Nue­vo mé­to­do ba­ja in­ven­ta­rios

Se lla­ma De­mand Dri­ven; Boeing y Uni­le­ver ya lo usan

Manufactura - - EN LA LÍNEA - -Kar­la Cal­de­rón

La em­pre­sa co­lom­bia­na Ma­qui­la In­ter­na­cio­nal de Con­fec­cio­nes (MIC) de­di­ca­da a la pro­duc­ción de ro­pa in­fan­til ba­jo li­cen­cias de Dis­ney y Mat­tel, lo­gró re­du­cir sus in­ven­ta­rios en 40%, al mis­mo tiem­po que in­cre­men­tó 12 y 22% su vo­lu­men de ven­tas en 2013 y en 2014, res­pec­ti­va­men­te. La cla­ve pa­ra lo­grar­lo fue uti­li­zar un nue­vo mé­to­do de pla­nea­ción lla­ma­do De­mand Dri­ven. El ca­so de es­tu­dio de es­ta em­pre­sa se pre­sen­tó du­ran­te la Con­fe­ren­cia Mun­dial De­mand Dri­ven, en mar­zo pa­sa­do, en Hous­ton, Te­xas. Es un ejem­plo de los re­sul­ta­dos de di­cha so­lu­ción, la cual per­mi­te pla­near sis­te­mas de in­ven­ta­rios y ma­te­ria­les, con ba­se en la de­man­da real del mercado.

En Es­ta­dos Uni­dos es­tá dis­po­ni­ble des­de ha­ce cin­co años y es uti­li­za­da por em­pre­sas co­mo Uni­le­ver y Boeing, en­tre otras. A Mé­xi­co lle­gó ha­ce dos, se­ña­la Car­los Fer­nán­dez, con­sul­tor de De­mand Dri­ven. Ac­tual­men­te, la em­pre­sa tra­ba­ja en el país con ocho rmas de sec­to­res co­mo ali­men­tos, elec­tro­do­més­ti­cos, cons­truc­ción y bie­nes de con­su­mo.

La opor­tu­ni­dad de ne­go­cio pa­ra es­ta he­rra­mien­ta es gran­de, ya que, por ejem­plo, los cos­tos lo­gís­ti­cos de las em­pre­sas me­xi­ca­nas re­pre­sen­tan en pro­me­dio 10.3% de las ven­tas, de los cua­les, has­ta 60% co­rres­pon­den al ma­ne­jo de in­ven­ta­rios, pro­ce­sa­mien­to de pedidos, al­ma­ce­na­mien­to y pla­nea­ción de la ges­tión de ope­ra­cio­nes de trans­por­te, se­gún da­tos de la em­pre­sa AT Kear­ney.

40 % me­nos in­ven­ta­rios pro­me­te es­ta so­lu­ción lan­za­da en Mé­xi­co ha­ce dos años.

Fuen­te: De­mand Dri­ven

¿CÓ­MO FUN­CIO­NA?

Es­ta he­rra­mien­ta, que com­bi­na me­to­do­lo­gía y soft­wa­re, de­ter­mi­na cuán­to se pue­de pro­du­cir con ba­se en la de­man­da real de las em­pre­sas, y no en pro­nós­ti­cos (fo­re­cast), co­mo se ha­ce co­mún­men­te. Así, se pue­de al­can­zar una dis­mi­nu­ción de 40% en in­ven­ta­rios, la mi­tad del tiem­po de en­tre­ga y un ni­vel de ser­vi­cio de 98%, ex­pli­ca.

La cla­ve es dis­tri­buir el in­ven­ta­rio en los lu­ga­res que son crí­ti­cos. ”Es co­mo te­ner al­ma­ce­nes pe­que­ños (buf­fers), pe­ro los mi­des, les po­nes un se­má­fo­ro, y cuan­do cae a cier­to ni­vel un de­ter­mi­na­do ma­te­rial, se en­cien­de la alar­ma pa­ra vol­ver a com­prar”. Es­to apli­ca tan­to pa­ra las ma­te­rias pri­mas, co­mo pa­ra el pro­duc­to nal.

Por ejem­plo, Sa­tuer­ca, fa­bri­can­te es­pañol de com­po­nen­tes pa­ra el sec­tor au­to­mo­tor, man­te­nía un pe­que­ño in­ven­ta­rio en sus plan­tas. Así dis­mi­nu­yó sus tiem­pos de en­tre­ga en 50%, al pa­sar de 20 a 10 días, y su stock se re­du­jó 35% en tres me­ses. Es­te fue otro ca­so pre­sen­ta­do du­ran­te la Con­fe­ren­cia Mun­dial De­mand Dri­ven.†

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.