El out­sour­cing no es co­mo lo pin­tan

Es­te es­que­ma pue­de brin­dar gran­des ven­ta­jas, sin em­bar­go, es ne­ce­sa­rio ase­gu­rar­se de que el pres­ta­dor del ser­vi­cio cum­ple con to­das las re­gla­men­ta­cio­nes

Manufactura - - EN LA LÍNEA - Pro­fe­sor emé­ri­to Fa­cul­tad de Ne­go­cios Uni­ver­si­dad La­Sa­lle ma­ria­na.da­vi­la@ulsa.mx

El out­sour­cing es un tér­mino que en­con­tra­mos en el mun­do de los ne­go­cios des­de ha­ce seis dé­ca­das. Sin em­bar­go, has­ta aho­ra ha co­bra­do fuer­za den­tro de las em­pre­sas de cual­quier ni­vel y gi­ro, de ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca en la ges­tión y con­trol de las áreas de Re­cur­sos Hu­ma­nos, ya sea en for­ma fa­vo­ra­ble o sa­ta­ni­zan­do el con­cep­to.

Di­cha fi­gu­ra se re­fie­re a la con­tra­ta­ción de per­so­nal a tra­vés de una em­pre­sa ex­ter­na, lo cual sig­ni­fi­ca que el clien­te de­po­si­ta la res­pon­sa­bi­li­dad con­trac­tual de sus em­plea­dos en un ter­ce­ro, quien se en­car­ga­rá ade­más de la ges­tión la­bo­ral.

Hay tres fac­to­res cla­ve en to­da in­dus­tria: la com­pe­ti­ti­vi­dad, que se re­fie­re a la su­ma­to­ria de pro­duc­ti­vi­dad y ca­li­dad en re­la­ción di­rec­ta con la com­pe­ten­cia; la pro­duc­ti­vi­dad, que es la re­la­ción en­tre re­sul­ta­dos e in­su­mos den­tro de un pe­rio­do de­ter­mi­na­do, y la ca­li­dad, que sig­ni­fi­ca cum­plir con los re­qui­si­tos.

De la com­bi­na­ción de es­tos tres ele­men­tos es de don­de sur­ge el ac­tual mo­de­lo de out­sour­cing, el cual im­pli­ca de­jar a la em­pre­sa en li­ber­tad pa­ra de­di­car­se a su ra­zón de ser, es de­cir, a lo que me­jor sa­be ha­cer: su co­re bu­si­ness.

Al­gu­nos de los be­ne­fi­cios que ob­tie­nen las em­pre­sas al te­ner una ter­ce­ri­za­ción es­pe­cia­li­za­da y le­gal son las si­guien­tes: Apo­yo en la crea­ción de em­pleo Po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar una or­ga­ni­za­ción más

fle­xi­ble y li­ge­ra Con­cen­trar­se en la par­te me­du­lar y es­tra­té­gi­ca

del ne­go­cio Re­duc­ción de la car­ga ad­mi­nis­tra­ti­va Co­no­cer y eva­luar a los em­plea­dos en de­ter­mi­na­dos pe­rio­dos de prue­ba o de ca­pa­ci­ta­ción Re­duc­ción de con­tin­gen­cias le­ga­les y la­bo­ra­les

pa­ra quien con­tra­ta el ser­vi­cio El cos­to del ser­vi­cio es to­tal­men­te de­du­ci­ble En es­ta oca­sión, nos re­fe­ri­mos a la ter­ce­ri­za­ción es­pe­cia­li­za­da y que cum­ple con la ley ya que, por des­gra­cia, en el mercado hay mu­chas com­pa­ñías que com­pi­ten en for­ma des­leal al ofre­cer si­mu­la­cio­nes de pa­gos de nó­mi­na, los cua­les se en­cuen­tran fue­ra de to­da re­gla­men­ta­ción.

Así, re­sul­ta que su ope­ra­ción es frau­du­len­ta, al pa­gar co­mo sin­di­ca­tos, coope­ra­ti­vas o em­pre­sas que cam­bian ca­da mes de ra­zón so­cial. El re­sul­ta­do es que los em­plea­dos ca­re­cen de las pres­ta­cio­nes a las que tie­nen de­re­cho.

Con las mo­di­fi­ca­cio­nes rea­li­za­das en 2009 a la Ley del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del Se­gu­ro So­cial (IMSS), y en 2012 a la Ley Fe­de­ral del Tra­ba­jo,— cuan­do por pri­me­ra vez se con­si­de­ró a la sub­con­tra­ta­ción co­mo una for­ma de con­tra­ta­ción—, pa­ra re­gu­lar y po­ner en or­den a las em­pre­sas de out­sour­cing, los con­tra­tan­tes de es­te ti­po de ser­vi­cios son co­rres­pon­sa­bles an­te las au­to­ri­da­des del co­rrec­to es­ta­tus de las pres­ta­cio­nes so­cia­les de los tra­ba­ja­do­res.

Mu­chas de las com­pa­ñías de ter­ce­ri­za­ción que ope­ran de ma­ne­ra ile­gal, por aho­rrar­se di­ne­ro, no per­mi­ten a los em­plea­dos sen­tir­se có­mo­dos, por lo que po­nen en ries­go su fu­tu­ro la­bo­ral, al no brin­dar­les el de­re­cho a una pen­sión dig­na al mo­men­to de su ju­bi­la­ción.

Aho­ra bien, al con­tra­tar a una em­pre­sa que brin­de es­te ti­po de ser­vi­cios, es ne­ce­sa­rio re­vi­sar as­pec­tos co­mo su ho­nes­ti­dad, su res­pon­sa­bi­li­dad in­te­gral y su ope­ra­ción con­for­me a la ley, pa­ra evi­tar con­tra­tiem­pos en el fu­tu­ro.

Es im­por­tan­te se­ña­lar que no to­das las em­pre­sas de out­sour­cing son ile­ga­les, pe­ro sí es ne­ce­sa­rio que al con­tra­tar una, el clien­te se ase­gu­re de que cuen­te con to­dos los me­ca­nis­mos que ga­ran­ti­cen la se­gu­ri­dad so­cial, el bie­nes­tar y las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra los tra­ba­ja­do­res, prin­ci­pal­men­te en ma­te­ria de pres­ta­cio­nes.

Pa­ra lo­grar­lo, una op­ción que re­sul­ta re­co­men­da­ble es so­li­ci­tar­les com­pro­ban­tes de sus de­cla­ra­cio­nes y re­ten­cio­nes (con sus res­pec­ti­vos pa­gos de im­pues­tos, por su­pues­to).

No de­be ol­vi­dar­se que el ob­je­ti­vo de uti­li­zar es­tos ser­vi­cios no es ac­tuar de for­ma ile­gal, sino qui­tar­le una car­ga ad­mi­nis­tra­ti­va a nues­tras em­pre­sas. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.