JUÁ­REZ Y EL DRA­GÓN

An­te las ame­na­zas glo­ba­les, Chi­na es el mejor alia­do

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Mar­tín Co­ro­na­do / El Dia­rio

Afi­na­les de los 90, Chi­na es­ta­ba a pun­to de sur­gir co­mo la po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial que es aho­ra. En ese tiempo, Aa­rón Acos­ta Gue­va­ra, un ca­mar­guen­se con re­cién ter­mi­na­ba su ca­rre­ra de eco­no­mía en UTEP.

Ape­nas te­nía dos días de gra­dua­do cuan­do to­mó su pri­mer vue­lo a Orien­te y le apos­tó su vi­da a El Dra­gón. “Le ati­né a Chi­na”, di­ce or­gu­llo­so.

Tras 17 años vi­vien­do la mi­tad del tiempo en Chi­na y la otra mi­tad en Chihuahua, el em­pre­sa­rio afir­ma que aho­ra que Es­ta­dos Uni­dos está to­man­do una pos­tu­ra di­fe­ren­te con Mé­xi­co las opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios con Orien­te se abren de mu­chas ma­ne­ras.

“Lo que Trump está ha­cién­do­nos es un fa­vor”, bro­mea. “Lo que ne­ce­si­tá­ba­mos era al­go que nos sa­cu­die­ra pa­ra que em­pe­zá­ra­mos a ver otros ho­ri­zon­tes”, agre­ga.

Afir­ma que las po­si­bi­li­da­des en­tre una tie­rra co­mo Juá­rez, co­mo Chihuahua y el po­ten­cial co­mer­cial e in­dus­trial que tie­ne Chi­na son in­fi­ni­tas.

CO­MER­CIO

La pri­me­ra po­si­bi­li­dad es el co­mer­cio. El es­pe­cia­lis­ta en Chi­na in­di­ca que la tie­rra de El Dra­gón es un mun­do de pro­duc­tos en don­de, con­tra­rio a lo que se pien­sa, exis­ten to­dos los ni­ve­les de ca­li­dad y pre­cio po­si­bles.

Se­ña­la que ellos han desa­rro­lla­do una ca­pa­ci­dad in­dus­trial con la que pue­den ha­cer prác­ti­ca­men­te lo que sea.

Eso per­mi­ti­ría a los me­xi­ca­nos traer pro­duc­tos y sus­ti­tuir lo que se com­pra de Es­ta­dos Uni­dos y otras par­tes del mun­do a me­jo­res pre­cios.

Por otro la­do, agre­ga, Chi­na tam­bién es un mer­ca­do enor­me, al que se le pue­den ven­der mu­chas co­sas que se pro­du­cen aquí, ya que pa­ra ellos las co­sas de Oc­ci­den­te im­pli­can es­ta­tus so­cial.

El pro­ble­ma, agre­gó, es que pa­ra lo­grar bue­nos ne­go­cios con Chi­na, pri­me­ro hay que co­no­cer, una la­bor que no mu­chos han lo­gra­do.

ESTÁ EN CHINO

Acos­ta Gue­va­ra na­rra que su lle­ga­da a Chi­na no es­tu­vo fá­cil. El pri­mer año fue pa­ra in­ten­tar apren­der a ha­blar man­da­rín, una cues­tión en la que no tu­vo mu­cho éxi­to, has­ta unos años des­pués, cuan­do co­no­ció a ‘Harry’. Jiang Hao, a quien apo­dó así por el ma­go Pot­ter de la pe­lí­cu­la, es un chino na­ti­vo in­ge­nie­ro en sis­te­mas que aho­ra tie­ne al­re­de­dor de 40 años, y que en­ton­ces ba­ta­lla­ba con las ma­te­má­ti­cas.

Aa­rón lo­gró in­ter­cam­biar la en­se­ñan­za de ma­te­má­ti­cas por la de man­da­rín, y des­de ahí em­pe­zó su co­no­ci­mien­to de la cul­tu­ra chi­na, que aho­ra le per­mi­te ha­cer ne­go­cios con ellos con una fa­ci­li­dad que po­cos me­xi­ca­nos tie­nen.

“Son muy es­pe­cia­les, te­ne­mos cos­tum­bres muy di­fe­ren­tes, y eso mu­chas ve­ces com­pli­ca los ne­go­cios cuan­do no sa­bes”, ex­pli­ca.

“Pa­ra ellos, los ne­go­cios se cie­rran con al­cohol y en la me­sa, y es mu­cho mejor cuan­do es­tás in­te­gra­do… yo en­ten­dí es­to una vez que lle­gué en bicicleta a ce­rrar un ne­go­cio de 300 mil dó­la­res. Cla­ro, ellos de­cían, es mexicano pe­ro ha­bla man­da­rín, y vie­ne en bicicleta… em­pie­zan a con­fiar, en­ton­ces te abren las puer­tas”, in­di­ca.

TIE­NEN MA­QUI­NA­RIA

La fa­ci­li­dad de ha­cer ne­go­cios con ellos ya rin­dió fru­tos. Acos­ta Gue­va­ra ha lo­gra­do la im­por­ta­ción de ma­qui­na­ria agrí­co­la y mi­ne­ra pa­ra la ins­ta­la­ción de dos em­pre­sas en el es­ta­do —cu­yos nom­bres pi­dió no pu­bli­car—.

Una de ellas está ex­por­tan­do mi­ne­ral a Chi­na pa­ra la cons­truc­ción de edi­fi­cios y la otra ven­de su pro­duc­to co­mes­ti­ble por to­do el país gra­cias a una má­qui­na que cos­tó la ter­ce­ra par­te de lo que ha­brían pa­ga­do por una de ma­nu­fac­tu­ra ale­ma­na.

Aa­rón se­ña­la que pre­ci­sa­men­te es­ta es una de las po­si­bi­li­da­des que se abren. Allá se pue­de con­se­guir a buen pre­cio cual­quier ti­po de ma­qui­na­ria, pa­ra ha­cer el cual­quier pro­duc­to y lue­go ex­por­tar­lo a Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá o el res­to de Amé­ri­ca.

IN­VER­SIO­NES COM­PLE­TAS

La otra po­si­bi­li­dad tie­ne que ver con al­go que Juá­rez sa­be ha­cer muy bien: ma­qui­las.

Los chi­nos, afir­ma, tie­nen to­da la in­ten­ción de in­ver­tir en Mé­xi­co pa­ra po­der apro­ve­char to­dos los tra­ta­dos co­mer­cia­les, pe­ro no tie­nen ni idea de la mag­ni­tud fa­bril de Juá­rez.

“A va­rios les he mos­tra­do las fá­bri­cas que hay aquí: BRP, Fox­conn, Cum­mins, Bosch y to­dos se que­dan sor­pren­di­dos, no tie­nen idea de lo que sig­ni­fi­ca es­ta ciu­dad… en uno de los ca­sos uno ha­bló in­me­dia­ta­men­te a Fox­conn pa­ra con­fir­mar la ubi­ca­ción y efi­cien­cia de esa em­pre­sa en Juá­rez… ellos quie­ren ve­nir, pe­ro te­ne­mos que dar­les la con­fian­za pa­ra que pue­dan ate­rri­zar bien”, agre­ga.

QUÉ FAL­TA

Tras los 17 años via­jan­do de Orien­te a Oc­ci­den­te, Acos­ta Gue­va­ra tie­ne una opi­nión so­bre lo que ne­ce­si­tan apren­der los jó­ve­nes en Mé­xi­co pa­ra desa­rro­llar­se. Por eso ha es­ta­do ofre­cien­do con­fe­ren­cias, la úl­ti­ma de ellas en el Tec de Juá­rez, en don­de ha­bló a los es­tu­dian­tes so­bre las co­sas más im­por­tan­tes que de­ben desa­rro­llar: la de­di­ca­ción, la pun­tua­li­dad, y el en­fo­que.

“Es­tar en las re­des so­cia­les, es­pe­rar el fin de semana pa­ra an­dar de an­tro no les va a de­jar na­da, si uno ve la de­di­ca­ción que tie­nen los chi­nos en­ton­ces ve­rás que pa­ra com­pe­tir, tie­nes que ha­cer­te así, de­di­ca­do”, se­ña­ló.

En­tre las co­sas que hay que desa­rro­llar rá­pi­da­men­te, in­di­ca, está la ro­bó­ti­ca y la au­to­ma­ti­za­ción, el co­no­ci­mien­to del am­bien­te de ne­go­cios, có­mo pa­gar im­pues­tos, có­mo im­por­tar una má­qui­na, por­que las em­pre­sas sean pro­pias, chi­nas o de cual­quier par­te que ven­gan, van a ne­ce­si­tar eso.

Aa­rón Acos­ta Gue­va­ra con Xu Zhi­jun, vi­ce­pre­si­den­te Hua­wei Tech­no­lo­gies Co. Ltd. en Bei­jing

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.