Soft­wa­re, ¿es­tán­dar o a la me­di­da?

La elec­ción de la so­lu­ción de­pen­de­rá de las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa. No hay dos pro­yec­tos igua­les

Manufactura - - APUNTES TÉCNICOS - POR AL­MIR PE­REI­RA FIL­HO, DI­REC­TOR CO­MER­CIAL DE SOFTLAND MÉ­XI­CO

Cuan­do una com­pa­ñía to­ma la decisión de in­cor­po­rar so­lu­cio­nes de soft­wa­re, es muy co­mún que sur­jan du­das so­bre si con­vie­ne adop­tar pro­duc­tos es­tán­da­res o si es pre­fe­ri­ble ad­qui­rir otros per­so­na­li­za­dos que se adap­ten a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí cas. Se ha di­cho y es­cri­to mu­cho so­bre me­to­do­lo­gías ági­les de uti­li­za­ción pa­ra que la em­pre­sa usua­ria pue­da ver los re­sul­ta­dos de la in­ver­sión en un ERP o CRM rá­pi­da­men­te.

Tan­to la es­tan­da­ri­za­ción co­mo la cus­to­mi­za­ción de­ben con­si­de­rar­se an­tes. A con­ti­nua­ción ex­pli­ca­mos en qué con­sis­te ca­da una, ade­más de las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas que im­pli­ca su adop­ción.

ES­TAN­DA­RI­ZA­CIÓN

La es­tan­da­ri­za­ción es fun­da­men­tal tan­to en la eje­cu­ción de pro­yec­tos co­mo en el pro­duc­to nal. Hay mu­chos pro­ce­sos y so­lu­cio­nes que se en­cuen­tran pro­ba­dos, son re­pli­ca­bles y fue­ron so­me­ti­dos a mu­chos ci­clos de re­tro­ali­men­ta­ción y me­jo­ra con­ti­nua. En esos ca­sos, no hay mo­ti­vos pa­ra no ir ha­cia esa es­tan­da­ri­za­ción que, en­tre otras co­sas, per­mi­te:

Me­jo­rar los tiem­pos de de­sa­rro­llo de los pro­yec­tos Mi­ni­mi­zar los ries­gos Dis­mi­nuir los cos­tos de eje­cu­ción Brin­dar ma­yor se­gu­ri­dad a la ho­ra de ope­rar y man­te­ner so­lu­cio­nes Re­du­cir tiem­pos y cos­tos de in­duc­ción, ca­pa­ci­ta­ción y pues­ta en mar­cha Es re­co­men­da­ble adop­tar es­tas so­lu­cio­nes es­tan­da­ri­za­das en los ca­sos que sean apli­ca­bles. Sa­lir­se de ellas no re­pre­sen­ta­ría ne­ce­sa­ria­men­te una ven­ta­ja, ya que po­dría au­men­tar los cos­tos de en­tra­da y man­te­ni­mien­to, y los tiem­pos de de­sa­rro­llo.

CUS­TO­MI­ZA­CIÓN

Ca­da or­ga­ni­za­ción tie­ne su im­pron­ta, su for­ma de ha­cer las co­sas, aque­llo que la iden­ti ca y la di­fe­ren­cia del res­to. Es ahí don­de se plan­tea la ne­ce­si­dad de per­so­na­li­zar las so­lu­cio­nes de acuer­do a las ne­ce­si­da­des es­pe­cí cas.

No to­dos los ERP en el mercado ad­mi­ten ser per­so­na­li­za­dos en los as­pec­tos que la em­pre­sa lo re­quie­re, o a un cos­to ra­zo­na­ble. Sin em­bar­go, al­gu­nas so­lu­cio­nes cuen­tan con múl­ti­ples he­rra­mien­tas pen­sa­das y di­se­ña­das pa­ra brin­dar exi­bi­li­dad y au­to­no­mía a los pro­yec­tos y al cre­ci­mien­to de la so­lu­ción, sin caer en la ne­ce­si­dad de desa­rro­llos a me­di­da. Es­tas he­rra­mien­tas per­mi­ten de nir la fun­cio­na­li­dad que res­pon­da a las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa, pa­ra evi­tar la de­pen­den­cia ha­cia el pro­vee­dor.

Si se com­pa­ran los tiem­pos de arran­que de un pro­yec­to es­tan­da­ri­za­do, con res­pec­to a uno per­so­na­li­za­do, (en una em­pre­sa me­dia­na, por ejem­plo), el pri­me­ro se pue­de rea­li­zar en un pla­zo de en­tre cua­tro y seis me­ses, mien­tras que el de cus­to­mi­za­ción im­pli­ca­rá en­tre 20 y 40% más.

No hay que per­der de vis­ta el he­cho que no exis­ten dos pro­yec­tos igua­les, la elec­ción de una u otra for­ma de adop­ción de­pen­de­rá mu­cho de ca­da em­pre­sa. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.