In­dus­tria, en fa­se crí­ti­ca por vio­len­cia

1,200 EM­PRE­SAS HAN CE­RRA­DO EN GUE­RRE­RO; EN JALISCO YA HAY SIG­NOS DE ALAR­MA

Manufactura - - CONTENIDO - -Ar­tu­ro Án­gel

1,200 em­pre­sas han ce­rra­do en Gue­rre­ro; en Jalisco ya hay sig­nos de alar­ma

El úl­ti­mo se­mes­tre fue le­tal pa­ra la economía de Gue­rre­ro: 1,200 em­pre­sas (de un to­tal de 28,000 se­gún Ine­gi), des­de gran­des em­bo­te­lla­do­ras, has­ta mi­nas, de­ci­die­ron ce­rrar sus puer­tas de for­ma de ni­ti­va, de acuer­do con la Cá­ma­ra Na­cio­nal de la In­dus­tria de la Trans­for­ma­ción (Ca­na­cin­tra). Los res­pon­sa­bles fue­ron la in­se­gu­ri­dad y la vio­len­cia.

El se­cues­tro de los es­tu­dian­tes de Ayot­zi­na­pa en sep­tiem­bre pa­sa­do, y las con­se­cuen­cias pos­te­rio­res, fue­ron la go­ta que de­rra­mó el va­so de una si­tua­ción que ya de por sí era muy com­ple­ja pa­ra los in­dus­tria­les y em­pre­sa­rios del es­ta­do.

Los in­di­ca­do­res hablan por sí so­los. El Ín­di­ce de Paz

(IPC) Mé­xi­co 2015 es­ti­mó que el da­ño eco­nó­mi­co per cá­pi­ta por la vio­len­cia en Gue­rre­ro es de 3, pe­sos, más que cual­quier otro es­ta­do y el do­ble del pro­me­dio na­cio­nal, que es de 25,000 pe­sos. Es­ti­ma­cio­nes del Ine­gi ta­zan las pér­di­das com­bi­na­das por de­lin­cuen­cia y pro­tes­tas en Gue­rre­ro en 200,000 mi­llo­nes de pe­sos, tan só­lo en el úl­ti­mo año.

Y aun­que la si­tua­ción aún no es pa­re­ci­da, en Jalisco, em­pre­sa­rios y es­pe­cia­lis­tas re­co­no­cen preo­cu­pa­ción. El em­po­de­ra­mien­to de un gru­po cri­mi­nal an­ti­ci­pa afec­ta­cio­nes pa­ra una ini­cia­ti­va pri­va­da que ya pa­de­ce al­gu­nos efec­tos no­ci­vos, co­mo el de los ro­bos a mano ar­ma­da.

El te­mor es jus­ti ca­do. La ola de vio­len­cia que Mé­xi­co ha pa­de­ci­do en va­rios pun­tos del país ha pro­vo­ca­do que tres de ca­da 10 em­pre­sa­rios pre eran es­pe­rar an­tes de in­ver­tir, de acuer­do con una es­ti­ma­ción da­da a co­no­cer por Ca­na­cin­tra en ma­yo pa­sa­do.

FO­COS RO­JOS

El 25 de fe­bre­ro pa­sa­do, la com­pa­ñía bel­ga Nyrs­tar in­for­mó a tra­vés de un co­mu­ni­ca­do que de­ci­dió sus­pen­der tem­po­ral­men­te la ope­ra­ción su mi­na de pla­ta y zinc en la lo­ca­li­dad de Cam­po Mo­ra­do, en el mu­ni­ci­pio de Ar­ce­lia, co­mo una me­di­da de pre­cau­ción a cau­sa del de­te­rio­ro de la se­gu­ri­dad en la en­ti­dad.

Pe­ro no era la pri­me­ra vez. El 13 de no­viem­bre, la pro­duc­ción en la mi­na fue in­te­rrum­pi­da de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te, lo cual se de­bió ini­cial­men­te a que ac­ti­vis­tas no a lia­dos a un sin­di­ca­to blo­quea­ron la en­tra­da, mien­tras que en es­ta oca­sión, los con­tra­tis­tas y tra­ba­ja­do­res mi­ne­ros sin­di­ca­li­za­dos fue­ron ob­je­to de in­ti­mi­da­ción sis­te­má­ti­ca.

Fuen­tes con co­no­ci­mien­to de es­te ca­so di­je­ron a Ma­nu­fac­tu­ra que el de­to­nan­te fue­ron las ame­na­zas reite­ra­das del cri­men or­ga­ni­za­do pa­ra que la com­pa­ñía usa­ra un sis­te­ma de trans­por­te en es­pe­cí co y el pa­go de una cuo­ta.

El re­sul­ta­do de la sus­pen­sión fue que ca­si 300 tra­ba­ja­do­res se que­da­ron sin em­pleo, ade­más de la afec­ta­ción a los vo­lú­me­nes de pro­duc­ción du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre del año. Has­ta el cie­rre de es­ta edi­ción, la mi­ne­ra no ha­bía anun­cia­do el reini­cio de sus ope­ra­cio­nes.

En fe­bre­ro tam­bién, Femsa sus­pen­dió las ope­ra­cio­nes en su plan­ta dis­tri­bui­do­ra de Chil­pan­cin­go, por los ac­tos vio­len­tos que ha­bían su­fri­do, co­mo la re­ten­ción de dos de sus tra­ba­ja­do­res por par­te de nor­ma­lis­tas, de acuer­do con CNNEx­pan­sión.

Un mes des­pués, la ins­ta­la­ción reini­ció ope­ra­cio­nes de ma­ne­ra pro­gre­si­va, de acuer­do con fuen­tes ci­ta­das por el me­dio. Sin em­bar­go, la com­pa­ñía con­ti­nua­rá eva­luan­do los ni­ve­les de se­gu­ri­dad de la zo­na.

PAR­TEA­GUAS

El entorno de vio­len­cia no es nue­vo en la en­ti­dad. Si bien el se­cues­tro de los nor­ma­lis­tas fue el pun­to de quie­bre, la reali­dad es que la si­tua­ción ya era com­ple­ja des­de an­tes.

La En­cues­ta Na­cio­nal de Vic­ti­mi­za­ción de Em­pre­sas (EN­VE) 2014 le­van­ta­da en­tre mar­zo y ju­nio de ese año, pu­so a Gue­rre­ro co­mo el es­ta­do con la ma­yor ta­sa de em­pre­sas que can­ce­la­ron pla­nes de cre­ci­mien­to por te­mor a la vio­len­cia (60.0%); con la ma­yor ta­sa de uni­da­des eco­nó­mi­cas que de­ja­ron de ha­cer ne­go­cio con otras (24.7%); y con la ma­yor ta­sa de com­pa­ñías que re­du­je­ron ho­ra­rios de pro­duc­ción (47.5%).

Ro­dri­go Al­pi­zar, ti­tu­lar de Ca­na­cin­tra, se­ña­la que la sen­sa­ción de in­go­ber­na­bi­li­dad e in­se­gu­ri­dad es la fa­se ter­mi­nal de una si­tua­ción ya de­li­ca­da pa­ra la in­dus­tria.

La in­dus­tria en Gue­rre­ro se en­cuen­tra muy afec­ta­da, hay po­ca de­rra­ma eco­nó­mi­ca en el es­ta­do ( ) ya te­nía­mos un sec­tor se­cun­da­rio de trans­for­ma­ción muy po­bre, real­men­te no ha ha­bi­do la ca­pa­ci­dad de in­cu­bar nue­vas vo­ca­cio­nes pro­duc­ti­vas que sean tec­no­ló­gi­cas o de in­no­va­ción”.

ALAR­MA EN JALISCO

Los he­chos vio­len­tos, co­mo blo­queos, in­cen­dios y el de­rri­bo de un he­li­cóp­te­ro el pa­sa­do 1 de ma­yo, son ca­sos ais­la­dos que no han re­per­cu­ti­do en el sec­tor in­dus­trial ni arries­ga­do las in­ver­sio­nes, se­ña­la Jo­sé Me­di­na Mo­ra, pre­si­den­te de Co­par­mex Jalisco. Sin em­bar­go, re­co­no­ce que las ame­na­zas exis­ten.

“Pue­do de­cir que Jalisco es­tá en la fa­se uno, es de­cir, sí hay gru­pos que uti­li­zan la fuer­za, la vio­len­cia, pe­ro no te­ne­mos si­tua­cio­nes de in­go­ber­na­bi­li­dad”.

Apun­ta que las gran­des em­pre­sas del es­ta­do, co­mo las del ra­mo de tec­no­lo­gía y co­mu­ni­ca­cio­nes asen­ta­das en la zo­na me­tro­po­li­ta­na de Gua­da­la­ja­ra, han re­por­ta­do, afec­ta­cio­nes por ro­bos en las ca­rre­te­ras.

A di­fe­ren­cia de Me­di­na Mo­ra, el pre­si­den­te de Ca­na­cin­tra men­cio­na que si bien a ni­vel de gran­des in­dus­tria­les no exis­te un da­ño a la in­ver­sión, sí exis­te un mar­gen de pe­que­ños em­pre­sa­rios, de­ba­jo de 30%, que an­te el te­mor de per­der su pa­tri­mo­nio, pre eren ser cau­te­lo­sos a la ho­ra de in­ver­tir.†

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.