La ma­nu­fac­tu­ra di­gi­tal irrum­pe en la plan­ta

Es­ta ten­den­cia per­mi­ti­rá me­jo­rar los sis­te­mas de pro­duc­ción, a tra­vés de he­rra­mien­tas co­mo la ro­bó­ti­ca avan­za­da y la co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­ca

Manufactura - - COLUMNA - UNI­DAD DE IN­TE­LI­GEN­CIA THE ECO­NO­MIST

as na­cio­nes ma­nu­fac­tu­re­ras desa­rro­lla­das tie­nen pre­sión por me­jo­rar sus ca­pa­ci­da­des de fa­bri­ca­ción. Es­tos paí­ses ya se es­tán re­za­gan­do en cuan­to a com­pe­ti­ti­vi­dad con res­pec­to a Chi­na. En cin­co años, el atraso se­rá ma­yor, se­gún el Ín­di­ce Glo­bal de Com­pe­ti­ti­vi­dad en Ma­nu­fac­tu­ra de De­loit­te.

En con­tras­te con la ba­ja en la pro­duc­ción ma­nu­fac­tu­re­ra en mu­chas de las eco­no­mías desa­rro­lla­das, una nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra que las in­dus­trias com­pi­tan es­tá emer­gien­do: la ma­nu­fac­tu­ra co­nec­ta­da.

Es­ta ten­den­cia de fa­bri­ca­ción se sus­ten­ta en que los sis­te­mas de pro­duc­ción pue­den va­ler­se de los ujos de da­tos pa­ra im­pul­sar me­jo­ras en la co­mu­ni­ca­ción, la coor­di­na­ción y el con­trol de la fa­bri­ca­ción.

“Si la ha­ce­mos más in­te­li­gen­te o me­jo­ra­mos su in­ter­co­ne­xión, man­ten­dre­mos la fa­bri­ca­ción en las eco­no­mías desa­rro­lla­das”, di­ce Ch­ris­tian Reims­bach-Kou­nat­ze, economista y ana­lis­ta de po­lí­ti­cas del Di­rec­to­rio de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­dus­tria de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) en Fran­cia.

Ase­gu­ra, ade­más, que la ma­nu­fac­tu­ra en red ayu­da­rá a la in­no­va­ción. “Los paí­ses co­mo Ale­ma­nia, que han si­do fuer­tes en el de­sa­rro­llo de ma­qui­na­rias, lo ven co­mo una opor­tu­ni­dad pa­ra li­de­rar la pró­xi­ma ola de in­no­va­ción en ma­nu­fac­tu­ra”.

Una de las ven­ta­jas de la pro­duc­ción di­gi­tal, de acuer­do con Reims­bach-Kou­nat­ze, es que pue­de im­pul­sar la op­ti­ma­ción en to­do el sis­te­ma de fa­bri­ca­ción. “Las má­qui­nas reúnen los da­tos”, di­ce. “Pe­ro co­mo las má­qui­nas es­tán in­clui­das en un con­tex­to más am­plio, tie­nen la po­si­bi­li­dad de op­ti­mar to­do el sis­te­ma de ma­ne­ra cen­tral con la compu­tación en la nu­be”.

Las me­jo­ras en las ca­pa­ci­da­des de fa­bri­ca­ción son cen­tra­les pa­ra las eco­no­mías ma­nu­fac­tu­re­ras desa­rro­lla­das co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ja­pón o Ale­ma­nia.

En la úl­ti­ma dé­ca­da es­tos paí­ses han ex­pe­ri­men­ta­do ba­jas en su pro­duc­ción y en el em­pleo del sec­tor de ma­nu­fac­tu­ra. En Es­ta­dos Uni­dos, la fa­bri­ca­ción ha caí­do 20.7% del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB), de acuer­do con los da­tos su­mi­nis­tra­dos por De­loit­te.

Los mo­de­los de fa­bri­ca­ción de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de­pen­den am­plia­men­te de los da­tos. “La tec­no­lo­gía, la ro­bó­ti­ca avan­za­da, la co­mu­ni­ca­ción inalám­bri­ca, las ca­pa­ci­da­des me­jo­ra­das pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de da­tos y el al­ma­ce­na­mien­to de big da­ta, na­da de es­to es nue­vo”, ex­pli­ca Hen­ning Ka­ger­mann, pre­si­den­te de la Aca­de­mia Ale­ma­na de Cien­cia y Tec­no­lo­gía.

Pe­ro lo que hoy es di­fe­ren­te en la pro­duc­ción es que “to­das las tec­no­lo­gías que ne­ce­si­ta­mos son eco­nó­mi­cas y ase­qui­bles”, co­men­ta. “Creo que en es­te mo­men­to es­ta­mos en un pun­to de in exión”.

1. FLE­XI­BI­LI­DAD EN LA LÍ­NEA

La pro­duc­ción co­nec­ta­da pro­me­te e cien­cia. Los sis­te­mas de pro­duc­ción que usan ujos de da­tos pa­ra con­tro­lar y op­ti­mar la pro­duc­ción po­drían per­mi­tir la fa­bri­ca­ción de vo­lú­me­nes pe­que­ños y pro­duc­tos adap­ta­dos a ca­da clien­te.

Los aca­dé­mi­cos creen que la ma­nu­fac­tu­ra co­nec­ta­da en red es una re­vo­lu­ción. “Los sis­te­mas de pro­duc­ción se­rán más exi­bles pa­ra ma­ne­jar vo­lú­me­nes más pe­que­ños”, in­di­ca Jag­jit Singh Srau, ti­tu­lar del Cen­tro de Fa­bri­ca­ción In­ter­na­cio­nal del Ins­ti­tu­to pa­ra la Fa­bri­ca­ción de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. “Pe­ro tam­bién car­te­ras ma­si­vas de pro­duc­tos adap­ta­dos pa­ra de­ter­mi­na­dos clien­tes”, di­ce.

Es­ta exi­bi­li­dad es fun­da­men­tal pa­ra los fa­bri­can­tes, se­gún Wil­helm Bauer, di­rec­tor in­te­ri­no del Ins­ti­tu­to Fraun­ho­fer de In­ge­nie­ría In­dus­trial IAO de Ale­ma­nia.

“La his­to­ria re­cien­te de­mues­tra que es fun­da­men­tal dar una res­pues­ta rá­pi­da y ágil a la de­man­da vo­lá­til y al de­sa­rro­llo de la ca­pa­ci­dad de fa­bri­car pro­duc­tos in­di­vi­dua­les”, se­ña­la.

2. EN FA­SE DE DES­PE­GUE

Al me­nos, 77% de los fa­bri­can­tes de ma­qui­na­ria in­dus­trial de Chi­na coin­ci­den en la im­por­tan­cia de in­cor­po­rar es­ta ten­den­cia en las ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas de las em­pre­sas, se­gún una in­ves­ti­ga­ción de De­loit­te Chi­na y de la Fe­de­ra­ción de la In­dus­tria de Ma­qui­na­ria de Chi­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.