Un ‘Fa­ce’ pa­ra la lí­nea de pro­duc­ción

Un me­xi­cano desa­rro­lló un en la nu­be pa­ra ges­tión de la ca­de­na de su­mi­nis­tro

Manufactura - - EN LA LÍNEA - -Re­na­ta Sán­chez

Con la na­li­dad de evi­tar erro­res en la ca­de­na de su­mi­nis­tro y po­ner en con­tac­to, a tra­vés de un chat, a los res­pon­sa­bles pa­ra re­sol­ver­lo en plan­tas in­dus­tria­les de to­do el mun­do, Saúl Ha­ro creó una pla­ta­for­ma de ges­tión pa­ra ma­nu­fac­tu­ra com­ple­ja con ar­qui­tec­tu­ra de re­des so­cia­les, ad­mi­nis­tra­da en la nu­be, a la que bau­ti­zó co­mo Ma­crolynk.

La he­rra­mien­ta fue lan­za­da en 2013, con el res­pal­do de IBM. En Mé­xi­co, uno de sus clien­tes es la di­vi­sión de trans­por­te de Ge­ne­ral Elec­tric, que la uti­li­za en sus plan­tas de Apo­da­ca, Nue­vo León, y Sal­ti­llo, Coahui­la.

Otro es el fa­bri­can­te de com­po­nen­tes pa­ra el sec­tor au­to­mo­triz Mah­le, que al in­te­grar es­ta so­lu­ción en seis de sus plan­tas en el país, lo­gró aho­rrar cos­tos en trans­por­te y re­du­jo ope­ra­cio­nes ma­nua­les en 95%, de acuer­do con información de Ma­crolynk.

Ac­tual­men­te, la em­pre­sa de tec­no­lo­gía tie­ne con­tra­tos con rmas co­mo Mag­na, en Mi­chi­gan, Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro tam­bién con em­pre­sas co­mo NFI, es­pe­cia­li­za­da en lo­gís­ti­ca y trans­por­te en Nue­va ork, y Ple­xus, que ela­bo­ra com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos en is­con­sin.

A di­fe­ren­cia de com­pa­ñías co­mo Ora­cle o SAP, que has­ta aho­ra han in­te­gra­do he­rra­mien­tas de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo y de ad­mi­nis­tra­ción en la nu­be, Ma­crolynk fue di­se­ña­da con es­tas so­lu­cio­nes des­de el prin­ci­pio, se­ña­la Bill McBeth, di­rec­tor de In­ves­ti­ga­ción de Chai­nLink, rma es­pe­cia­li­za­da en lo­gís­ti­ca.

“Te­ner en una pla­ta­for­ma las transac­cio­nes per­mi­te man­te­ner las con­ver­sa­cio­nes y to­mar de­ci­sio­nes in­te­gra­das, al­go que nor­mal­men­te no ocu­rre, pues to­da la dis­cu­sión de­trás de una or­den de com­pra se pier­de; Ma­crolynk la con­ser­va”, di­ce.

Otra ven­ta­ja es que evi­ta te­ner 200 co­rreos a tra­vés de los cua­les les es­tén pre­gun­tan­do qué pa­só, des­ta­ca Ga­brie­la Pe­na­bad, con­sul­to­ra de Mie­bach, es­pe­cia­li­za­da en lo­gís­ti­ca y ca­de­na de su­mi­nis­tro.

Al fun­cio­nar ba­jo iden­ti ca­ción de erro­res, el soft­wa­re es ca­paz de au­men­tar y de­tec­tar fal­tas de in­ven­ta­rio, pro­ble­mas en el ujo de ca­pi­tal y de tra­ba­jo.

Ade­más, al igual que en Fa­ce­book, es po­si­ble co­mu­ni­car a las em­pre­sas con sus so­cios y pro­vee­do­res, así co­mo au­men­tar su lis­ta de con­tac­tos, de­ta­lla Saúl Ha­ro. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.