El nom­bre del jue­go es equi­li­brio

Gra­cias a la di­ver­si­fi­ca­ción del ne­go­cio, pue­de pre­su­mir de es­ta­bi­li­dad. Tie­ne una bue­na ad­mi­nis­tra­ción de ac­ti­vos, aun­que su pro­duc­ti­vi­dad es me­nor

Manufactura - - EN LA LÍNEA -

POR CÉ­SAR MAR­TÍ­NEZ AZ­NÁ­REZ

Así son los re­sul­ta­dos fi­nan­cie­ros de los con­glo­me­ra­dos in­dus­tria­les: es­ta­bles. Y así tam­bién son, por lo tan­to, los del Gru­po Car­so, que aglu­ti­na em­pre­sas en tres di­vi­sio­nes (co­mer­cial, in­dus­trial y de in­fra­es­truc­tu­ra y cons­truc­ción).

La na­tu­ra­le­za del mo­de­lo con­sis­te en una em­pre­sa for­ma­da por va­rias, con el n de ob­te­ner eco­no­mías de es­ca­la, pe­ro en ge­ne­ral de sec­to­res di­ver­sos, pa­ra com­pen­sar los ries­gos cí­cli­cos de ca­da uno.

In­clu­so en la re­ce­sión de 2009, el pro­me­dio mun­dial de la ren­ta­bi­li­dad ni se in­mu­tó: 2008 4.6%, 2009 4.5%, 2010 4.4% y 2011 4.5%. Con to­do y en ese mar­co, Car­so tie­ne már­ge­nes me­jo­res: el ope­ra­ti­vo es de 7.6% y el mar­gen ne­to 6.7%, con­tra 4.9% y 1.4%, res­pec­ti­va­men­te, a ni­vel glo­bal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.