Las adua­nas me­xi­ca­nas se tec­ni­fi­can

Pa­ra eli­mi­nar obs­tácu­los, el go­bierno ha es­ta­ble­ci­do el uso de for­ma­tos di­gi­ta­les. Por ello, las em­pre­sas de­ben uti­li­zar so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas pa­ra cum­plir con la nor­ma

Manufactura - - COLUMNA - JUAN PI­ZANO So­cio lí­der de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal y Adua­nas de KPMG en Mé­xi­co ase­so­ria@kpmg.com.mx

“Una de las ven­ta­jas de un mo­de­lo adua­nal sis­te­ma­ti­za­do es la trans­pa­ren­cia”.

El in­ter­cam­bio de bie­nes en­tre paí­ses, las adua­nas, los aran­ce­les y con­tro­les han co­bra­do una ma­yor im­por­tan­cia en los úl­ti­mos años. Es a tra­vés de las adua­nas que los go­bier­nos tie­nen la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de re­cau­dar aran­ce­les e im­pues­tos in­di­rec­tos, re­gu­lar su mercado in­terno, ade­más de pro­te­ger­se de prác­ti­cas des­lea­les en ma­te­ria de co­mer­cio in­ter­na­cio­nal.

Al su­bir o ba­jar aran­ce­les se res­trin­ge o se es­ti­mu­la el trán­si­to de cier­tas mer­can­cías es­ca­sas o su­per­abun­dan­tes, y tam­bién se ejer­cen con­tro­les por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad na­cio­nal o pa­ra im­pe­dir el trá­fi­co de mer­can­cías ile­ga­les o prohi­bi­das.

En es­te sen­ti­do, los or­ga­nis­mos gu­ber­na­men­ta­les de vi­gi­lan­cia y re­cau­da­ción in­ter­cam­bian información pa­ra ha­cer cum­plir la re­gu­la­ción, ad­mi­nis­trar los ries­gos in­he­ren­tes a la ac­ti­vi­dad co­mer­cial y fa­ci­li­tar la cir­cu­la­ción de mer­can­cía, sin des­pro­te­ger los mer­ca­dos in­ter­nos.

En es­te con­tex­to, la tec­no­lo­gía de­be ser uti­li­za­da por las or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra lle­var a ca­bo y con­tro­lar es­tos pro­ce­sos co­rrec­ta­men­te, an­te las au­to­ri­da­des fis­ca­les y adua­na­les. De es­ta ma­ne­ra, se evi­tan in­efi­cien­cias y san­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas e in­clu­so pe­na­les.

El he­cho de que Mé­xi­co cuen­te con una red de tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio y ac­ce­so aran­ce­la­rio pre­fe­ren­cial a 44 mer­ca­dos en Nor­tea­mé­ri­ca, Eu­ro­pa, Asia y Amé­ri­ca La­ti­na brin­da una opor­tu­ni­dad im­por­tan­te pa­ra que las Tec­no­lo­gías de Información (TI) en­cuen­tren en el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, al au­men­tar la efi­cien­cia de los sis­te­mas adua­na­les del país.

Co­mo par­te del pro­ce­so pa­ra eli­mi­nar obs­tácu­los y com­ba­tir la co­rrup­ción en puer­tos y adua­nas, el go­bierno me­xi­cano ha ins­tru­men­ta­do for­ma­tos di­gi­ta­les co­mo el Com­pro­ban­te de Va­lor Elec­tró­ni­co (CO­VE), el cual sus­ti­tu­ye a cual­quier otro do­cu­men­to que am­pa­re el va­lor co­mer­cial de las mer­can­cías.

Es­te do­cu­men­to se en­vía de ma­ne­ra an­ti­ci­pa­da a tra­vés de la Ven­ta­ni­lla Úni­ca de Co­mer­cio Ex­te­rior (VUCEM), ya que con­tie­ne la des­crip­ción y el va­lor de las mer­can­cías, las frac­cio­nes aran­ce­la­rias a las que co­rres­pon­den, el ori­gen y el des­tino de és­tas, en­tre otros ele­men­tos.

La de­cla­ra­ción pa­ra el pa­go de im­pues­tos (el pe­di­men­to) tam­bién se pro­ce­sa en un sis­te­ma elec­tró­ni­co, y una vez cu­bier­tos los re­qui­si­tos, se rea­li­zan re­vi­sio­nes fí­si­cas de las mer­can­cías, las cua­les pue­den ser o no in­va­si­vas.

En el pri­mer ca­so, se des­car­gan fí­si­ca­men­te las ca­jas o con­te­ne­do­res; en el se­gun­do, son ins­pec­cio­na­dos con equi­pos de ra­yos gam­ma. Es­ta es la for­ma en que se com­ple­ta el lla­ma­do des­pa­cho adua­ne­ro elec­tró­ni­co.

En la ac­tua­li­dad, to­dos los usua­rios de las adua­nas me­xi­ca­nas uti­li­zan es­te mo­de­lo elec­tró­ni­co, mien­tras que los pa­gos se rea­li­zan a tra­vés de los por­ta­les ban­ca­rios, me­dian­te el Pa­go Elec­tró­ni­co Cen­tra­li­za­do Adua­ne­ro (PE­CA).

Una de las ven­ta­jas de un mo­de­lo adua­nal sis­te­ma­ti­za­do es la trans­pa­ren­cia en la emi­sión de información, así co­mo una ma­yor ra­pi­dez de los pro­ce­sos y una me­nor in­ter­ac­ción con las adua­nas, lo que re­du­ce a su vez po­si­bles ries­gos, ade­más de evi­tar ac­tos de co­rrup­ción.

Con el mo­de­lo elec­tró­ni­co, las adua­nas re­ci­ben información opor­tu­na y con­fia­ble, la cual uti­li­zan pa­ra rea­li­zar sus aná­li­sis de ries­gos. De es­ta for­ma pue­den ser más aser­ti­vas en el se­gui­mien­to de aque­llos con­tri­bu­yen­tes sen­si­bles o sos­pe­cho­sos de in­cum­pli­mien­to, mien­tras re­du­cen el de aque­llos que tie­nen un his­to­rial con­fia­ble.

La enor­me can­ti­dad de información que re­cau­dan las adua­nas ha­ce ne­ce­sa­rio que cuen­ten con sis­te­mas in­for­má­ti­cos ro­bus­tos y ac­tua­li­za­dos, pe­ro tam­bién las or­ga­ni­za­cio­nes de­ben te­ner­los, a fin de cum­plir en tiem­po y for­ma con las dis­po­si­cio­nes es­ta­ble­ci­das por la au­to­ri­dad.

En es­te sen­ti­do, la información de las em­pre­sas im­por­ta­do­ras y ex­por­ta­do­ras de­be ser con­fia­ble y ac­tual, pa­ra ase­gu­rar que cum­plen con sus obli­ga­cio­nes en to­dos los ám­bi­tos, des­de la tri­bu­ta­ción has­ta la se­gu­ri­dad de la ca­de­na de su­mi­nis­tro.†

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.