VA­LO­RA­CIÓN DE ES­TRA­TE­GIA

Manufactura - - INFORMES -

Un pro­duc­to va­le lo que el clien­te es­tá dispuesto a pa­gar por él, pe­ro ¿có­mo lo­grar que el clien­te es­té dispuesto a pa­gar has­ta 10 ve­ces más?

An­drea Tru­ji­llo, pro­fe­so­ra in­ves­ti­ga­do­ra de la Es­cue­la de Ne­go­cios del Tec­no­ló­gi­co de Mon­te­rrey Cam­pus San­ta Fe, re­fie­re que hay un ni­cho de con­su­mi­do­res que es­tá dispuesto a des­em­bol­sar más por pro­duc­tos per­so­na­li­za­dos, pues eso los ha­ce sen­tir­se ‘úni­cos’. Va­rias em­pre­sas han crea­do un mo­de­lo de ne­go­cio a par­tir de es­te con­cep­to, tan­to en el ám­bi­to de la ma­nu­fac­tu­ra co­mo del co­mer­cio.

Hay tien­das que ven­den ves­ti­dos de fies­ta, por ejem­plo, que lle­van un re­gis­tro por even­to (gra­dua­cio­nes o bo­das) y que le no­ti­fi­can al clien­te si el ves­ti­do que pla­nea com­prar ya fue ele­gi­do por al­guien más.

En el te­rreno de la ma­nu­fac­tu­ra, la per­so­na­li­za­ción se lo­gra cuan­do se ha­ce un pro­duc­to a la me­di­da, el cual se pue­de ven­der más ca­ro que uno en se­rie. Es­to, ade­más, per­mi­te al fa­bri­can­te sor­tear el cos­to de la ma­te­ria pri­ma, que sue­le in­cre­men­tar­se cuan­do se tra­ba­jan co­rri­das cor­tas de pro­duc­ción. Es­to es jus­ta­men­te lo que ha­ce Ate­lier Ama­re­to.

Fuen­te: Aber­dee­nG­roup, di­ciem­bre del 2006

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.