EL MEJOR AMI­GO DE LA IN­DUS­TRIA

Pe­rros evi­tan con­ta­mi­na­ción de car­gas de la ma­qui­la­do­ra

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Cinth­ya Ávila/ El Dia­rio

Un ca­mión de car­ga lle­va la pro­duc­ción de to­do un día de una ma­qui­la­do­ra. Se de­tie­ne en un pun­to de ins­pec­ción ca­ni­na que se en­cuen­tra a me­nos de dos ki­ló­me­tros del puen­te Internacional Za­ra­go­za-ys­le­ta. El cho­fer ba­ja. En­ton­ces, un pe­rro pas­tor ale­mán se acer­ca y en­tra en ac­ción. El ani­mal se en­fo­ca en el trái­ler y con agu­de­za, vi­gi­la­do siem­pre por su en­tre­na­dor, co­mien­za a ol­fa­tear el vehícu­lo en bus­ca de ob­je­tos que no de­ben cru­zar la fron­te­ra, co­mo ar­mas o dro­gas.

Pri­me­ro el can se acer­ca a re­vi­sar el lu­gar del con­duc­tor. Ba­ja a una de las llan­tas de­lan­te­ras y de ahí pa­sa la na­riz por to­da la de­fen­sa sin de­jar de ol­fa­tear. Ins­pec­cio­na la otra llan­ta de­lan­te­ra y se sigue al­re­de­dor de to­da la ca­ja has­ta com­ple­tar la vuel­ta en­te­ra.

El pas­tor ale­mán for­ma par­te del Gru­po Ca­nino, mejor co­no­ci­do co­mo Uni­dad K9.

El tra­ba­jo de los pe­rros es cru­cial pa­ra la in­dus­tria, pues dan cer­ti­dum­bre a las car­gas que ex­por­ta la ma­qui­la­do­ra, se­ña­la En­ri­que Do­mín­guez Fi­gue­roa, res­pon­sa­ble de la Uni­dad K9.

Do­mín­guez Fi­gue­roa ex­pli­ca que los pe­rros cuen­tan con el en­tre­na­mien­to y ex­pe­rien­cia pa­ra pres­tar es­te ser­vi­cio al sec­tor de la trans­for­ma­ción.

La uni­dad que está ac­tual­men­te bajo su man­do da ser­vi­cio a Fle­tes So­te­lo y Trans­por­tes 7. El equi­po está in­te­gra­do por 18 pe­rros de las ra­zas pas­tor ale­mán, pas­tor bel­ga y pas­tor ho­lan­dés.

Es­tos es­tán dis­tri­bui­dos en­tre el Puen­te Za­ra­go­za y el Puen­te Internacional Cór­do­va-amé­ri­cas, pres­tan­do ma­yor én­fa­sis al pri­mer cru­ce, por el vo­lu­men de ex­por­ta­cio­nes que pa­sa por ese re­cin­to, ex­pli­có Do­mín­guez Fi­gue­roa.

La la­bor de ins­pec­ción de car­gas, re­fi­rió el en­tre­na­dor, quien tie­ne 27 años de ex­pe­rien­cia en el adies­tra­mien­to de pe­rros, re­pre­sen­ta una fun­ción cru­cial en el co­mer­cio ex­te­rior de la lo­ca­li­dad.

Los ani­ma­les se en­car­gan de re­vi­sar que las ex­por­ta­cio­nes en­via­das ha­cia Es­ta­dos Uni­dos, el prin­ci­pal so­cio co­mer­cial de Mé­xi­co y con­cre­ta­men­te de Ciu­dad Juá­rez, va­yan li­bres de es­tu­pe­fa­cien­tes.

En­ri­que Do­mín­guez re­sal­tó que se tra­ta de un te­ma de com­pe­ti­ti­vi­dad, pues la ins­pec­ción ca­ni­na ga­ran­ti­za la se­gu­ri­dad de los em­bar­ques que en­tran a Es­ta­dos Uni­dos.

Una car­ga con­ta­mi­na­da pro­vo­ca la pér­di­da de la cer­ti­fi­ca­ción que fa­ci­li­ta a las em­pre­sas el cru­ce rá­pi­do de las mer­can­cías. Re­cu­pe­rar­la im­pli­ca me­ses de ar­duo tra­ba­jo y una in­ver­sión de de­ce­nas de mi­les de pesos.

Pa­ra per­te­ne­cer a la Uni­dad K9 el pe­rro de­be cum­plir con va­rias ca­rac­te­rís­ti­cas, de­ta­lló el en­tre­na­dor.

La bá­si­ca es ser de una ra­za re­sis­ten­te a va­rias con­di­cio­nes cli­má­ti­cas, ro­bus­ta, ágil y con mu­cha se­gu­ri­dad.

Las an­te­rio­res son cum­pli­das en su ma­yo­ría por las ra­zas ac­tual­men­te en ser­vi­cio den­tro del gru­po.

Sin em­bar­go, las cua­li­da­des son ta­les que ape­nas 1 de ca­da 40 pe­rros lle­ga a ser can­di­da­to idó­neo pa­ra la­bo­rar en la ins­pec­ción, di­jo En­ri­que Do­mín­guez.

Des­de que son ca­cho­rros y has­ta cum­plir 1 año de edad los ca­ni­nos lle­van su en­tre­na­mien­to, ba­sa­do en la mo­ti­va­ción aso­cia­do con aro­mas.

Pa­ra ello se tra­ba­ja en la ca­pa­ci­dad de bús­que­da, in­te­rés y el ins­tin­to de pre­sa. La ma­ne­ra de ope­rar es ha­cer que el pe­rro re­la­cio­ne los aro­mas de ar­mas o dro­gas con un ju­gue­te, que se con­vier­te en una re­com­pen­sa tras una bús­que­da exi­to­sa.

Una vez den­tro del gru­po ca­nino, los bus­ca­do­res de cua­tro pa­tas son ali­men­ta­dos con cro­que­tas de acuer­do a su edad y que les apor­ten los nu­trien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra su desa­rro­llo.

En pro­me­dio ca­da miem­bro de la uni­dad tra­ba­ja cua­tro ho­ras dia­rias, con in­ter­va­los de des­can­so de 30 mi­nu­tos.

Ade­más de cui­dar su die­ta y en­tre­na­mien­to, se po­ne es­pe­cial aten­ción en dar­les un tra­to digno a los pe­rros, des­ta­có En­ri­que Do­mín­guez.

Re­sal­tó que por ello pa­ra fun­gir co­mo en­tre­na­dor se bus­ca a per­so­nas afi­nes a los ani­ma­les. Ac­tual­men­te en la uni­dad hay 10 per­so­nas que se en­car­gan de es­ta ta­rea.

“SI VE­MOS QUE EL PE­RRO ESTÁ CAN­SA­DO O NO MUES­TRA EN­TU­SIAS­MO EN LAS PRUE­BAS DE EFEC­TI­VI­DAD PRE­FE­RI­MOS NO TRA­BA­JAR­LO. CUI­DA­MOS MU­CHO SU EN­TU­SIAS­MO, PUES ELLOS SA­LEN A BUS­CAR SU JU­GUE­TE, NO A TRA­BA­JAR”

“Si ve­mos que el pe­rro está can­sa­do o no mues­tra en­tu­sias­mo en las prue­bas de efec­ti­vi­dad pre­fe­ri­mos no tra­ba­jar­lo. Cui­da­mos mu­cho su en­tu­sias­mo, pues ellos sa­len a bus­car su ju­gue­te, no a tra­ba­jar”, ex­pli­có.

La Uni­dad K9 que ins­pec­cio­na las car­gas está en­tre­na­da pa­ra de­tec­tar co­caí­na, ma­ri­gua­na y an­fe­ta­mi­nas. Tam­bién existe la ca­pa­ci­ta­ción pa­ra en­con­trar ar­mas, ex­plo­si­vos y has­ta ca­dá­ve­res, pe­ro en cues­tión de ex­por­ta­cio­nes se po­ne ma­yor én­fa­sis en fre­nar el trá­fi­co de dro­gas, co­men­tó el res­pon­sa­ble del gru­po ca­nino.

Pa­ra ob­te­ner la cer­ti­fi­ca­ción de la ini­cia­ti­va Aso­cia­ción Es­tra­té­gi­ca Adua­nain­dus­tria Con­tra Te­rro­ris­mo, C-TPAT, por sus si­glas en in­glés, no es con­si­de­ra­do co­mo un re­qui­si­to obli­ga­to­rio pe­ro sí to­ma­do en cuen­ta, co­men­tó el en­tre­na­dor.

Con­tar con una uni­dad de ins­pec­ción ca­ni­na se cuen­ta co­mo bue­nas prác­ti­cas por par­te de la em­pre­sa, agre­gó.

En ser­vi­cio, se­gún la ex­pe­rien­cia y ha­bi­li­da­des ad­qui­ri­das, los pe­rros pue­den al­can­zar has­ta seis años, en lo que tam­bién in­flu­ye el tra­to y la crian­za.

De ma­ne­ra ge­ne­ral, En­ri­que Do­mín­guez ca­li­fi­có a los pe­rros ac­tual­men­te en ser­vi­cio co­mo ami­ga­bles al con­tac­to hu­mano, pe­ro re­sal­tó que al mo­men­to de en­trar al pun­to de re­vi­sión la ac­ti­tud del mis­mo cam­bia.

“Se vuel­ven muy ce­lo­sos. In­clu­so te­ne­mos que des­pe­jar el área y só­lo pue­de es­tar el en­tre­na­dor. Ellos es­tán bus­can­do al­go y sa­ben que el pa­go se­rá su ju­gue­te pre­fe­ri­do”, ex­pre­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.