CREAN RO­BOT 100% JUARENSE

Cues­ta la mi­tad de uno im­por­ta­do; es una opor­tu­ni­dad de desa­rro­llo pa­ra la ciu­dad

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Mar­tín Co­ro­na­do / EL DIA­RIO

La em­pre­sa juarense Me­cha­tri­nics Au­to­ma­tion di­se­ñó y fa­bri­có el pri­mer ro­bot in­dus­trial co­mer­cial to­tal­men­te he­cho en Mé­xi­co, en lo que la em­pre­sa de­fi­ne co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra ge­ne­rar una re­vo­lu­ción en la eco­no­mía de la ciu­dad.

Ja­vier Acos­ta Cas­ta­ñe­da, di­rec­tor ge­ne­ral de la em­pre­sa, ex­pli­ca que an­te la in­mi­nen­te pe­ne­tra­ción de los ro­bots a las lí­neas de pro­duc­ción de to­do el mun­do, lo que más le con­vie­ne a es­ta ur­be es en­fo­car su eco­no­mía en la crea­ción de es­te ti­po de apa­ra­tos, cu­ya de­man­da en Mé­xi­co cre­ce­rá al me­nos a 400 por cien­to de aquí al 2022.

El di­se­ño y fa­bri­ca­ción de los ro­bots es una par­te es­tra­té­gi­ca, pues el due­ño de es­ta tec­no­lo­gía, y quien ten­ga los me­jo­res técnicos e in­ven­to­res es el que sa­ca­rá la ma­yor ga­nan­cia, afir­ma el es­pe­cia­lis­ta.

Se­ña­la que la mano de obra ma­qui­la­do­ra, de la que de­pen­de el 60 por cien­to de la eco­no­mía de Juá­rez, de­ja­rá de ser el ac­ti­vo más im­por­tan­te, y da­rá pa­so a la men­te de obra, en­car­ga­da del di­se­ño.

El apa­ra­to crea­do por Me­cha­tro­nics —lla­ma­do Son­ni— no só­lo igua­la las fun­cio­nes de los que ya exis­ten en el mer­ca­do, y que se im­por­tan de Ja­pón, Chi­na y Ale­ma­nia prin­ci­pal­men­te, sino que tie­ne un sis­te­ma de vi­sión e in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial em­be­bi­do, lo que le per­mi­te re­vi­sar su pro­pio tra­ba­jo y to­mar de­ci­sio­nes so­bre lo que ha he­cho.

“Lo fui­mos en­sam­blan­do, vien­do en qué fa­lla­ba, ha­cien­do com­pa­ra­cio­nes con otros ro­bots pa­ra vol­ver­lo más ver­sá­til y com­pe­ti­ti­vo en cuan­to a ve­lo­ci­dad, pre­ci­sión y fun­cio­na­mien­to ge­ne­ral”, ex­pli­có Acos­ta Cas­ta­ñe­da mien­tras mos­tra­ba fo­tos del desa­rro­llo de to­do el pro­yec­to.

“Lo pu­si­mos a com­pe­tir con otros ro­bots co­mer­cia­les ex­tran­je­ros e hi­ci­mos mu­chos ajus­tes. Nos to­mó cer­ca de 10 me­ses des­de la con­cep­tua­li­za­ción has­ta que lo lo­gra­mos y aho­ra ya está listo pa­ra su ven­ta”, di­jo.

“Lo hi­ci­mos por­que nos apa­sio­na y por­que hay una opor­tu­ni­dad de mer­ca­do muy gran­de, un mer­ca­do en el que no­so­tros te­ne­mos mu­chas ven­ta­jas. La di­fe­ren­cia es que un ro­bot co­mer­cial te cues­ta 38 mil dó­la­res. Es­te cues­ta me­nos de la mi­tad de eso”, ex­pli­ca.

Al pre­cio de un im­por­ta­do hay que su­mar un 50 por cien­to de gas­tos adi­cio­na­les: des­de el tras­la­do has­ta la ca­pa­ci­ta­ción y el man­te­ni­mien­to.

“Cuan­do com­pras un ro­bot ade­más de lo que cues­ta, lo tie­nes que im­por­tar, en­ton­ces los aran­ce­les de un ja­po­nés o chino son al­tí­si­mos, has­ta un 32 por cien­to, más los trá­mi­tes”, in­di­ca.

“Tie­nes que pa­gar el IVA, con­tra­tar a una em­pre­sa ter­ce­ra pa­ra que te lo man­de, y ade­más un es­pe­cia­lis­ta pa­ra que te lo pue­da ins­ta­lar… hay que ca­pa­ci­tar a tu gen­te, cuán­to te cues­ta la ca­pa­ci­ta­ción. Son cos­tos muy al­tos pa­ra la in­dus­tria, em­pie­zan a gas­tar di­ne­ro des­de que lo se­lec­cio­nan has­ta que lo traen”, aña­de.

Cuan­do la má­qui­na empieza a fa­llar, el man­te­ni­mien­to y las re­pa­ra­cio­nes son cos­tos adi­cio­na­les que las em­pre­sas no ven de pri­me­ra ins­tan­cia.

Otro de los gas­tos es la ca­pa­ci­ta­ción, pues uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas de las plan­tas que tie­nen ro­bots es que no en­cuen­tran per­so­nal listo pa­ra ma­ne­jar y pro­gra­mar­los, y eso les re­sul­ta muy ca­ro, ex­pli­ca el di­rec­tor de Me­cha­tro­nics.

El apa­ra­to he­cho en Juá­rez está di­se­ña­do pa­ra cual­quier tra­ba­jo: en­sam­bles, tras­la­do de ma­te­ria­les, ve­ri­fi­ca­cio­nes, prue­bas de pro­duc­tos, en­tre mu­chos otros.

“JUÁ­REZ NO TIE­NE EL EN­SAM­BLA­JE CO­MO VEN­TA­JA, SINO LOS PRO­CE­SOS, LAS IDEAS Y ES­TRUC­TU­RAS QUE SE HAN HE­CHO YA GE­NE­RA­CIO­NAL­MEN­TE… EL FUER­TE DE JUÁ­REZ ES EL SA­BER LOS PRO­CE­SOS PA­RA HA­CER LOS PRO­DUC­TOS CON UNA CA­LI­DAD TRE­MEN­DA. EL PER­SO­NAL DE EN­SAM­BLA­JE ES CA­DA VEZ ME­NOS, POR ESO LAS EM­PRE­SAS BA­TA­LLAN PA­RA CON­SE­GUIR­LO Y MAN­TE­NER­LO”

ROBOTIZAR ES LA OP­CIÓN

El es­pe­cia­lis­ta en au­to­ma­ti­za­ción ex­pli­ca que la gen­te que an­tes es­ta­ba dis­pues­ta a tra­ba­jar ha­cien­do en­sam­bles aho­ra no quie­re ha­cer­lo por que los salarios son bajos. Eso cau­sa un al­to ni­vel de ro­ta­ción y mu­chas com­pli­ca­cio­nes pa­ra con­se­guir per­so­nal.

Por ello, agre­ga Acos­ta Cas­ta­ñe­da, la op­ción que tie­ne la in­dus­tria es el uso de ro­bots, que ca­da vez se va ha­cien­do más fac­ti­ble.

Di­jo que to­do se re­du­ce al cos­to. Un ro­bot chi­co, de 28 mil dó­la­res, ya con to­dos los gas­tos aña­di­dos cues­ta cer­ca de 42 mil dó­la­res pues­to.

Un tra­ba­ja­dor im­pli­ca un cos­to pa­ra la em­pre­sa de cer­ca de 9 mil 500 dó­la­res anua­les, lo que su­po­ne que la in­ver­sión del ro­bot —si hi­cie­ra só­lo el tra­ba­jo de un em­plea­do— se re­cu­pe­ra en po­co más de 4 años.

El ro­bot juarense cues­ta cer­ca de la mi­tad de eso —al­re­de­dor de 20 mil dó­la­res, un dato que la em­pre­sa no pre­ci­só— lo que im­pli­ca que pa­ra las ma­qui­las, el re­torno de la in­ver­sión es de só­lo dos años.

Acos­ta se­ña­la que los ro­bots im­pli­can que las fir­mas se vol­ve­rán más com­pe­ti­ti­vas. Ade­más, no tie­nen que in­ver­tir di­ne­ro y ener­gía en es­tar com­ba­tien­do la ro­ta­ción de per­so­nal, y po­drán en­fo­car­se más en pro­du­cir, que es su ver­da­de­ra fun­ción.

LAS VEN­TA­JAS

La pri­mer ven­ta­ja de Son­ni es el pre­cio. El ro­bot más eco­nó­mi­co en el mer­ca­do es de unos 28 mil dó­la­res, y ya pues­to en Juá­rez va­le cer­ca de 42 mil dó­la­res, pues se pa­ga al­re­de­dor un 50 por cien­to adi­cio­nal por el trans­por­te y la im­por­ta­ción, se­gún las es­ti­ma­cio­nes de Me­cha­tro­nics.

“Pe­ro a ese cos­to hay que su­mar otros car­gos co­mo ca­pa­ci­ta­ción, que ade­más es muy di­fí­cil de con­se­guir, ge­ne­ral­men­te hay que man­dar a la gen­te al ex­tran­je­ro. Un cur­so bá­si­co cues­ta 5 mil dó­la­res por per­so­na y lue­go si­guen otros dos ni­ve­les”.

Otros gas­tos son el de man­te­ni­mien­to y re­pa­ra­ción, que ade­más im­pli­can te­ner el ro­bot in­ha­bi­li­ta­do has­ta que se pue­dan con­se­guir pie­zas o el téc­ni­co.

Acos­ta ex­pil­ca que una se­gun­da ven­ta­ja es el so­por­te lo­cal.

Los técnicos de la em­pre­sa es­tán pa­ra ha­cer des­de la in­te­gra­ción e ins­ta­la­ción, has­ta el man­te­ni­mien­to. La ma­yo­ría de las pie­zas son de ma­nu­fac­tu­ra juarense a ex­cep­ción de mo­to­res y una trans­mi­sión que se ha­ce en el país.

Una ter­cer ven­ta­ja es que el ro­bot se com­pra ya con los ca­be­za­les o ma­ne­ra­les que se ne­ce­si­ten pa­ra ha­cer la ope­ra­ción, que son di­se­ña­dos aquí mis­mo.

IN­NO­VA­DOR

El ro­bot de ma­nu­fac­tu­ra juarense tie­ne al­go que has­ta aho­ra Me­ca­tró­ni­ca no ha vis­to en el mer­ca­do. Se tra­ta de un sis­te­ma de vi­sión em­be­bi­do y equi­pa­men­to de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que per­mi­te al apa­ra­to una re­vi­sión de ca­li­dad de lo que está ha­cien­do, y la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre una fa­lla en la pie­za.

Acos­ta ex­pli­ca que hay ro­bots a los que se les in­te­gra otros sis­te­mas de vi­sión, pe­ro al no ser em­be­bi­dos no tie­nen el mis­mo desem­pe­ño.

“Otros tie­nen la ca­pa­ci­dad de ver lo que es­tán ha­cien­do, la ma­yo­ría son ro­bots ton­tos, es­te tie­ne em­be­bi­do un sis­te­ma que le per­mi­te ha­cer su tra­ba­jo, re­vi­sar­lo con un sis­te­ma de vi­sión y de­ter­mi­nar si el tra­ba­jo está listo pa­ra pa­sar­lo al si­guien­te pro­ce­so”, ex­pli­ca.

“La in­te­gra­ción es co­mo si po­nes unos ojos que al­guien más hi­zo, no fun­cio­nan igual que los que no­so­tros mis­mos hi­ci­mos e ins­ta­la­mos ya en el ro­bot”, in­di­ca.

CA­LI­DAD MUN­DIAL

El di­rec­tor de Me­cha­tro­nics in­di­có que ade­más de las prue­bas de ca­li­dad que se han he­cho, lo que ga­ran­ti­za el fun­cio­na­mien­to del apa­ra­to es que Son­ni fue desa­rro­lla­do con cer­ti­fi­ca­cio­nes en ISO 9001-2015 que apli­can pa­ra di­se­ño y pro­duc­ción.

“No du­do que ha­brá ajus­tes en los pri­me­ros pro­duc­tos, pe­ro la ven­ta­ja es que no­so­tros es­ta­mos aquí, y que va­mos a es­tar de la mano del clien­te”, agre­ga.

La em­pre­sa ofre­ce en­tre­ga en al­re­de­dor de 4 se­ma­nas, si­mi­lar a los de im­por­ta­ción, con la di­fe­ren­cia de que ya está aquí con to­do y su ins­ta­la­dor.

Ade­más ofre­cen ga­ran­tías en to­da la par­te del soft­wa­re, mien­tras que en par­tes eléc­tri­cas y me­cá­ni­cas, se otor­ga pro­tec­ción por un año.

“SI SE LO DE­JAS A LOS EX­TRAN­JE­ROS, SIEM­PRE VAS A DE­PEN­DER DE ELLOS. LO QUE NE­CE­SI­TA­MOS ES UNA IN­SUR­GEN­CIA, CO­MO ME­XI­CA­NOS, DES­PER­TAR A LA IN­NO­VA­CIÓN Y CUI­DAR NUES­TROS IN­TERE­SES CO­MO PAÍS”

RE­VO­LU­CIÓN VS ÉTI­CA

Acos­ta Cas­ta­ñe­da se­ña­la que fa­ci­li­tar la en­tra­da de ro­bots en la in­dus­tria juarense tie­ne más ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas que des­ven­ta­jas éti­cas. “Es­ta­mos po­nien­do una má­qui­na que ge­ne­ra­rá pro­duc­ti­vi­dad”, di­ce.

Al po­der in­tro­du­cir los ro­bots se les evi­ta a las em­pre­sas el gas­to de ro­ta­ción de per­so­nal, y to­das las com­pli­ca­cio­nes que trae por cur­va de apren­di­za­je.

Al po­ner ro­bots, se­ña­la, la ma­qui­la­do­ra se ha­ce más pro­duc­ti­va y eso ga­ran­ti­za que se que­de en Juá­rez a se­guir ge­ne­ran­do tra­ba­jo, que ya no ne­ce­sa­ria­men­te son los peo­res pa­ga­dos.

“La má­qui­na va a des­pla­zar a cier­to ti­po de em­pleo, y va a ge­ne­rar más pro­duc­ti­vi­dad. Una per­so­na que ge­ne­ra erro­res, scrap y pér­di­da de tiempo va a ge­ne­rar ma­los nú­me­ros, y eso nos ha­ce ver co­mo fal­tos de com­pe­ti­ti­vi­dad an­te los cor­po­ra­ti­vos, que igual pue­den abrir su plan­ta en Es­ta­dos Uni­dos al­ta­men­te ro­bo­ti­za­da”, aña­de.

Agre­ga que no to­do es ro­bó­ti­co, en mu­chas co­sas las per­so­nas si­guen in­dis­pen­sa­bles.

“Juá­rez no tie­ne el en­sam­bla­je co­mo ven­ta­ja, sino los pro­ce­sos, las ideas y es­truc­tu­ras que se han he­cho ya ge­ne­ra­cio­nal­men­te… el fuer­te de Juá­rez es el sa­ber los pro­ce­sos pa­ra ha­cer los pro­duc­tos con una ca­li­dad tre­men­da. El per­so­nal de en­sam­bla­je es ca­da vez me­nos, por eso las em­pre­sas ba­ta­llan pa­ra con­se­guir­lo y man­te­ner­lo”, aña­de.

“En lo que nos te­ne­mos que en­fo­car es pre­ci­sa­men­te en la ro­bo­ti­za­ción, por­que sa­be­mos los pro­ce­sos, pe­ro la fal­ta de mano de obra nos está fre­nan­do”, se­ña­la.

Acos­ta Cas­ta­ñe­da afir­ma que el cam­bio que de­be pro­cu­rar Juá­rez es de ge­ne­rar fa­bri­can­tes de ro­bots y el desa­rro­llo de au­to­ma­ti­za­do­res, por­que el país que ten­ga a los me­jo­res técnicos con los me­jo­res sis­te­mas al mejor cos­to es el que se­rá más com­pe­ti­ti­vo. Ya no se tra­ta de mano de obra.

El equi­po de Me­cha­tro­nics desa­rro­lló el apa­ra­to a lo lar­go de 10 me­ses

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.