pan­te es que es­pe­cial­men­te en Ciu­dad Juá­rez se pre­sen­tan va­rios fe­nó­me­nos que fa­ci­li­tan la emi­gra­ción de jua­ren­ses va­lio­sos ha­cia otros paí­ses, co­mo lo son:

-Jó­ve­nes pro­fe­sio­nis­tas que es­tu­dian en uni­ver­si­da­des de El Pa­so, co­mo UTEP, ob­tie­nen con re­la­ti­va fa­ci­li­dad per­mi­sos pa­ra la­bo­rar en Es­ta­dos Uni­dos des­pués de gra­duar­se. Su es­ta­día allá per­mi­te a em­pre­sas y “head hun­ters” iden­ti­fi­car­los y va­lo­rar sus ca­pa­ci­da­des téc­ni­cas y edu­ca­ti­vas. Pos­te­rior­men­te esas ca­rac­te­rís­ti­cas se con­vier­ten en ofer­tas de tra­ba­jo y vi­sas per­ma­nen­tes pa­ra vi­vir en ese país. Así, Mé­xi­co y es­pe­cial­men­te es­ta ciu­dad, pier­de va­lio­sos jua­ren­ses en los que ya in­vir­tió en edu­ca­ción. Al ir­se, de­jan de ser un ac­ti­vo pa­ra al país y en oca­sio­nes lle­gan a ser com­pe­ti­do­res.

-Las maquiladoras tam­bién son una opor­tu­ni­dad pa­ra que jua­ren­ses exi­to­sos y va­lio­sos de­jen la ciu­dad y el país ya que los cor­po­ra­ti­vos los atraen a sus ma­tri­ces en el ex­tran­je­ro otor­gán­do­les ven­ta­jas que Mé­xi­co no les pue­de ofre­cer. Exis­te una ba­se de in­ge­nie­ros y ge­ren­tes al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos, que tie­nen los co­no­ci­mien­tos y en­tre­na­mien­to ne­ce­sa­rios pa­ra li­de­rar la crea­ción de em­pre­sas na­cio­na­les y pro­vee­du­ría con al­tos ni­ve­les de com­pe­ti­ti­vi­dad, pe­ro ter­mi­nan via­jan­do a otro país.

-Mu­chos de los in­ver­sio­nis­tas y em­pre­sa­rios de­jan es­ta fron­te­ra lle­ván­do­se a sus fa­mi­lias y ca­pi­ta­les que bien pu­die­ran ser la ba­se de la inversión pa­ra crear una in­dus­tria pro­pia. Ciu­dad Jua­rez a di­fe­ren­cia de Chihuahua cuen­ta con un nú­me­ro mu­cho me­nor de em­pre­sa­rios vi­vien­do en ella, y es­to se re­fle­ja en las con­di­cio­nes de inversión y ni­vel de vi­da don­de Chihuahua su­pera a Juá­rez.

La cer­ca­nía de El Pa­so y Juá­rez per­mi­te vi­vir en una ciu­dad de

pri­mer mun­do en Es­ta­dos Uni­dos y tras­la­dar­se dia­ria­men­te a tra­ba­jar en es­ta ur­be ma­nu­fac­tu­re­ra me­xi­ca­na, al­go que es im­po­si­ble en Chihuahua por la dis­tan­cia ha­cia la fron­te­ra.

Aho­ra que se vi­sua­li­za un en­du­re­ci­mien­to en la po­lí­ti­ca mi­gra­to­ria de Es­ta­dos Uni­dos con la en­tra­da del Pre­si­den­te Do­nald Trump, que ha­rá más di­fí­cil la en­tra­da de nue­vos so­li­ci­tan­tes y nue­vas con­di­cio­nes ad­ver­sas a quie­nes es­tán vi­vien­do en el país del nor­te, es tiem­po de pen­sar en re­cu­pe­rar me­xi­ca­nos con ta­len­to que se in­te­gren al li­de­raz­go del país

Pa­ra mu­chos me­xi­ca­nos emi­grar del país es si­nó­ni­mo de éxi­to y pro­gre­so, una idea que es re­sul­ta­do de una edu­ca­ción cul­tu­ral que he­mos re­ci­bi­dos des­de ni­ños y de la in­for­ma­ción que pro­vie­ne del en­torno me­diá­ti­co. Una de­por­ta­ción o una ne­ga­ción re­pre­sen­ta frus­tra­ción y sen­ti­do de fra­ca­so. Tam­bién se pue­de ver co­mo una es­tig­ma­ti­za­ción, tra­tan­do a to­dos co­mo de­lin­cuen­tes y ciu­da­da­nos de se­gun­do ni­vel.

Un me­xi­cano de­por­ta­do en las con­di­cio­nes ac­tua­les pue­de con­si­de­rar­se a sí mis­mo co­mo una per­so­na que no lo­gró sus me­tas y que ha fra­ca­sa­do en su plan de vi­da, lo que ha­rá di­fí­cil su re­in­ser­ción al país. El de­por­ta­do se­gu­ra­men­te car­ga­rá con un es­tig­ma ne­ga­ti­vo.

Es por eso que el país de­be bus­car su­pe­rar es­tas creen­cias y re­co­no­cer co­mo me­xi­ca­nos va­lio­sos a las per­so­nas de­por­ta­das. Es ne­ce­sa­rio co­mu­ni­car­les que los ne­ce­si­ta­mos pa­ra el desa­rro­llo del país y que lo que bus­ca­ban fue­ra de Mé­xi­co es posible lo­gar­lo aquí y te­ner éxi­to. Ade­más hay que ase­gu­rar­les que no los tra­ta­re­mos co­mo de­lin­cuen­tes só­lo por el com­por­ta­mien­to de unos cuan­tos.

In­clu­so hay que ir más le­jos, apli­can­do téc­ni­cas de per­sua­sión y hos­pi­ta­li­dad pa­ra atraer me­xi­ca­nos va­lio­sos y ta­len­to­sos, aho­ra que es­tán en­fren­tan­do un am­bien­te más hos­til en Es­ta­dos Uni­dos, ya sean in­do­cu­men­ta­dos o no.

Es cier­to que Mé­xi­co ado­le­ce de mu­chas co­sas a las que ellos es­tán acos­tum­bra­dos. Sin em­bar­go tie­ne las con­di­cio­nes pa­ra que lo­gren al­tos ni­ve­les de vi­da si­mi­la­res a los mu­chos paí­ses avan­za­dos, com­bi­na­dos con una cul­tu­ra que les es fa­mi­liar y de va­lo­res.

En el fu­tu­ro los paí­ses con ma­yor po­si­bi­li­dad de cre­ci­mien­to se­rán los que ten­gan una ma­yor po­bla­ción en edad pro­duc­ti­va, ta­len­to­sa y edu­ca­da. La po­bla­ción se­rá el ac­ti­vo más va­lio­so y pa­ra Mé­xi­co. Ya es tiem­po de re­ver­tir la ten­den­cia de per­der po­bla­ción y aho­ra atraer nue­va con ta­len­to, edu­ca­ción e inversión ad­qui­ri­da fue­ra del país, apli­can­do el di­cho po­pu­lar que di­ce “El que es buen ga­llo en cual­quier ga­lli­ne­ro can­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.