El In­ter­net de las Co­sas re­vo­lu­cio­na la ope­ra­ción

En Mé­xi­co, una de las pri­me­ras em­pre­sas in­dus­tria­les en se­guir la ten­den­cia fue Black and Dec­ker

Manufactura - - CONTENIDO - -Mau­ri­cio Her­nán­dez A.

Con­cen­tra 7,500 va­can­tes en ae­ro­es­pa­cial, gra­cias a rmas co­mo om­bar­dier y Safran

Pa­ra au­men­tar la vi­si­bi­li­dad y pro­duc­ti­vi­dad de su plan­ta en Rey­no­sa, Ta­mau­li­pas, Stan­ley Black & Dec­ker de­ci­dió co­nec­tar­se al In­ter­net de las Co­sas (IoT). Así co­men­zó la his­to­ria de una de las pri­me­ras rmas in­dus­tria­les en usar una in­fra­es­truc­tu­ra de Cis­co Wi-Fi y Et­her­net en Mé­xi­co.

Es­ta aven­tu­ra le lle­vó a ob­te­ner re­sul­ta­dos co­mo ma­yor e ca­cia en su lí­nea de pro­duc­ción (que au­men­tó 24%), a con­tar con una ágil y es­truc­tu­ra­da fór­mu­la de ob­ten­ción de no­ti ca­cio­nes pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes, la eli­mi­na­ción de 16% en de­fec­tos de eti­que­ta­do y un au­men­to en el ren­di­mien­to de 10%, se­ña­lan los re­por­tes de Cis­co.

En con­cre­to, des­pués de la pues­ta en mar­cha de un pro­yec­to IoT, lo­gró in­cre­men­tar los ni­ve­les de pro­duc­ti­vi­dad de 75% a 86%, en es­ta plan­ta, don­de fa­bri­ca he­rra­mien­tas co­mo sie­rras, fre­sa­do­ras, ta­la­dros inalám­bri­cos, re ec­to­res y des­tor­ni­lla­do­res.

Es­te es só­lo un ejem­plo de una ten­den­cia que se for­ta­le­ce a ni­vel mun­dial. Cis­co re­por­ta que pa­ra 2020 ha­brá 50,000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos. Es­to in­clu­ye em­pre­sas, cor­po­ra­ti­vos y tam­bién fá­bri­cas. “Lo que pa­sa en las in­dus­trias no es muy di­fe­ren­te de lo que es­tá pa­san­do en la economía mun­dial. Las in­dus­trias han si­do re­ta­das por efec­tos tec­no­ló­gi­cos”, di­ce An­drés Ruiz, di­rec­tor de De­sa­rro­llo de Ne­go­cios de la World­wi­de Part­ner Or­ga­ni­za­tion (WWPO) de Cis­co.

Cis­co y Coms­tor, (di­vi­sión de ne­go­cio de West­con Group) tra­ba­jan en la adap­ta­ción del In­ter­net de las Co­sas en el mercado me­xi­cano. Da­nie­la Re­yes, ge­ren­te de Go To Mar­ket de es­ta com­pa­ñía, se­ña­la que es­ta es la pri­me­ra fa­se y cuen­ta con cua­tro pi­la­res pa­ra te­ner co­mu­ni­da­des más avan­za­das en cual­quier ti­po de am­bien­te in­dus­trial.

“Son las co­sas, da­tos, per­so­nas y pro­ce­sos; cuan­do co­nec­tas es­tos cua­tro pi­la­res pue­den in­cre­men­tar el ni­vel de vi­da en una so­cie­dad, me­jo­rar los pro­ce­sos en una fá­bri­ca o su­bir el ni­vel de se­gu­ri­dad en una pla­ta­for­ma pe­tro­le­ra, las apli­ca­cio­nes son mu­chas”.

En con­jun­to, es­tas com­pa­ñías lle­van tra­ba­jan­do dos años en pro­veer de so­lu­cio­nes a em­pre­sas in­dus­tria­les me­xi­ca­nas, co­mo su­ce­dió con Black & Dec­ker.

FÁ­BRI­CA CO­NEC­TA­DA

De­bi­do a la na­tu­ra­le­za de los ne­go­cios, las fá­bri­cas han op­ta­do por ar­qui­tec­tu­ras que aís­lan los pro­ce­sos de pro­duc­ción uno de otro; si ha­bía fa­llas en al­gún sis­te­ma, és­tos no se co­mu­ni­ca­ban y los da­tos que pro­du­cía un pro­ce­so no po­dían ser com­par­ti­dos. “Con la adop­ción del In­ter­net de las Co­sas, se per­mi­te uni car am­bas re­des y con es­to te­ner ac­ce­so a una in ni­dad de da­tos en tiem­po real, a los que an­tes no se te­nía ac­ce­so, o ha­bía que es­pe­rar pa­ra ob­te­ner­lo”, se­gún un do­cu­men­to de Coms­tor.

La so­lu­ción con­sis­te en co­lo­car equi­pos de RFID que se co­mu­ni­can vía wi­re­less me­dian­te dis­po­si­ti­vos Cis­co. Así, es po­si­ble en­viar en tiem­po real da­tos co­mo la velocidad de pro­duc­ción y los in­con­ve­nien­tes que pue­da te­ner al­gu­na lí­nea de pro­duc­ción, a tra­vés de es­ta mis­ma red inalám­bri­ca.

PRO­DUC­CIÓN BLIN­DA­DA

Ade­más de los be­ne cios en ma­te­ria de pro­duc­ti­vi­dad, hay otro com­po­nen­te que pue­de ser mo­ni­to­rea­do por el IoT: la se­gu­ri­dad, tan­to de los em­plea­dos co­mo de los ac­ti­vos jos, a tra­vés del uso de sis­te­mas de vi­deo vi­gi­lan­cia.

Por ejem­plo, las cá­ma­ras se con­vier­ten en sen­so­res que pue­den emi­tir alar­mas o con­tro­lar pro­ce­sos. A tra­vés de ana­lí­ti­cos de vi­deo, son ca­pa­ces de dis­cri­mi­nar si un pro­ce­so es se­gu­ro pa­ra el per­so­nal. En ca­so de que no lo sea, es po­si­ble pa­rar una má­qui­na o in­te­rrum­pir la ope­ra­ción, y to­do en cues­tión de mi­nu­tos. †

de in­cre­men­to en la pro­duc­ción re­gis­tró la fac­to­ría de Stan­ley Black & Dec­ker lue­go de in­te­grar IoT.

Fuen­te: Cis­co

El fu­tu­ro. El In­ter­net de las Co­sas per­mi­te rea­li­zar la con­ver­gen­cia en­tre las re­des ope­ra­cio­na­les y ad­mi­nis­tra­ti­vas de una em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.