El as­tró­no­mo vi­sio­na­rio

Es­ta­ba con­ven­ci­do de que un país con de­pen­den­cia de tec­no­lo­gía ex­tran­je­ra es­tá des­ti­na­do al fra­ca­so. Fue el prin­ci­pal im­pul­sor del Gran Te­les­co­pio Mi­li­mé­tri­co

Manufactura - - COLUMNA -

Na­cí en la Ciu­dad de Mé­xi­co, en 1950. Es­tu­dié Fí­si­ca y Ma­te­má­ti­cas en la Fa­cul­tad de Cien­cias de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM). En­tre 1973 y 1978, vi­ví en In­gla­te­rra y ob­tu­ve el gra­do de Maes­tro en Ma­te­má­ti­cas Apli­ca­das por la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge y el Doc­to­ra­do en As­tro­fí­si­ca por la Uni­ver­si­dad de Sus­sex. Re­gre­sé a Mé­xi­co pa­ra tra­ba­jar co­mo in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de As­tro­no­mía de la UNAM, dón­de reali­cé es­tu­dios so­bre la evo­lu­ción quí­mi­ca de las ga­la­xias. En 1986 me con­ver­tí en di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de As­tro­no­mía de la UNAM. Te­nía ape­nas 36 años. Des­de esa trin­che­ra, lo­gré que Mé­xi­co en­tra­ra a la era del In­ter­net. Ba­jo mi ad­mi­nis­tra­ción, se ob­tu­vo la pri­me­ra co­ne­xión de la red des­de Co­lo­ra­do, Es­ta­dos Uni­dos, has­ta el Ins­ti­tu­to de As­tro­no­mía, en la ca­pi­tal del país. Po­co des­pués, un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res, li­de­ra­dos por mí, co­la­bo­ró con el Ins­ti­tu­to de Fí­si­ca de la UNAM pa­ra desa­rro­llar una fre­sa­do­ra que per­mi­tie­ra la fa­bri­ca­ción de pie­zas me­tá­li­cas. Des­cu­bri­mos que los mo­vi­mien­tos de la má­qui­na eran equi­va­len­tes a los de un te­les­co­pio de al­ta pre­ci­sión. En­ton­ces, desa­rro­lla­mos el con­trol de la compu­tado­ra pa­ra que el equi­po fue­ra exac­to. Al te­ner éxi­to, nos en­car­ga­mos de di­se­ñar los bi­lle­tes de 20 pe­sos pa­ra el Ban­co de Mé­xi­co. Así, de­ja­ron de fa­bri­car­se en Eu­ro­pa. En 1992, me in­te­gré a la Di­rec­ción Ge­ne­ral del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de As­tro­fí­si­ca, Óp­ti­ca y Elec­tró­ni­ca (INAOE). Ahí co­men­cé el pro­yec­to más im­por­tan­te de mi vi­da, el Gran Te­les­co­pio Mi­li­mé­tri­co (GTM), el cual se ubi­ca en la ci­ma del Vol­cán Sie­rra Ne­gra, en Pue­bla. Tra­ba­jé en es­te ins­ti­tu­to has­ta 2001. Du­ran­te mi ges­tión, el INAOE atra­jo a más in­ves­ti­ga­do­res y desa­rro­lló tres áreas de co­no­ci­mien­to, As­tro­fí­si­ca, Óp­ti­ca y Elec­tró­ni­ca. Du­ran­te los úl­ti­mos años de mi vi­da, me desem­pe­ñé co­mo in­ves­ti­ga­dor ti­tu­lar de la Coor­di­na­ción de As­tro­fí­si­ca del INAOE y di­rec­tor ge­ne­ral del Ob­ser­va­to­rio del GTM.

“Una na­ción in­de­pen­dien­te en su tec­no­lo­gía tie­ne la opor­tu­ni­dad de ser lí­der en el con­cier­to mun­dial”.

MA­NU­FAC­TU­RA

JU­LIO 2015

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.