Tra­za­bi­li­dad: re­ce­ta con­tra el cri­men

La ca­pa­ci­dad de co­no­cer y cer­ti­fi­car a de­ta­lle el re­co­rri­do de un me­di­ca­men­to, des­de su fa­bri­ca­ción has­ta que lle­ga al con­su­mi­dor final, na­ció co­mo he­rra­mien­ta lo­gís­ti­ca que abrió nue­vos mer­ca­dos; hoy es un can­da­do con­tra la de­lin­cuen­cia

Manufactura - - CONTENIDO - POR ANA LY­DIA VAL­DÉS

La ca­pa­ci­dad de co­no­cer y cer­ti­fi­car a de­ta­lle el re­co­rri­do de un me­di­ca­men­to, des­de su fa­bri­ca­ción has­ta que lle­ga al con­su­mi­dor final, na­ció co­mo he­rra­mien­ta lo­gís­ti­ca que abrió nue­vos mer­ca­dos; hoy es un can­da­do con­tra la de­lin­cuen­cia

La­bo­ra­to­rios, ca­de­nas far­ma­céu­ti­cas, al­ma­ce­nes de res­guar­do y au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes en­fren­tan el re­to de re­du­cir la fal­si ca­ción de me­di­ca­men­tos en el mercado me­xi­cano.

Se­gún es­tán­da­res de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), la me­dia mun­dial de pro­duc­tos fal­si ca­dos al­can­za 10%, mien­tras que en Mé­xi­co es­tá en­tre 5 y 6%, gra­cias a la ac­tua­li­za­ción per­ma­nen­te de los sis­te­mas de tra­za­bi­li­dad; es­to es, la hue­lla que va de­jan­do el me­di­ca­men­to en la ca­de­na de su­mi­nis­tro, des­de que se fa­bri­ca has­ta que lo to­ma el pa­cien­te.

“No nos po­de­mos que­dar de bra­zos cru­za­dos; el ham­pa tam­bién se ac­tua­li­za”, re­co­no­ce Mi­kel Arrio­la Pe­ña­lo­sa, ti­tu­lar de la Co­mi­sión Fe­de­ral pa­ra la Pro­tec­ción Con­tra Ries­gos Sa­ni­ta­rios (Co­fe­pris).

El fun­cio­na­rio ex­pli­ca que la idea no es in­cre­men­tar la tra­za­bi­li­dad con me­ca­nis­mos so sti­ca­dos, pues eso dis­pa­ra­ría el cos­to del me­di­ca­men­to. El n, agre­ga, es apro­ve­char la tec­no­lo­gía pa­ra ta­reas de ‘in­te­li­gen­cia sec­to­rial’, es­to es, tra­ba­jar de la mano con la in­dus­tria pa­ra de­tec­tar los lu­ga­res don­de se re­fac­tu­ra y se dis­tri­bu­ye mer­can­cía fal­si ca­da, co­no­cer el mo­dus ope­ran­di del cri­men or­ga­ni­za­do y apli­car la ley.

UN PA­SO ADE­LAN­TE

“No exis­te pa­na­cea pa­ra com­ba­tir al ham­pa”, co­men­ta Rafael Gual Co­sío, di­rec­tor ge­ne­ral de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria Far­ma­céu­ti­ca (Ca­ni­far­ma), tras se­ña­lar que pa­ra des­in­cen­ti­var a las re­des cri­mi­na­les, los la­bo­ra­to­rios han im­pues­to di­fe­ren­tes can­da­dos a sus pro­duc­tos, que van des­de tin­tas in­vi­si­bles has­ta ho­lo­gra­mas.

Merck Sharp & Doh­me (MSD), por ejem­plo, tra­ba­ja en es­tra­te­gias de tra­za­bi­li­dad, que van más allá del lo­go­ti­po, se­ria­li­za­ción, ar­te en las ca­ji­llas, co­lo­res, ti­po de tin­ta, ubi­ca­ción de las le­tras o di­se­ño del em­pa­que.

“Desa­rro­lla­mos más de 15 ca­rac­te­rís­ti­cas se­cre­tas que só­lo co­no­cen cier­tas áreas de la em­pre­sa, que nos ayu­dan a iden­ti car me­di­ca­men­tos fal­si ca­dos o adul­te­ra­dos”, di­ce Cé­sar Ro­jas, di­rec­tor de Se­gu­ri­dad pa­ra Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca de MSD.

“La imi­ta­ción de me­di­ca­men­tos lle­ga a ser tan bue­na que a sim­ple vis­ta no per­mi­te a la gen­te iden­ti car­la”, agre­ga Raúl Díaz, di­rec­tor de la di­vi­sión de Ma­nu­fac­tu­ra de MSD. En el ca­so de es­ta em­pre­sa se han en­con­tra­do em­pa­ques ca­si idén­ti­cos, pe­ro en me­di­ca­men­tos muy es­pe­cia­li­za­dos son los pa­cien­tes quie­nes de­tec­tan la fal­si ca­ción o de­nun­cian si son de du­do­sa pro­ce­den­cia.

“Se re­vi­sa si (el pro­duc­to) es nues­tro y la información no se com­par­te con na­die; in­clu­so se en­vían a In­gla­te­rra pa­ra con rmar con es­tu­dios fí­si­co-quí­mi­cos la mag­ni­tud de la fal­si ca­ción o si con­tie­ne otras sus­tan­cias”, di­ce Díaz. Las es­tra­te­gias de tra­za­bi­li­dad de es­te la­bo­ra­to­rio se apli­can a ni­vel glo­bal, pues han de­tec­ta­do que la fal­si ca­ción de me­di­ca­men­tos es una prác­ti­ca in­ter­na­cio­nal.

¿CÓ­MO LO DE­TEC­TAN?

En al­gu­nos ca­sos, más que sos­pe­cha de una su­pues­ta fal­si ca­ción, la que­ja co­mien­za por un de­fec­to de ca­li­dad. “A lo me­jor, el pa­cien­te de­tec­ta pun­ti­tos ne­gros (en la sus­tan­cia) o que cam­bia de co­lor y lo de­nun­cia”, se­ña­la Ro­jas.

Cuan­do lle­ga a las ma­nos de los quí­mi­cos del la­bo­ra­to­rio, agre­ga, se de­be com­pro­bar que no sea un de­fec­to de ca­li­dad, sino una prác­ti­ca de fal­si ca­ción. A ve­ces las ca­ji­llas pue­den te­ner la eti­que­ta en­ci­ma­da, no es­pe­ci car un lo­te, otra fe­cha de ca­du­ci­dad u otro pre­cio, y eso cau­sa ex­tra­ñe­za a los pa­cien­tes. Ge­ne­ral­men­te se tra­ta de en­fer­mos cró­ni­cos que se acos­tum­bran a la pre­sen­ta­ción y al efec­to in­me­dia­to del pro­duc­to, por lo que son muy sen­si­bles y re­por­tan cual­quier cam­bio.

“El cri­men or­ga­ni­za­do pue­de cam­biar el ti­po de pas­ti­llas o po­ner in­clu­so de sa­bor men­ta”, aco­tó Ro­jas.

No es re­di­tua­ble fal­si car pro­duc­tos de al­ta es­pe­cia­li­dad. “Me­di­ca­men­tos es­pe­cí cos, pa­ra tra­ta­mien­tos co­mo cán­cer o SIDA son de di­fí­cil ac­ce­so y muy ca­ros”, di­ce Díaz; ade­más, no es­tán a la ven­ta en cual­quier far­ma­cia, ni la po­bla­ción en ge­ne­ral tie­ne ac­ce­so a ellos. Se ven­den con re­ce­ta es­pe­cí ca. “No son cos­tea­bles pa­ra el cri­men or­ga­ni­za­do”.

Pa­ra el cri­men or­ga­ni­za­do re­di­túa más ob­te­ner el me­di­ca­men­to de ma­ne­ra ilí­ci­ta des­de la ca­de­na de su­mi­nis­tro que, in­clu­so, fal­si car re­ce­tas. “No en la ca­de­na del la­bo­ra­to­rio, sino en el cam­bio de ca­nal de ven­ta”, acla­ró Díaz.

Pro­duc­tos que se le ven­den al sec­tor pú­bli­co ter­mi­nan en el sec­tor pri­va­do y así ob­tie­nen una ga­nan­cia ex­tra. En es­te pun­to, cuan­do se pier­de el con­trol de la ca­de­na, es más fá­cil fal­si car­los. “Per­se­guir ese ti­po de ac­cio­nes es bas­tan­te tar­da­do y no es tan fá­cil que la au­to­ri­dad le dé la im­por­tan­cia ne­ce­sa­ria”, di­ce Ro­jas.

Bec­ton Dic­kin­son, em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en in­su­mos mé­di­cos, usa la tra­za­bi­li­dad co­mo un re­qui­si­to pa­ra ex­por­tar. Es, ade­más, una exi­gen­cia de Co­fe­pris en Mé­xi­co, de la Food and Drug Ad­mi­nis­tra­tion (FDA) en Es­ta­dos Uni­dos, y de la Agên­cia Na­cio­nal de Vi­gi­lân­cia Sa­ni­tá­ria (ANVISA) en Brasil.

“Me­dian­te mues­tro sis­te­ma de tra­za­bi­li­dad, lo­gra­mos de­tec­tar la ven­ta ilí­ci­ta de je­rin­gas en la Cen­tral de Abas­to a un me­nor cos­to”, re­la­ta Fa­bio­la Ruiz Ma­tías, ge­ren­te de Ope­ra­cio­nes de Bec­ton Dic­kin­son. “No te­ne­mos cer­te­za en qué par­te de la ca­de­na de su­mi­nis­tro se in­cu­rrió en el ro­bo, pe­ro po­dría pen­sar­se que fue du­ran­te el trans­por­te”.

Es­te ti­po de ilí­ci­tos, cu­rio­sa­men­te, no se eje­cu­tan en re­gio­nes fron­te­ri­zas, sino en cen­tros ur­ba­nos, don­de es más fá­cil co­mer­cia­li­zar­los, agre­ga Arrio­la Pe­ña­lo­za, de la Co­fe­pris.

TO­DOS SO­MOS UNO

Pa­ra No­var­tis, la es­tra­te­gia con­tra el ham­pa im­pli­ca ele­var la ca­li­dad de la pre­sen­ta­ción del pro­duc­to y ca­pa­ci­tar a las au­to­ri­da­des. Ge­rar­do Cor­cha­do Chá­vez, res­pon­sa­ble del Área de Se­gu­ri­dad de la far­ma­céu­ti­ca, ex­pli­ca la im­por­tan­cia de crear pro­duc­tos con un em­pa­ques con ma­yo­res es­tán­da­res en su di­se­ño y fa­bri­ca­ción. “Pa­ra que el pa­cien­te con­fíe, el pro­duc­to de­be pre­sen­tar ca­li­dad a sim­ple vis­ta”. Es­to im­pli­ca que los em­pa­ques (ca­ja y fras­co o blis­ter) in­clu­yan im­pre­sión con mar­ca de agua, ho­lo­gra­mas, sello, có­di­go en las ta­ble­tas o área de re­ser­va pa­ra lo­te y ca­du­ci­dad.

“En te­mas de im­pre­sión, el ham­pa no le in­vier­te co­mo un la­bo­ra­to­rio”, di­ce Cor­cha­do Chá­vez. La Co­fe­pris obli­ga a los la­bo­ra­to­rios ma­ne­jar es­tán­da­res es­pe­cí cos en los co­lo­res, ti­po­gra­fía, o cier­ta información en la ca­ja. “Los fal­si ca­do­res siem­pre fa­llan, tie­nen fal­tas de or­to­gra­fía, co­lo­res que no son, los már­ge­nes no son los ade­cua­dos; in­clu­so, el sua­je don­de vie­nen las ins­truc­cio­nes es­tá mal do­bla­do”, agre­ga Cor­cha­do Chá­vez.

No­var­tis tam­bién le apues­ta a la ca­pa­ci­ta­ción in­te­gral de las au­to­ri­da­des pú­bli­cas y pri­va­das: Ca­ni­far­ma, Co­fe­pris, Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (PGR), Pro­cu­ra­du­ría Fe­de­ral del Con­su­mi­dor (Pro­fe­co). Cor­cha­do Chá­vez di­ce que pri­me­ro se “da una con­cien­ti­za­ción res­pec­to a que (la fal­si ca­ción) es un te­ma gra­ve, la­ten­te, que pue­de cau­sar pér­di­da de vi­das y des­pués se dan ele­men­tos bá­si­cos pa­ra iden­ti car los pro­duc­tos fal­sos”.

La idea es que, en su ru­ti­na dia­ria, las au­to­ri­da­des to­men un pro­duc­to de cual­quier anaquel, re­vi­sen el ti­po de im­pre­sión de los em­pa­ques, y re­por­ten cual­quier irre­gu­la­ri­dad.

No ha­ce mu­cho, una em­pre­sa del sec­tor in­for­mal lan­zó al mercado un an­ti­mi­có­ti­co pa­ra ma­nos y pies en for­ma­to ‘tal­co’; le dio el nom­bre de La­mi­sil. El pro­duc­to ori­gi­nal, pro­du­ci­do por No­var­tis, cu­ra lo mis­mo y lle­va el mis­mo nom­bre, só­lo que es un tra­ta­mien­to oral.

“Afor­tu­na­da­men­te era tal­co y no una sus­tan­cia da­ñi­na pa­ra el or­ga­nis­mo”, re­cuer­da Cor­cha­do Chá­vez, tras acla­rar que la far­ma­céu­ti­ca no cuen­ta con esa pre­sen­ta­ción en nin­gún país. Aque­lla ver­sión se ofre­cía en so­bres de 10 cen­tí­me­tros, he­chos con ho­jas de pa­pel bond do­bla­das.

“Gra­cias a que las au­to­ri­da­des te­nían un ca­tá­lo­go de nues­tros pro­duc­tos fue que de­tec­ta­ron la ven­ta de es­te pro­duc­to en la ca­lle. Pre­gun­ta­ron si te­nía­mos a la ven­ta el tal­co y así fue co­mo nos di­mos cuen­ta”, di­ce el di­rec­ti­vo. “Fue un da­ño más de ima­gen que de pér­di­da eco­nó­mi­ca”, na­li­zó el en­tre­vis­ta­do.

HE­RRA­MIEN­TAS TEC­NO­LÓ­GI­CAS

La tec­no­lo­gía ha si­do un ins­tru­men­to ideal pa­ra com­ba­tir la fal­si ca­ción. Los la­bo­ra­to­rios far­ma­céu­ti­cos pue­den echar mano de sis­te­mas que tra­ba­jan con Big Da­ta pa­ra ha­cer más di­fí­cil cual­quier in­ten­to del cri­men or­ga­ni­za­do.

Ma­rio De Agüe­ro, di­rec­tor ge­ne­ral de GSI, ase­gu­ra que el sis­te­ma Da­ta Ma­trix es el de ma­yor al­ma­ce­na­mien­to, ya que in­cor­po­ra en su es­truc­tu­ra más de 2,300 ca­rac­te­res al­fa­nu­mé­ri­cos.

“Es un có­di­go bi­di­men­sio­nal que po­dría ope­rar en to­do el mun­do, aun­que por aho­ra no es­tá ho­mo­lo­ga­do”, di­ce. In­clu­ye fe­chas de pro­duc­ción y de ca­du­ci­dad, nú­me­ro de lo­te, in­clu­si­ve sis­te­mas se­ria­les, que iden­ti can la ca­ja o la uni­dad mí­ni­ma del pro­duc­to al que per­te­ne­ce un lo­te.

Si un lo­te tie­ne 50 ca­jas, es­te sis­te­ma ofre­ce una tra­za­bi­li­dad de­ta­lla­da del me­di­ca­men­to, in­clu­yen­do las ma­te­rias pri­mas con las que fue ela­bo­ra­do, la ca­li­dad de la información a res­guar­dar, el mé­to­do de al­ma­ce­na­mien­to, los me­dios pa­ra com­par­tir la información, la velocidad con la que se pue­den ob­te­ner da­tos y la ca­pa­ci­ta­ción al per­so­nal que ma­ne­ja la ca­de­na de su­mi­nis­tro.

Otros sis­te­mas son los de ra­dio­fre­cuen­cia, que iden­ti can en dón­de es­tán ubi­ca­dos los me­di­ca­men­tos; en el al­ma­cén, hos­pi­tal, far­ma­cia o la­bo­ra­to­rio, lo que agi­li­za su ma­ne­jo.

“No se pue­de de­cir que va­mos bien, pe­ro hay paí­ses en los que la pi­ra­te­ría re­pre­sen­ta has­ta 30% de los in­gre­sos de los la­bo­ra­to­rios”, ase­gu­ra Gual Co­sío, de Ca­ni­far­ma.

No obs­tan­te, pa­ra el IMSS, que des­pla­za el 80% de uni­da­des y lle­ga a 50 mi­llo­nes de con­su­mi­do­res, la ho­mo­lo­ga­ción de sis­te­mas de tra­za­bi­li­dad a ni­vel mun­dial re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble.

Si bien Mé­xi­co ha lo­gra­do es­tan­da­ri­zar en su mercado in­terno, el asun­to se com­pli­ca en otros mer­ca­dos, don­de nues­tro país par­ti­ci­pa co­mo im­por­ta­dor y ex­por­ta­dor de me­di­ci­nas.

“Los có­di­gos que se ma­ne­jan en Mé­xi­co de­be­rían ser con­gruen­tes con Es­ta­dos Uni­dos, Eu­ro­pa y to­dos los paí­ses”, in­sis­te Rafael Gual Co­sío, “pues de na­da ser­vi­ría te­ner nues­tro pro­pio có­di­go bi­di­men­sio­nal si los de­más no es­tán ho­mo­lo­ga­dos”.

Co­fe­pris tie­ne un es­que­ma de far­ma­co­vi­gi­lan­cia pa­ra ver có­mo se com­por­ta el pro­duc­to des­pués del mercado, sin en­ca­re­cer­lo: “no de­be­mos de in­cre­men­tar los cos­tos de los me­di­ca­men­tos con me­ca­nis­mos que no apor­ten va­lor”, con­clu­ye Pe­ña­lo­sa.

Hay op­cio­nes de tra­za­bi­li­dad que per­mi­ten sa­ber la fe­cha de pro­duc­ción y ca­du­ci­dad, in­clu­si­ve sis­te­mas que iden­ti­fi­can el lo­te y la uni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.