MANUFACTURAN ‘TINY HOUSES’

Ims­sa con­vier­te vie­jos con­te­ne­do­res en mi­cro­ca­sas

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Mar­tín Co­ro­na­do / EL DIA­RIO

Las men­tes y ma­nos jua­ren­ses son asom­bro­sas. Lo que an­tes fue­ra un vie­jo con­te­ne­dor gol­pea­do de 40 pies de lar­go ha si­do con­ver­ti­do en una só­li­da y aco­ge­do­ra ca­sa in­te­li­gen­te mó­vil que in­clu­ye co­ci­na, ba­ño, sa­la y has­ta zo­na de la­va­do en tan só­lo 320 pies cua­dra­dos. Tam­bién tie­ne fo­to­cel­das y sis­te­mas de lu­ces y cli­ma que pue­den ser con­tro­la­dos a dis­tan­cia des­de el te­lé­fono.

La vi­vien­da —cu­yas me­di­das en me­tros son apro­xi­ma­da­men­te de 12 por 2.4 me­tros pa­ra un to­tal cer­cano a 30 me­tros cua­dra­dos— está lis­ta pa­ra su en­tre­ga en el pa­tio de Ims­sa, una fir­ma juarense que le está apos­tan­do a un nue­vo ni­cho de mer­ca­do en Es­ta­dos Uni­dos.

Os­car Mi­ra­mon­tes Gon­zá­lez, di­rec­tor ge­ne­ral del pro­yec­to de las ca­sas mó­vi­les pa­ra Ims­sa ex­pli­ca que es­te ti­po de vi­vien­das —lla­ma­das tiny houses— tie­nen un mer­ca­do muy es­pe­cí­fi­co en Es­ta­dos Uni­dos, pues son pa­ra una nue­va cla­se de clien­te que ya no quie­re la ca­sa tra­di­cio­nal, que desea apro­ve­char ma­te­ria­les re­ci­cla­dos o que se mue­ve cons­tan­te­men­te de ciu­dad.

Tam­bién se di­se­ña­ron pa­ra quien quie­re una ca­sa de cam­po bá­si­ca con la ca­pa­ci­dad de mo­ver­se de lu­gar. Otro ni­cho de mer­ca­do que es­tán ex­plo­ran­do es el de los ne­go­cios que gra­cias a es­te ti­po de cons­truc­cio­nes se pue­den ha­cer mó­vi­les, y lle­var­se de una pla­ya a una pla­za —co­mo un bar que ar­ma­ron y man­da­ron a Ca­li­for­nia—, y que tam­bién pue­den usar­se co­mo clí­ni­cas e ins­ta­la­cio­nes de se­gu­ri­dad pa­ra zo­nas de desas­tre.

El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­ca que la ba­se son con­te­ne­do­res de me­tal, de los que se uti­li­zan en los bar­cos pa­ra tras­la­dar mer­can­cías, y que tam­bién se pue­den su­bir a una pla­ta­for­ma de trái­ler.

So­bre es­tos con­te­ne­do­res —que pue­den ser de 20 a 60 pies de lar­go (6 a 18 me­tros) se di­se­ñan cor­tes y re­fuer­zos pa­ra ha­cer ca­da uno de los pro­yec­tos, se­gún las ne­ce­si­da­des de ca­da clien­te.

Los in­te­rio­res se re­cu­bren con ma­de­ra, ta­bla-ro­ca, pin­tu­ra y otros aca­ba­dos de ma­ne­ra que por den­tro se sien­ten exac­ta­men­te co­mo una ca­sa.

“La ma­yor ven­ta­ja que te dan es la mo­vi­li­dad, por­que pue­des lle­var­te tu ca­sa tal cual a don­de tú quie­ras. In­clu­so en Es­ta­dos Uni­dos está sur­gien­do una ten­den­cia en la que los ciu­da­da­nos se cam­bian de una ciu­dad a otra, usan­do cam­pos si­mi­la­res a los de las tra­di­cio­na­les re­mol­ques, pe­ro aho­ra son es­pa­cios pa­ra otro ni­vel eco­nó­mi­co que se ren­tan pa­ra es­te ti­po de vi­vien­da”, afir­mó.

Di­jo que Juá­rez se con­vier­te en un buen pun­to pa­ra ma­nu­fac­tu­rar es­tos pro­duc­tos, —de los cua­les ya se ex­por­ta­ron los pri­me­ros dos— por­que está reunien­do va­rios fac­to­res.

Se­ña­la que por un la­do, con la in­ter­mo­dal de San­ta Te­re­sa en opee­ra­ción, se van a po­der con­se­guir los con­te­ne­do­res a buen pre­cio. Por otro la­do, la mano de obra ca­pa­ci­ta­da está lle­gan­do de­por­ta­da de Es­ta­dos Uni­dos y bus­ca un lu­gar pa­ra tra­ba­jar.

Ade­más en es­ta zo­na se ha desa­rro­lla­do co­no­ci­mien­to de au­to­ma­ti­za­ción que per­mi­te do­tar de in­te­li­gen­cia a las ca­sas, y de equi­pa­men­to ver­de co­mo fo­to­cel­das y ge­ne­ra­do­res eó­li­cos.

Mi­ra­mon­tes Gon­zá­lez ex­pli­có que las vi­vien­das se pue­den ha­cer bajo pe­di­do y que si es ne­ce­sa­rio existe la po­si­bi­li­dad de api­lar los con­te­ne­do­res, o unir­se uno con otro en una so­la plan­ta pa­ra dar más am­pli­tud.

Mi­guel Mi­ra­mon­tes Gon­zá­lez, ge­ren­te de ven­tas de Ims­sa, ex­pli­có que es­tán en plá­ti­cas con una com­pa­ñía de Hous­ton que pre­ten­de uti­li­zar es­te ti­po de vi­vien­das co­mo par­te de la re­cons­truc­ción des­pués del hu­ra­cán Har­vey que azo­tó la zo­na.

Di­jo que in­clu­so es­tán con­tem­plan­do usar­las co­mo la ba­se de las ca­sas tra­di­cio­na­les, a ma­ne­ra de pri­me­ra plan­ta, pa­ra evi­tar da­ños du­ran­te inun­da­cio­nes fu­tu­ras.

Los con­te­ne­do­res, agre­ga, per­mi­ten ce­rrar her­mé­ti­ca­men­te puer­tas y ven­ta­nas pa­ra que el in­te­rior no su­fra da­ños en ca­so de inun­da­ción.

Otra op­ción, ex­pli­can, es uti­li­zar­las co­mo clí­ni­cas mó­vi­les tam­bién pa­ra ca­sos de desas­tre. Or­ga­ni­za­cio­nes o el pro­pio go­bierno pue­den mo­vi­li­zar es­te ti­po de ca­sas equi­pa­das co­mo clí­ni­cas a zo­nas de sis­mos o de hu­ra­ca­nes pa­ra aten­der a la po­bla­ción en ca­so de desas­tre, pues se pue­den re­ti­rar una vez que se re­suel­van los pro­ble­mas emer­gen­tes.

IN­TE­LI­GEN­CIA

Las vi­vien­das que se or­de­nan a Ims­sa pue­den ser equi­pa­das con sis­te­mas de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial.

Di­chos sis­te­mas pue­den con­tro­lar des­de vál­vu­las de agua y des­car­ga, has­ta ca­le­fac­ción, lu­ces e in­clu­so dis­po­si­ti­vos de se­gu­ri­dad, pa­ra dar ma­yor con­fort a los ha­bi­tan­tes.

Tam­bién pue­den in­cluir cir­cui­tos de ge­ne­ra­ción de ener­gía so­lar y eó­li­ca que les dan ma­yor sus­ten­ta­bi­li­dad y au­to­no­mía cuan­do se uti­li­zan en el cam­po o en zo­nas don­de no hay ser­vi­cios.

Pa­ra la ins­ta­la­ción de es­tas vi­vien­das bas­ta con po­ner de­ter­mi­na­da can­ti­dad de pi­lo­tes en el pi­so o una pla­ta­for­ma só­li­da y co­lo­car­la ahí.

Pa­ra su mo­vi­mien­to, la ca­sa se pue­de le­van­tar con un grúa y lue­go se de­po­si­ta en la ca­ja de un trái­ler o en el tren y lue­go se tans­por­ta a cual­quier par­te del mun­do.

Las vi­vien­das es­tán pen­sa­das pa­ra un pre­cio de en­tre 35 mil y 40 mil dó­la­res, pe­ro de­pen­de del ni­vel de equi­pa­men­to con el que se pi­dan. Las per­so­nas in­tere­sa­das pue­de so­li­ci­tar­las di­rec­ta­men­te a la em­pre­sa, cu­yo si­tio de in­ter­net es www.ims­sa1.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.