LEY FIS­CAL DE TRUMP

Es­ta­dos Uni­dos se­ría más com­pe­ti­ti­vo en ma­te­ria de im­pues­tos; SAT lo ca­ta­lo­ga­ría co­mo un pa­raí­so tri­bu­ta­rio

Manufactura (Paso del Norte) - - MANUFACTURA - Abraham Ru­bio / El Dia­rio

Plan de im­pues­tos de Es­ta­dos Uni­dos ame­na­za a Mé­xi­co

La Re­for­ma Fis­cal de Es­ta­dos Uni­dos pro­pues­ta por el pre­si­den­te Do­nald Trump ame­na­za con cam­biar el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co de am­bos paí­ses.

Mien­tras que la Unión Ame­ri­ca­na bus­ca una res­truc­tu­ra­ción que per­mi­ta un ma­yor cre­ci­mien­to, Mé­xi­co po­dría que­dar fue­ra de com­pe­ten­cia y con ello, la in­ver­sión ins­ta­la­da aquí ya no se­ría tan re­di­tua­ble, se­ña­lan ex­per­tos.

La pro­pues­ta de Trump —con la cual pre­ten­de re­du­cir 2.6 bi­llo­nes de dó­la­res del dé­fi­cit co­mer­cial— con­tem­pla una ba­ja de la ta­sa cor­po­ra­ti­va má­xi­ma (im­pues­to so­bre la ren­ta) des­de el ac­tual 39 por cien­to al 20 por cien­to.

Tam­bién pro­mue­ve el cam­bio a un sis­te­ma fis­cal te­rri­to­rial, la de­duc­ción in­me­dia­ta de ac­ti­vos fi­jos y man­tie­ne la ame­na­za de la apli­ca­ción de un Im­pues­to de Ajus­te Fron­te­ri­zo (BAT, por sus si­glas en in­glés).

Las me­di­das po­drían po­ner en aprie­tos a Mé­xi­co de­bi­do a los efec­tos que ten­drían las po­lí­ti­cas en las ca­de­nas pro­duc­ti­vas, el ti­po de cam­bio y en la pér­di­da de com­pe­ti­ti­vi­dad fren­te a in­ver­sio­nes ins­ta­la­das o fu­tu­ras.

La in­cer­ti­dum­bre po­lí­ti­ca en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y el Se­na­do de los Es­ta­dos Uni­dos po­dría pro­vo­car que la re­for­ma no lle­gue a eje­cu­tar­se de­bi­do a la fal­ta de éxi­to po­lí­ti­co que ha te­ni­do el pre­si­den­te Trump con las pro­pues­tas que ha lle­va­do has­ta el mo­men­to al po­der le­gis­la­ti­vo.

RE­FOR­MA ‘TRUMPIANA’

La ma­qui­na­ción de una re­for­ma fis­cal para Es­ta­dos Uni­dos fue una de las tan­tas pro­pues­tas del pre­si­den­te Do­nald Trump du­ran­te su cam­pa­ña electoral, que de a po­co pa­só de una ho­ja con in­for­ma­ción va­ga a pro­pues­tas am­bi­cio­sas que pre­ten­den im­pul­sar la eco­no­mía.

El ‘One Pa­ge’, una ho­ja con los as­pec­tos ge­ne­ra­les de “la re­for­ma fis­cal más am­bi­cio­sa”, fue pre­sen­ta­do por el se­cre­ta­rio del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos, Ste­ve Mnu­chin, el 26 de abril.

De ella de­cla­ró lo si­guien­te: “Va­mos a dis­mi­nuir la ta­ri­fa de ne­go­cio a un 15 por cien­to. Ha­re­mos un sis­te­ma (fis­cal) te­rri­to­rial. Ten­dre­mos un im­pues­to úni­co para las ga­nan­cias ob­te­ni­das en el ex­tran­je­ro, con el que se trae­rán de vuel­ta bi­llo­nes de dó­la­res que se es­tán fue­ra del te­rri­to­rio para que mo­ti­ven la atrac­ción de in­ver­sio­nes”.

Ese fue el pri­mer acer­ca­mien­to de la anun­cia­da Re­for­ma Fis­cal, pe­ro no fue del to­do cla­ro para los mer­ca­dos: la in­ten­ción es­ta­ba ex­plí­ci­ta ta pe­ro no los de­ta­lles.

Fue has­ta el 27 de sep­tiem­bre que Mnu­chin pre­sen­tó por fin la pro­pues­ta ‘Uni­fied Tax Re­form Fra­me­work’, una do­cu­men­to que abun­dó en el te­ma y re­to­mó el pro­yec­to re­pu­bli­ca­do ‘A Bet­ter Way. Our Vi­sion for a Con­fi­dent Ame­ri­ca’ (me­jor co­no­ci­do co­mo ‘Blue­print’).

El pun­to más lla­ma­ti­vo es la fi­ja­ción de una ta­sa de im­pues­tos cor­po­ra­ti­vos (CIT, por sus si­glas en in­glés) del 20 por cien­to para las per­so­nal morales, una re­duc­ción gran­de con res­pec­to al com­bi­na­do tri­bu­ta­rio ac­tual (Fe­de­ral y Es­ta­tal) del 38.9 por cien­to.

El úl­ti­mo do­cu­men­to plan­tea la con­for­ma­ción de un Sis­te­ma Fis­cal Te­rri­to­rial que exen­ta los tri­bu­tos so­bre di­vi­den­dos del ex­tran­je­ro. Es de­cir, qui­ta­rá el Sis­te­ma Glo­bal que per­mi­tía a los em­pre­sa­rios acre­di­tar en Es­ta­dos Uni­dos el ISR re­te­ni­do en otros paí­ses.

La Re­for­ma Fis­cal plan­tea que la re­pa­tria­ción de uti­li­da­des pre­vias, que es­tén en ac­ti­vos no mo­ne­ta­rios, se­rá su­je­tas a una ta­sa CIT “me­nor” que las que es­tén en efec­ti­vo; un cam­bio que im­pli­ca­ría un be­ne­fi­cio con res­pec­to al gra­va­men ac­tual del 35 por cien­to por lo re­pa­tria­do.

La ‘Uni­fied Tax Re­form Fra­me­work’ plan­tea la de­duc­ción in­me­dia­ta del to­tal de la in­ver­sión en ac­ti­vos fi­jos ad­qui­ri­dos des­pués del 27 de sep­tiem­bre (es­ta­ría vi­gen­te al me­nos 5 años); ade­más, pro­yec­ta la de­duc­ción de in­tere­ses ne­tos a car­go se­rá par­cial­men­te li­mi­ta­da.

La pro­pues­ta plan­tea que los ac­cio­nis­tas de las em­pre­sas de­fi­ni­das co­mo en­ti­da­des fis­cal­men­te trans­pa­ren­tes —Pass-th­rough en­ti­ties, son fir­mas que no se con­si­de­ran con­tri­bu­yen­tes del ISR en el país don­de es­tán cons­ti­tui­das—, de­be­rán pa­gar una ta­sa má­xi­ma del 25 por cien­to.

Con es­to, los ac­cio­nis­tas de­ja­rán de pa­gar so­bre el in­gre­so que les co­rres­pon­de para pa­gar di­cho por­cen­ta­je.

El pro­yec­to pro­po­ne eli­mi­nar el Im­pues­to Mí­ni­mo Al­ter­na­ti­vo (AMT) –de­di­ca­do a evi­tar que la com­bi­na­ción de ex­clu­sio­nes, de­duc­cio­nes y cré­di­tos, per­mi­ta pa­gar po­co o nin­gún im­pues­to fe­de­ral–, un gra­va­men que an­tes im­pli­ca­ba para per­so­nas fí­si­cas del 26 al 28 por cien­to y en per­so­nas morales un 20 por cien­to.

A di­fe­ren­cia del ‘Blue­print’, el úl­ti­mo plan de Do­nald Trump no in­clu­yó el BAT, sin em­bar­go, los ana­lis­tas se­ña­lan que la ma­ne­ra de apli­car­lo se­rá al ne­gar la de­duc­ción de las im­por­ta­cio­nes de pro­duc­tos pro­ve­nien­tes de otros paí­ses.

En cuan­to a las per­so­nas fí­si­cas, el plan fis­cal del 27 de sep­tiem­bre se­ña­ló una ta­ri­fa de tres ni­ve­les de in­gre­so: 12%, 25% y 35%. Ello im­pli­ca una re­duc­ción con res­pec­to a la ac­tual ta­ri­fa de sie­te ni­ve­les de in­gre­so: 10%, 15%, 25%, 28%, 33%, 35% y 39.6%.

El fis­ca­lis­ta de cuen­tas cor­po­ra­ti­vas de la fir­ma Pri­ce­wa­ter­hou­se­coo­pers (PWC), Héc­tor Agui­lar, afir­mó que con es­tas me­di­das Do­nald Trump pre­ten­de re­du­cir 2.6 bi­llo­nes de dó­la­res al dé­fi­cit de 65 mil mi­llo­nes que tie­ne con Mé­xi­co.

Agui­lar pro­yec­tó que es­to po­dría me­jo­rar la ba­lan­za co­mer­cial es­ta­dou­ni­den­se de­bi­do a la ge­ne­ra­ción de más ex­por­ta­cio­nes y de me­nos im­por­ta­cio­nes, ade­más de in­cre­men­tar la pro­duc­ción na­cio­nal y pro­pi­ciar la crea­ción de em­pleos.

El ex­per­to in­di­có que lo que Es­ta­dos Uni­dos in­gre­se por el BAT le po­dría ayu­dar a ta­par el hue­co fis­cal de la re­ba­ja en las ta­sas cor­po­ra­ti­vas.

Pe­ro lo que no es­tá con­tem­pla­do es el efec­to del ti­po de cam­bio. El es­pe­cia­lis­ta es­ti­mó que el dó­lar po­dría for­ta­le­cer­se has­ta un 25 por cien­to, lo que afec­ta­ría a las ex­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses y fa­vo­re­ce­ría a la ma­nu­fac­tu­ra del la­do me­xi­cano.

UN GOL­PE A MÉ­XI­CO

El pro­yec­to de re­for­ma fis­cal de Es­ta­dos Uni­dos aún no se ha de­fi­ni­do en su to­ta­li­dad, sin em­bar­go, los avan­ces que ha da­do a co­no­cer el ga­bi­ne­te de Do­nald Trump po­drían de­jar a Mé­xi­co in­com­pe­ten­te.

Agui­lar co­men­tó que “no po­dría­mos vi­vir con un ve­cino don­de la ta­sa de im­pues­to es del 20 por cien­to y no­so­tros el 30 por cien­to, por­que las com­pa­ñías se van a em­pe­zar a ir para allá”.

La in­clu­sión del BAT, se­ña­ló Agui­lar, im­pe­di­rá a las fir­mas ma­nu­fac­tu­re­ras de­du­cir im­pues­tos so­bre las im­por­ta­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses pro­ve­nien­tes de Mé­xi­co u otros paí­ses.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.