El va­lor del com­pro­mi­so en la in­no­va­ción

Ha­ce más de 30 años, Pe­ter Druc­ker plan­teó la ne­ce­si­dad de cam­biar las fuen­tes del di­na­mis­mo eco­nó­mi­co que ha­bía has­ta ese mo­men­to... es­tas son al­gu­nas de sus ideas

Manufactura - - COLUMNA -

En al­gún mo­men­to de nues­tra vi­da, to­dos he­mos si­do mar­ca­dos por al­gu­na con­ver­sa­ción, cla­se o con­se­jo fa­mi­liar. No obs­tan­te, si tu­vi­mos la in­fi­ni­ta for­tu­na de es­tar in­vi­ta­dos, co­mo al­gu­nos em­pre­sa­rios me­xi­ca­nos, a in­ter­ac­tuar con el gu­rú de la in­no­va­ción Pe­ter Druc­ker (1909-2005) en una con­fe­ren­cia en Po­mo­na, Ca­li­for­nia, a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1970, se­gu­ra­men­te los be­ne­fi­cios y co­no­ci­mien­tos se­rán in­va­lua­bles.

Por ello, com­par­to al­gu­nas de las re exio­nes sus­ci­ta­das en el se­mi­na­rio de al­ta di­rec­ción, ti­tu­la­do: Ci­ta con Druc­ker: los em­pre­sa­rios de la nue­va era, rea­li­za­do en la fun­da­ción Ke­llogg’s.

Druc­ker les in­di­có a los asis­ten­tes que es­ta­ban plan­ta­dos en un es­ce­na­rio muy com­ple­jo, don­de el Es­ta­do te­nía un enor­me pe­so con sus po­lí­ti­cas, in­ver­sio­nes y erro­res, pe­ro que de­bían apren­der a leer el entorno y las opor­tu­ni­da­des in­ter­na­cio­na­les, coor­di­nan­do am­bas reali­da­des (na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal) y pro­yec­tar­se ha­cia el fu­tu­ro. Plan­teó cla­ra­men­te la ne­ce­si­dad de cam­biar las fuen­tes del di­na­mis­mo eco­nó­mi­co que ha­bía has­ta ese mo­men­to, las cua­les ha­bían en­tra­do en cri­sis a par­tir de 1973 por el au­men­to en los pre­cios del pe­tró­leo.

Hi­zo én­fa­sis en que ya no eran im­por­tan­tes las tec­no­lo­gías y las ma­te­rias pri­mas, sino la ener­gía, los co­no­ci­mien­tos, las ha­bi­li­da­des ge­ren­cia­les, la or­ga­ni­za­ción efi­caz, la in­no­va­ción (no só­lo in­dus­trial) y un nue­vo tra­to ha­cia la fuer­za de tra­ba­jo.

No es tri­vial re­fle­xio­nar so­bre lo di­cho por Druc­ker, sino que se re­quie­re ir más allá y rea­li­zar­nos las pre­gun­tas per­ti­nen­tes, por ejem­plo ¿có­mo te­ner un tra­to efi­caz ha­cia la fuer­za de tra­ba­jo? Es de­cir, qué con­di­cio­nes de­ben im­pe­rar pa­ra es­ta­ble­cer una re­la­ción coope­ra­ti­va en­tre tra­ba­ja­do­res y em­pre­sa­rios pa­ra ge­ne­rar in­no­va­cio­nes que be­ne­fi­cien a to­dos.

Gui­ller­mo Gua­jar­do, in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes In­ter­dis­ci­pli­na­rias en Cien­cias y Hu­ma­ni­da­des (CEIICH) de la UNAM, re­sal­ta en ar­tícu­los aca­dé­mi­cos que Pe­ter Druc­ker de­cía que la úni­ca ma­ne­ra de con­se­guir que un tra­ba­ja­dor se desem­pe­ña­ra de for­ma óp­ti­ma era exi­gir­le res­pon­sa­bi­li­dad por el pues­to que ocu­pa­ba y por su equi­po de tra­ba­jo.

En el ca­so de Mé­xi­co, de­bía con­si­de­rar­se el enor­me cam­bio ex­pe­ri­men­ta­do por los tra­ba­ja­do­res: ya no eran anal­fa­be­tas, sino una nue­va ge­ne­ra­ción que po­seía al­gu­nas ha­bi­li­da­des y com­pe­ten­cias dis­tin­tas a las de un tra­ba­ja­dor de ini­cios de la era in­dus­trial en 1820.

Hoy no po­de­mos ne­gar la ca­pa­ci­dad y los co­no­ci­mien­tos que tie­nen los tra­ba­ja­do­res me­xi­ca­nos en di­ver­sas áreas; no obs­tan­te, ten­dría­mos que re­vi­sar y so­bre to­do pen­sar si la res­pon­sa­bi­li­dad y el com­pro­mi­so son va­lo­res arrai­ga­dos en nues­tra cul­tu­ra.

El aná­li­sis no se sus­ten­ta en una res­pues­ta ma­ni­queís­ta, con un sí o un no. Aun­que hay es­tu­dios que mi­den el ni­vel de res­pon­sa­bi­li­dad de un tra­ba­ja­dor, sus­ten­ta­dos en los re­sul­ta­dos que pre­sen­ta a la em­pre­sa o ins­ti­tu­ción, el re­to es más com­ple­jo. De­be­mos in­cen­ti­var los dos va­lo­res an­tes men­cio­na­dos: el com­pro­mi­so y res­pon­sa­bi­li­dad, en las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes. Los tiem­pos y los va­lo­res no han cam­bia­do y por tan­to, in­vi­to a re­fle­xio­nar so­bre los com­pro­mi­sos y res­pon­sa­bi­li­da­des que a dia­rio prac­ti­ca­mos.

A Druc­ker no le gus­ta­ba se­ña­lar a Mé­xi­co co­mo un país en de­sa­rro­llo, él es­ta­ba con­ven­ci­do de que los tra­ba­ja­do­res sa­ben mu­cho más del mun­do que nues­tros abue­los, por lo que no se sien­ten per­di­dos en un am­bien­te ur­bano. En su­ma, no son tra­ba­ja­do­res prein­dus­tria­les ni anal­fa­be­tas… me­jor exi­ja­mos res­pon­sa­bi­li­dad por sus pues­tos y por su gru­po de tra­ba­jo, men­cio­nó el au­tor aus­tria­co.

El có­mo lo­grar­lo de­pen­de de cam­biar mu­chas prác­ti­cas en nues­tra so­cie­dad, pe­ro so­bre to­do de exi­gir­nos a dia­rio un com­pro­mi­so con nues­tro tra­ba­jo y nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des so­cia­les.

Es mo­men­to de ma­du­rar y acep­tar el diá­lo­go in­có­mo­do y ar­gu­men­ta­do con nues­tras res­pon­sa­bi­li­da­des. Exi­gir­nos ca­pa­ci­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo es par­te de la re­so­lu­ción de pro­ble­mas fu­tu­ros, sus­ten­ta­dos en ge­ne­ra­cio­nes que asu­men el de­ber co­mo al­go na­tu­ral. Tal vez el éxi­to de Pe­ter Druc­ker es­ta­ba sus­ten­ta­do en dia­lo­gar so­bre los as­pec­tos más evi­den­tes, des­de la cla­ri­dad de los com­pro­mi­sos. †

“Exi­gir­nos ca­pa­ci­dad y pro­fe­sio­na­lis­mo es par­te de la re­so­lu­ción de pro­ble­mas fu­tu­ros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.