SE­GU­RI­DAD Y TEC­NO­LO­GÍA

Opi­nión, por Héc­tor Nú­ñez

Manufactura (Paso del Norte) - - ÍNDICE - Héc­tor Nú­ñez Po­lan­co ES­PE­CIA­LIS­TA EN MA­NU­FAC­TU­RA, AR­TI­CU­LIS­TA IN­VI­TA­DO

Pa­ra que Juá­rez se man­ten­ga co­mo una ur­be com­pe­ti­ti­va pa­ra ha­cer ne­go­cios, es ne­ce­sa­rio asu­mir un nue­vo en­fo­que con­tra la in­se­gu­ri­dad, apro­ve­chan­do tec­no­lo­gías re­cien­tes y cons­tru­yen­do in­fra­es­truc­tu­ra que se con­vier­ta en un fac­tor que in­hi­ba los de­li­tos.

Ade­más de las afec­ta­cio­nes di­rec­tas a las víc­ti­mas, la in­se­gu­ri­dad pro­vo­ca un im­pac­to glo­bal pa­ra to­dos los jua­ren­ses, ya que in­hi­be la in­ver­sión y ha­ce emi­grar al ta­len­to. Los tra­ba­jos mejor pa­ga­dos sim­ple­men­te no lle­gan a una ciu­dad pe­li­gro­sa, ni los co­mer­cios de las mar­cas más pres­ti­gia­das. A cau­sa de la vio­len­cia, el ni­vel de vi­da sigue a la ba­ja.

A pe­sar de te­ner un al­to ín­di­ce de vio­len­cia, la ciu­dad no ha apli­ca­do ver­da­de­ra tec­no­lo­gía de pun­ta pa­ra aba­tir es­te fla­ge­lo. Las for­mas de pre­ven­ción si­guen sien­do las tra­di­cio­na­les, mu­chas de ellas ob­so­le­tas.

No se pue­de es­pe­rar la re­duc­ción de la vio­len­cia de ma­ne­ra in­te­gral si se si­guen uti­li­zan­do me­ca­nis­mos pre­ven­ti­vos del si­glo pa­sa­do, sin sa­car ven­ta­ja de tec­no­lo­gías que ya exis­ten. Tam­bién re­sul­ta di­fi­cíl lo­grar la re­duc­ción de los de­li­tos sin un plan de in­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na que pri­vi­le­gie la se­gu­ri­dad de sus ha­bi­tan­tes den­tro y fue­ra de sus ca­sas.

Una ciu­dad in­dus­trial co­mo la nues­tra, que al­ber­ga em­pre­sas de cla­se mun­dial, se me­re­ce con­tar con me­ca­nis­mos y sis­te­mas mo­der­nos pa­ra des­alen­tar la co­mi­sión de los de­li­tos. Los de­lin­cuen­tes evi­ta­rán lu­ga­res don­de es com­ple­jo ope­rar y don­de hay ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de ser des­cu­bier­tos.

Si que­re­mos que es­ta ciu­dad crez­ca y se desa­rro­lle a un ma­yor rit­mo en lo eco­nó­mi­co y lo so­cial es ne­ce­sa­rio re­du­cir la vio­len­cia, eso to­dos lo sa­be­mos. Pe­ro es­ta res­pon­sa­bi­li­dad ac­tual­men­te re­cae ca­si to­tal­men­te en los cuer­pos po­li­cia­cos y el sis­te­ma de jus­ti­cia, que tie­nen tec­no­lo­gía y sis­te­mas li­mi­ta­dos.

En mu­chas ciu­da­des del mun­do ya se apli­can tec­no­lo­gías que in­vo­lu­cran in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, don­de compu­tado­ras usan in­for­ma­ción de cá­ma­ras y cor­po­ra­cio­nes pa­ra iden­ti­fi­car ac­tos de­lin­cuen­cia­les en desa­rro­llo y pue­den ini­ciar ac­cio­nes pa­ra lo­grar des­ar­ti­cu­lar­los an­tes de que su­ce­dan, o apor­tar prue­bas du­ran­te el jui­cio de los de­lin­cuen­tes.

El uso de es­ta tec­no­lo­gía ha­ce más di­fí­cil la pla­nea­ción de un de­li­to y el pos­te­rior es­ca­pe. Es­tas son al­gu­nas de las con­di­cio­nes ac­tua­les que afec­tan y protegen la se­gu­ri­dad de los jua­ren­ses.

Cá­ma­ras de se­gu­ri­dad. Las cá­ma­ras de se­gu­ri­dad tie­nen mu­cha uti­li­dad en pro­veer in­for­ma­ción en tiempo real de la mo­vi­li­dad de la ciu­dad co­mo el trá­fi­co y la ubi­ca­ción de ac­ci­den­tes. Sin em­bar­go son muy in­efi­cien­tes pa­ra pre­ve­nir de­li­tos ya que es tan­to el ma­te­rial de vi­deo que pue­den gra­bar, que re­quie­re mi­les de ho­ras hom­bre pa­ra vi­gi­lar esos vi­deos y to­mar con­clu­sio­nes: só­lo 500 cá­ma­ras pro­du­cen 12 mil ho­ras de gra­ba­ción por día.

Ade­más, cuan­do se tie­nen to­mas le­ja­nas, las re­so­lu­cio­nes son tan ba­jas que la iden­ti­fi­ca­ción de las ca­ras de los in­di­vi­duos son ca­si siem­pre in­con­clu­sas. Las cá­ma­ras tal co­mo es­tán aho­ra sir­ven muy po­co pa­ra pre­ve­nir.

Ra­dios de co­mu­ni­ca­ción. Los ra­dios de co­mu­ni­ca­ción de los cuer­pos po­li­cia­cos son vi­ta­les pa­ra la coor­di­na­ción y ya cuen­tan con tec­no­lo­gía muy avan­za­da de en­crip­ta­ción. Es ca­si im­po­si­ble que sean in­ter­cep­ta­das las con­ver­sa­cio­nes. Sin em­bar­go no existe ma­ne­ra de ase­gu­rar­se que di­chos ra­dios no lle­guen a las ma­nos equi­vo­ca­das o que exis­tan in­fil­tra­cio­nes. Es una gran tec­no­lo­gía pe­ro su­ma­men­te vul­ne­ra­ble por el ma­ne­jo hu­mano.

Ca­mio­ne­tas y vehícu­los. Las ac­tua­les pa­tru­llas son fá­cil­men­te iden­ti­fi­ca­bles y pue­den ser ubi­ca­das en to­do mo­men­to por los de­lin­cuen­tes a tra­vés de una red de per­so­nas usan­do te­lé­fo­nos ce­lu­la­res.

In­fra­es­truc­tu­ra ur­ba­na. La ciu­dad no está di­se­ña­da pa­ra pro­te­ger a las per­so­nas. Abun­dan los ca­lle­jo­nes, frac­cio­na­mien­tos dis­tan­tes, te­rre­nos bal­díos, ca­sas des­ha­bi­ta­das. El di­se­ño de las ca­sas crea con­di­cio­nes pa­ra con­flic­tos en­tre ve­ci­nos y per­mi­te es­con­der ac­ti­vi­da­des de­lin­cuen­cia­les.

In­te­li­gen­cia Ar­ti­fi­cial (IA). La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial per­mi­te que compu­tado­ras to­men in­for­ma­ción de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos —co­mo cá­ma­ras, sen­so­res y otro ti­po de se­ña­les—. Esos da­tos son pro­ce­sa­dos en frac­cio­nes de se­gun­do y los sis­te­mas to­man de­ci­sio­nes co­mo en­viar per­so­nal po­li­cia­co, ce­rrar una puer­ta, o de­te­ner el trá­fi­co.

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pue­de iden­ti­fi­car pla­cas de au­to­mó­vi­les bus­ca­dos, re­co­no­cer ca­ras de per­so­nas, or­de­nar re­co­rri­dos fre­cuen­tes por de­ter­mi­na­da zo­na de con­flic­to, con­sul­tar ba­ses de da­tos, y en­viar no­ti­fi­ca­cio­nes in­me­dia­tas por te­lé­fono, ra­dio o men­sa­je­ría, en­tre otras fun­cio­nes.

La IA pue­de ha­cer to­do es­to las 24 ho­ras del día, sin fa­ti­ga y sin ser vul­ne­ra­ble a in­ti­mi­da­ción o in­fil­tra­ción. Los dis­po­si­ti­vos con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pue­den ser ins­ta­la­dos en lu­ga­res sin ser de­tec­ta­dos, en pa­tru­llas pa­ra ha­cer ba­rri­dos de 360 gra­dos, con al­ta re­so­lu­ción y lar­go al­can­ce.

Es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer que si la ciu­dad no se mo­der­ni­za en ac­cio­nes que des­alien­ten la co­mi­sión de de­li­tos se­gui­rá sien­do una ur­be que no po­drá pa­sar al si­guien­te ni­vel de desa­rro­llo.

Si bien ya exis­ten cor­po­ra­cio­nes en­fo­ca­das en la se­gu­ri­dad, los jua­ren­ses po­de­mos im­ple­men­tar ac­cio­nes que ayu­den a in­hi­bir de­li­tos, co­mo el desa­rro­llo de vi­vien­da ade­cua­da y via­li­da­des que ade­más de ser sus­ten­ta­bles to­men en cuen­ta la pre­ven­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.