MO­MEN­TO DE LA VER­DAD

De­ci­sio­nes de­ben to­mar en cuen­ta có­mo se afec­ta a las per­so­nas y los pro­ce­sos

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Abraham Re­cur­sos Hu­ma­nos /Abraham Ru­bio

En una em­pre­sa, to­dos tie­nen sus “mo­men­tos de la ver­dad”. Ca­da ele­men­to de una com­pa­ñía de­be to­mar de­ci­sio­nes que tie­nen efec­tos so­bre su pro­pia per­so­na o so­bre las ac­ti­vi­da­des de las de­más.

Fer­nan­do Aya­la Es­pi­no­sa, Lí­der de Ex­pe­rien­cia La­bo­ral de BRP Mé­xi­co, re­vi­sa es­ta idea en su nue­vo li­bro ‘Mo­men­tos de la ver­dad en Re­cur­sos Hu­ma­nos’, don­de ase­gu­ra que es ne­ce­sa­rio que el sec­tor ad­mi­nis­tra­ti­vo se­pa de­tec­tar el epi­so­dio cru­cial pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes im­por­tan­tes.

El pun­to de to­ma de de­ci­sio­nes se da en to­do el per­so­nal de la in­dus­tria. Sur­ge cuan­do un tra­ba­ja­dor ana­li­za cam­biar de tra­ba­jo, cuan­do el área de in­ge­nie­ría de­ci­de to­mar pre­cau­cio­nes an­te una ac­ti­vi­dad ries­go­sa o cuan­do la fir­ma ma­nu­fac­tu­re­ra de­ci­de in­ver­tir en más per­so­nal o en la au­to­ma­ti­za­ción de la pro­duc­ción.

Aya­la Es­pi­no­sa se­ña­ló que es ne­ce­sa­rio de­tec­tar los ‘mo­men­tos de la ver­dad’ pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes más apro­pia­das, que ayu­den a me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de la in­dus­tria con un aná­li­sis in­te­gral.

Sin em­bar­go, afir­mó que los ad­mi­nis­tra­do­res de la in­dus­tria de­ben de ser cons­cien­tes de que tie­nen que ele­gir un ca­mino con una vi­sión in­te­gral de to­dos los es­la­bo­nes de la em­pre­sa. De­be con­si­de­rar­se el im­pac­to que pue­de te­ner en el tra­ba­ja­dor y en la com­pa­ñía y to­do lo que la ro­dea.

To­dos los que to­man de­ci­sio­nes en la ca­de­na de pro­duc­ción, de ge­ren­tes a ope­ra­do­res, de­ben to­mar en cuen­ta có­mo se afec­ta a las per­so­nas y los pro­ce­sos

CON­TRA LA RO­TA­CIÓN

La em­pre­sa tie­ne ‘mo­men­tos de la ver­dad’ pa­ra cual­quier ope­ra­ción, des­de la de­ci­sión de uti­li­zar o no un pro­ce­di­mien­to en el área de in­ge­nie­ría has­ta la sub­con­tra­ta­ción de per­so­nal.

Sin em­bar­go, el Lí­der de Ex­pe­rien­cia La­bo­ral de BRP Mé­xi­co afir­mó que el re­to que las em­pre­sas ma­qui­la­do­ras pre­sen­tan ac­tual­men­te es­tá re­la­cio­na­do con las es­tra­te­gias de re­ten­ción del per­so­nal ocu­pa­do de­bi­do a la ta­sa de ro­ta­ción im­pul­sa­da por la so­bre ofer­ta de tra­ba­jo.

Fer­nan­do Aya­la Es­pi­no­sa, se­ña­ló que es­ta es la ta­rea más im­por­tan­te de los de­par­ta­men­tos de re­cur­sos hu­ma­nos: de­tec­tar cuan­do el tra­ba­ja­dor se en­cuen­tra en es­ta eta­pa y ac­tuar an­te ello.

“Siem­pre ha exis­ti­do la mo­vi­li­dad la­bo­ral pe­ro aho­ra hay una so­bre ofer­ta de em­pleo y el tra­ba­ja­dor siem­pre to­ma las de­ci­sio­nes más rá­pi­do de cam­biar de un lu­gar a otra em­pre­sa si de­tec­ta un cam­bio fa­vo­ra­ble pa­ra él, en­ton­ces de­be­mos de de­tec­tar cuan­do es­to ocu­rra”, ex­pli­có.

Aya­la Es­pi­no­sa afir­mó que la so­lu­ción a es­te pro­ble­ma es “lo­grar el com­pro­mi­so del em­plea­do (“en­ga­ge­ment”), no ne­ce­sa­ria­men­te a tra­vés de una me­jo­ra en los sa­la­rios, sino en el ‘sa­la­rio emo­cio­nal’, esa par­te que tie­ne que ver con el am­bien­te la­bo­ral, las pres­ta­cio­nes y ofer­ta de ser­vi­cios”.

La im­pre­sión del pri­mer día de tra­ba­jo, pri­mer sa­la­rio re­ci­bi­do, el am­bien­te la­bo­ral, el ser­vi­cio de ca­fe­te­ría o trans­por­te, son al­gu­nos de los fac­to­res que pue­den ori­llar a que un em­plea­do se re­plan­tee la con­ti­nui­dad en una em­pre­sa.

Por ello, Fer­nan­do Aya­la se­ña­la que to­dos los es­la­bo­nes com­po­nen­tes del en­torno la­bo­ral de­ben de tra­ba­jar des­de su área de tra­ba­jo –des­de los su­per­vi­so­res has­ta guar­dias de se­gu­ri­dad– pa­ra lo­grar el sen­ti­do de per­te­nen­cia del em­plea­do, “no es un tra­ba­jo de re­cur­sos hu­ma­nos es­pe­cí­fi­ca­men­te”.

“Es ne­ce­sa­rio que en­tien­dan la im­por­tan­cia que tie­nen en el pro­ce­so de re­ten­ción del ta­len­to”, co­men­tó.

El au­tor y lí­der in­dus­trial afir­mó que el de­par­ta­men­to de re­cur­sos hu­ma­nos de­be de es­tar pre­pa­ra­do pa­ra iden­ti­fi­car cuan­do ‘los mo­men­tos de la ver­dad’ del em­plea­do ha­yan lle­ga­do o es­tén pró­xi­mos, de tal ma­ne­ra que per­mi­ta a la ge­ren­cia to­mar la de­ci­sión que per­mi­tan amor­ti­guar los efec­tos de la ro­ta­ción.

El con­cep­to, ex­pli­có, pue­de ser apli­ca­do al res­to de las ope­ra­cio­nes de la in­dus­tria, co­mo la de­ci­sión de in­ver­tir en una nue­va ope­ra­ción, no só­lo al de­par­ta­men­to que ad­mi­nis­trar el per­so­nal.

Sin em­bar­go, la in­ten­ción del li­bro es con­cien­ti­zar al sec­tor in­dus­trial acer­ca de la iden­ti­fi­ca­ción de di­chos mo­men­tos y la res­pon­sa­bi­li­dad que el área ad­mi­nis­tra­ti­va tie­ne a la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes en las em­pre­sas.

“Es por ello que tie­nen que iden­ti­fi­car esos mo­men­tos de la ver­dad, don­de tie­nen que to­mar una de­ci­sión que va a cam­biar el cur­so de la vi­da pro­pia o de las de­más, en­ton­ces de­be­mos es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra esa res­pon­sa­bi­li­dad”, co­men­tó Aya­la Es­pi­no­sa.

La aten­ción a es­tos as­pec­tos en la ac­tua­li­dad per­mi­ti­rá a la em­pre­sa una co­rrec­ción de los fac­to­res que ori­llan a la fu­ga de em­plea­dos y la dis­mi­nu­ción del im­pac­to de la ro­ta­ción en la ciu­dad.

“TE­NE­MOS QUE IDEN­TI­FI­CAR ESOS MO­MEN­TOS DE LA VER­DAD, DON­DE TIE­NE QUE TO­MAR UNA DE­CI­SIÓN QUE VA A CAM­BIAR EL CUR­SO DE LA VI­DA PRO­PIA O DE LAS DE­MÁS, EN­TON­CES DE­BE­MOS ES­TAR PRE­PA­RA­DOS PA­RA ESA RES­PON­SA­BI­LI­DAD”

“LO­GRAR EL COM­PRO­MI­SO DEL EM­PLEA­DO, NO NE­CE­SA­RIA­MEN­TE ES A TRA­VÉS DE UNA ME­JO­RA EN LOS SA­LA­RIOS, SINO EN EL ‘SA­LA­RIO EMO­CIO­NAL’, ESA PAR­TE QUE TIE­NE QUE VER CON EL AM­BIEN­TE LA­BO­RAL, LAS PRES­TA­CIO­NES Y OFER­TA DE SER­VI­CIOS”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.