Fá­bri­cas di­gi­ta­les, el nue­vo ros­tro in­dus­trial

Los ca­sos de dos fir­mas ins­ta­la­das en De­troit mues­tran el re­na­ci­mien­to fa­bril de la que fue­ra cu­na del sec­tor au­to­mo­triz en Es­ta­dos Uni­dos. Ten­den­cias co­mo In­ter­net in­dus­trial, Big Da­ta y ro­bó­ti­ca son sus nue­vos fun­da­men­tos

Manufactura - - CONTENIDO - POR VA­LEN­TI­NA GONZÁLEZ / EN­VIA­DA

Los ca­sos de dos fir­mas en De­troit mues­tran el re­na­ci­mien­to fa­bril de la que fue­ra cu­na del sec­tor au­to­mo­triz en Es­ta­dos Uni­dos. Ten­den­cias co­mo In­ter­net in­dus­trial, Big Da­ta y ro­bó­ti­ca son sus nue­vos fun­da­men­tos

DE­TROIT, MI­CHI­GAN.- Las ca­lles de es­ta ciu­dad mues­tran los res­tos y el pro­ve­nir del sec­tor in­dus­trial de Es­ta­dos Uni­dos. Aún se res­pi­ra la nos­tal­gia por su pa­sa­do, cu­na del otro­ra bo­yan­te sec­tor au­to­mo­triz y del que ape­nas que­dan al­gu­nas plan­tas de Ford y Ge­ne­ral Mo­tors. A las afue­ras de es­ta me­tró­po­li to­ma for­ma, sin em­bar­go, la nue­va ca­ra de la ma­nu­fac­tu­ra, la de las fá­bri­cas di­gi­ta­les, que pro­me­ten de­vol­ver­le a De­troit su me­nos­ca­ba­do pul­so in­dus­trial.

La di­gi­ta­li­za­ción de la ma­nu­fac­tu­ra, la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial que ha ocu­pa­do fo­ros y es­pa­cios de dis­cu­sión, se vi­ve en las fá­bri­cas que ope­ran en es­te lu­gar. Com­pa­ñías cer­ca­nas a la cu­na del sec­tor au­to­mo­triz es­tán lis­tas pa­ra dar otro en­fo­que a la ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va de ese país, pa­ra lo que se han apo­ya­do en ten­den­cias co­mo el In­ter­net in­dus­trial, la au­to­ma­ti­za­ción y ro­bó­ti­ca, y el Big da­ta pa­ra ir en avan­za­da ha­cia es­ta nue­va era in­dus­trial.

En Wa­rren, a po­co más de 30 ki­ló­me­tros de De­troit, ope­ra la plan­ta de la Pas­lin, em­pre­sa que desa­rro­lla, di­se­ña, cons­tru­ye y des­plie­ga sis­te­mas de mon­ta­je pa­ra el en­sam­ble y au­to­ma­ti­za­ción en el sec­tor au­to­mo­triz.

En su com­ple­jo de 300,000 pies cua­dra­dos, 500 co­la­bo­ra­do­res tra­ba­jan en el di­se­ño y cons­truc­ción de sis­te­mas de en­sam­ble pa­ra clien­tes co­mo Tes­la, Vol­vo, Ford, To­yo­ta, Hon­da, Ge­ne­ral Mo­tors, Mag­na, Me­tal­sa, AM Ge­ne­ral, en­tre otros.

Más de la mi­tad de los em­plea­dos es­tán en­fo­ca­dos en la pro­gra­ma­ción de ro­bots, so­por­te y su­per­vi­sión. El res­to se de­di­ca a la do­cu­men­ta­ción téc­ni­ca y so­por­te en el área de Tec­no­lo­gías de la Información. Pa­ra desa­rro­llar los sis­te­mas de mon­ta­je, es­tos in­ge­nie­ros usan so­lu­cio­nes de soft­wa­re de Sie­mens, una de las rmas que ha ido en avan­za­da pa­ra im­pul­sar es­ta era di­gi­tal en la in­dus­tria.

Sus desa­rro­llos han brin­da­do ma­yor exi­bi­li­dad y re­duc­ción en los tiem­pos de pro­duc­ción de sus clien­tes.

Kirk Goins, CEO de Pas­lin, cree que, en un fu­tu­ro, los ro­bots de­ja­rán de en­car­gar­se de los tra­ba­jos pe­li­gro­sos, su­cios y re­pe­ti­ti­vos en las plan­tas de pro­duc­ción, pa­ra in­ter­ac­tuar en la­bo­res co­ti­dia­nas con las per­so­nas.

El eje­cu­ti­vo sa­be de cam­bios y ten­den­cias. Su em­pre­sa so­bre­vi­vió a los años de cri­sis que vi­vió el sec­tor au­to­mo­triz en 2009 —que lle­vó a Ge­ne­ral Mo­tors y Chrys­ler a re­ci­bir un res­ca­te mul­ti­mi­llo­na­rio del go­bierno de Es­ta­dos Uni­dos—, mien­tras que más de la mi­tad de sus com­pe­ti­do­res des­apa­re­cie­ron. Kirk Goins ase­gu­ra que ser una com­pa­ñía in­no­va­do­ra en­fo­ca­da en la au­to­ma­ti­za­ción le ha ga­ran­ti­zó su per­ma­nen­cia y ex­pan­sión, pues es­te año abri­rá una nue­va plan­ta de pro­duc­ción en Shelby Towns­hip, Mi­chi­gan, don­de ge­ne­ra­rá 200 nue­vos em­pleos.

IN­GE­NIE­RÍA Y AU­TO­MA­TI­ZA­CIÓN

A vein­te mi­nu­tos del cen­tro de De­troit, en Ply­mouth, ope­ra la com­pa­ñía Re­dVi­king, de­di­ca­da al di­se­ño e in­ge­nie­ría, cu­yo ce­re­bro es un Con­tro­la­dor Ló­gi­co Pro­gra­ma­ble (PLC, en in­glés), que au­to­ma­ti­za to­dos los pro­ce­sos.

Ran­dall Brod­zik, fun­da­dor y CEO de Re­dVi­king, re ere que, en sus ini­cios, ha­ce 35 años, es­ta em­pre­sa se en­fo­có en pro­yec­tos de au­to­ma­ti­za­ción y con­trol pa­ra la in­dus­tria au­to­mo­triz, pe­ro aho­ra ha in­cor­po­ra­do otros ser­vi­cios de in­ge­nie­ría.

Unos 200 co­la­bo­ra­do­res tra­ba­jan en pro­yec­tos de di­se­ño, de­sa­rro­llo e in­te­gra­ción de lí­neas de en­sam­ble nal y au­to­ma­ti­za­ción apo­ya­da en ro­bó­ti­ca. Sus prin­ci­pa­les clien­tes ope­ran en el sec­tor au­to­mo­triz, ae­ro­es­pa­cial (co­mer­cial y de de­fen­sa), y vehícu­los pe­sa­dos. In­dus­trias van­guar­dis­tas que bus­can en to­do mo­men­to re­duc­ción en sus ci­clos de ma­nu­fac­tu­ra y ma­yor e cien­cia ope­ra­ti­va.

“Ha­ce­mos la pro­pues­ta (a los clien­tes) so­bre lo que les fun­cio­na en la lí­nea de pro­duc­ción, de acuer­do con sus ne­ce­si­da­des; lue­go desa­rro­lla­mos, in­te­gra­mos y, nal­men­te, la en­tre­ga­mos fun­cio­nan­do. Uti­li­za­mos el co­no­ci­mien­to de in­ge­nie­ría, au­to­ma­ti­za­ción y con­trol”, di­ce a Ma­nu­fac­tu­ra Al­fre­do Flo­res, Se­nior Con­trols

En­gi­neer de Re­dVi­king. En el pi­so de pro­duc­ción, un equi­po de in­ge­nie­ros desa­rro­lla una lí­nea de en­sam­ble de mo­to­res pa­ra una em­pre­sa de la in­dus­tria ae­ro­es­pa­cial —cu­yo nom­bre pre ere omi­tir por cues­tio­nes de ne­go­cio y con den­cia­li­dad— que re­quie­re fa­bri­car 300 ca­da año a par­tir de 2016.

En las ins­ta­la­cio­nes de es­ta rma nor­te­ame­ri­ca­na, Re­dVi­king di­se­ña y ela­bo­ra di­cho pro­yec­to; es­pe­ra­rea­li­zar di­ver­sas prue­bas prue­bas an­tes de lle­var­la con su clien­te.

El clien­te pro­du­ce ac­tual­men­te en­tre 60 y 90 mo­to­res al año. Pa­ra 2020 pro­yec­ta en­sam­blar 600 anual­men­te. Pe­ro lle­gar a es­ta can­ti­dad no bas­ta­rá con au­men­tar el nú­me­ro de tra­ba­ja­do­res, la for­ma e cien­te de cre­cer la pro­duc­ción es tra­vés de la in­cor­po­ra­ción de má­qui­nas au­to­ma­ti­za­das que tam­bién apo­yen en ma­te­ria de tra­za­bi­li­dad.

A tra­vés de la in­ge­nie­ría de pro­yec­tos es­ta rma es­tá cam­bian­do la for­ma en que en­sam­bla la in­dus­tria y pa­ra ha­cer­lo se

Quie­nes tra­ba­jen en las lí­neas de en­sam­bla­je se­rán ex­per­tos, los vie­jos días de apre­tar tor­ni­llo tras tor­ni­llo du­ran­te ho­ras se han ter­mi­na­do” John Bi­llings Vi­ce­pre­si­den­te Au­to­mo­ti­ve & Ae­ros­pa­ce Bu­si­ness.

apo­ya en con­tro­la­do­res, hard­wa­re PLC, in­ter­fa­ses tác­ti­les, ser­vo­mo­to­res, dri­ves y mo­to­res de la ale­ma­na Sie­mens.

Pe­ro los in­ge­nie­ros de Re­dVi­king no se con­for­man con crear sis­te­mas au­to­ma­ti­za­dos de en­sam­ble. Tam­bién bus­can que sus desa­rro­llos apor­ten tra­za­bi­li­dad, que do­cu­men­ten el fun­cio­na­mien­to de las lí­neas de pro­duc­ción.

“De una má­qui­na que es­tá ope­ran­do pue­des ob­te­ner da­tos ope­ra­ti­vos y téc­ni­cos. Ofre­ce­mos esa ven­ta­ja a los clien­tes”, di­ce Flo­res, in­ge­nie­ro in­dus­trial me­xi­cano que lle­gó a Re­dVi­king ha­ce ocho años.

Aun­que 30% del ne­go­cio de es­ta em­pre­sa nor­te­ame­ri­ca­na es­tá en­fo­ca­do a la in­dus­tria au­to­mo­triz, sec­to­res co­mo el tex­til, me­tal­me­cá­ni­ca, plás­ti­cos y ma­qui­la­do­ras, ca­da vez más es­tán in­tere­sa­dos en los pro­yec­tos de in­ge­nie­ría.

De acuer­do con Ro­de­rick Emery, vi­ce­pre­si­den­te de Ope­ra­cio­nes de Re­dVi­king, ca­da año es­ta rma es­ta­dou­ni­den­se desa­rro­lla 200 pro­yec­tos de in­ge­nie­ría y tie­ne pre­sen­cia, ade­más de Es­ta­dos Uni­dos, en Brasil, Ar­gen­ti­na, Es­pa­ña y Mé­xi­co.

Emery ase­gu­ra que no se pue­de man­te­ner o au­men­tar una lí­nea de pro­duc­ción y cum­plir con los re­que­ri­mien­tos de un clien­te si no se in­cor­po­ra la in­ge­nie­ría y la in­te­gra­ción de con­tro­la­do­res que per­mi­ten e cien­cia en los pro­ce­sos.

EL FU­TU­RO

La fa­bri­ca­ción di­gi­tal es el fu­tu­ro de la in­dus­tria por­que per­mi­ti­rá a las plan­tas ser más com­pe­ti­ti­vas, veloces, ági­les y e cien­tes en la pro­duc­ción. Sie­mens PLM, (pro­vee­dor de soft­wa­re pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción del ci­clo de vi­da del pro­duc­to y au­to­ma­ti­za­ción) im­pul­sa des­de ha­ce tres años es­ta nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial.

Es­ta em­pre­sa, una de las rmas in­dus­tria­les y tec­no­ló­gi­cas em­ble­má­ti­cas de Ale­ma­nia, du­ran­te ocho años ha in­ver­ti­do glo­bal­men­te 4,000 mi­llo­nes de eu­ros (MDE) en el de­sa­rro­llo de pla­ta­for­mas de ma­nu­fac­tu­ra in­te­li­gen­te. Es una de las em­pre­sas que aban­de­ran el con­cep­to de in­dus­tria 4.0.

Raj Ba­tra, pre­si­den­te de la In­dus­tria Di­gi­tal de Sie­mens, con­fía en que el fu­tu­ro de las plan­tas in­dus­tria­les es­tá en la di­gi­ta­li­za­ción y sis­te­mas in­ter­co­mu­ni­ca­dos, pues es­to per­mi­ti­rá re­du­cir el tiem­po en­tre la con­cep­ción de un pro­duc­to, su ci­clo de pro­duc­ción y co­lo­ca­ción en el pun­to de ven­ta.

Pa­ra que una in­dus­tria al­can­ce ma­yor velocidad, di­ce Ba­tra, de­be­rá ge­ne­rar in­no­va­cio­nes en es­te pro­ce­so, a n de co­lo­car su pro­duc­to en el mercado en el me­nor tiem­po po­si­ble. Es­to sig­ni ca­rá pro­ce­sos com­ple­jos que re­que­ri­rán exi­bi­li­dad en las lí­neas de pro­duc­ción y e cien­cia.

“Las com­pa­ñías in­dus­tria­les, gran­des y pe­que­ñas, tie­nen la opor­tu­ni­dad de rein­ven­tar­se a sí mis­mas”, agre­ga, “la in­dus­tria y la ma­nu­fac­tu­ra son lu­ga­res emo­cio­nan­tes pa­ra es­tar hoy en día. Los fa­bri­can­tes que im­pul­san la di­gi­ta­li­za­ción tie­nen una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va”.

“En Sie­mens he­mos desa­rro­lla­do una es­truc­tu­ra re­don­da de ne­go­cios a la que lla­ma­mos fá­bri­ca di­gi­tal. Re­co­no­ce­mos que la di­gi­ta­li­za­ción abre por com­ple­to el al­can­ce de las com­pa­ñías in­dus­tria­les al de­sa­rro­llo de pro­duc­tos, so­lu­cio­nes de ma­nu­fac­tu­ra y su lle­ga­da al mercado en un tiem­po me­nor”, agre­ga el di­rec­ti­vo de Sie­mens.

Sie­mens PLM tie­ne una par­ti­ci­pa­ción de mercado de 10% a ni­vel glo­bal. Es­to lo po­si­cio­na co­mo el se­gun­do com­pe­ti­dor más fuer­te del sec­tor con sus tec­no­lo­gías PLM y CAD. Ade­más, tie­ne pre­sen­cia en 50 paí­ses co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Chi­na, In­dia , Ale­ma­nia, Brasil y en Mé­xi­co des­de don­de se atien­de la re­gión de Cen­troa­mé­ri­ca.

En la ma­yo­ría de las ba­ses in­dus­tria­les de Es­ta­dos Uni­dos la di­gi­ta­li­za­ción no ha si­do lle­va­da al má­xi­mo y ac­tual­men­te si­gue sien­do un re­to.

Se­gún la rma de in­ves­ti­ga­ción de mercado ARC Re­serch, la ba­se ins­ta­la­da de sis­te­mas de au­to­ma­ti­za­ción que es­tán por na­li­zar su vi­da útil es­tá va­lua­da en 65,000 mi­llo­nes de dó­la­res en Es­ta­dos Uni­dos, lo cual re­pre­sen­ta una opor­tu­ni­dad pa­ra los pro­vee­do­res de es­tas tec­no­lo­gías.

La apues­ta de Es­ta­dos Uni­dos es im­pul­sar la ma­nu­fac­tu­ra. Em­pre­sas co­mo Ap­ple, Ya­maha, Air­bus, Hon­da, Le­no­vo y la pro­pia Sie­mens vol­ve­rán a pro­du­cir en ese país.

“No es­ta­mos aban­do­nan­do la ma­nu­fac­tu­ra en Es­ta­dos Uni­dos; es­ta­mos cre­cien­do a otro ni­vel”, se­ña­ló John Bi­llings, vi­ce­pre­si­den­te Au­to­mo­ti­ve & Ae­ros­pa­ce Bu­si­ness.

De acuer­do con Bi­llings, el im­pul­so a la fa­bri­ca­ción di­gi­tal tam­bién trae­rá re­tos en cuan­to a ca­pi­tal hu­mano, se ne­ce­si­ta­rá per­so­nal con ca­rre­ras téc­ni­cas e in­ge­nie­ros. “Quie­nes tra­ba­jen en las lí­neas de en­sam­bla­je se­rán ex­per­tos, los vie­jos días de apre­tar tor­ni­llo tras tor­ni­llo du­ran­te ho­ras se han ter­mi­na­do”, con­clu­ye.

Un mun­do vir­tual y uno real emer­gen. El au­to­mó­vil Ma­se­ra­ti Ghi­bli fu­sio­na la tra­di­ción ita­lia­na por los au­tos de­por­ti­vos y un soft­wa­re que in­clu­ye de­sa­rro­llo de pro­duc­to y pro­ce­sos de pro­duc­ción, di­se­ño, pla­nea­ción de la pro­duc­ción, in­ge­nie­ría y ser­vi­cios.

Fun­da­da en 1981, Re­dVi­king tie­ne su en­fo­que prin­ci­pal en el di­se­ño, ma­nu­fac­tu­ra y so­lu­cio­nes de prue­ba pa­ra ae­ro­es­pa­cial y au­to­mo­triz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.