El equi­li­brio en­tre la teo­ría y la prác­ti­ca

Es­te mo­de­lo de en­se­ñan­za na­ció en Ale­ma­nia, co­mo una so­lu­ción pa­ra brin­dar mano de obra ca­pa­ci­ta­da, an­te un entorno ca­da vez más com­pe­ti­ti­vo

Manufactura - - EN LA LÍNEA - POR JUAN CAR­LOS GAR­CÍA

Ha­ce po­co más de un si­glo, só­lo una pe­que­ña par­te de la po­bla­ción te­nía la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, sin em­bar­go, una se­rie de cam­bios so­cia­les ha pro­vo­ca­do que un ma­yor nú­me­ro de per­so­nas ten­ga ac­ce­so a es­te ni­vel edu­ca­ti­vo. Di­cha si­tua­ción ha ge­ne­ra­do que los re­cur­sos pa­ra ha­cer fren­te a tal de­man­da sean in­su cien­tes.

Por ejem­plo, pa­ra es­te ci­clo es­co­lar, la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) acep­tó úni­ca­men­te a 6,893 es­tu­dian­tes, es de­cir, 11.4% de los 60,254 que pre­sen­ta­ron exa­men de ad­mi­sión. Así, re­sul­ta que 88.6% de los as­pi­ran­tes se que­dó sin lu­gar pa­ra con­ti­nuar con sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios.

Es­to in­ci­de en la dis­po­ni­bi­li­dad de per­so­nal ca­li ca­do pa­ra re­sol­ver dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas en las em­pre­sas. Por ello, re­vi­sa­re­mos el mo­de­lo de educación dual que ha si­do uti­li­za­do en va­rios paí­ses europeos y en aqué­llos per­te­ne­cien­tes a la Or­ga­ni­za­ción de Coo­pe­ra­ción y De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co (OCDE).

La educación dual es el con­jun­to de ac­cio­nes e ini­cia­ti­vas mix­tas de em­pleo y for­ma­ción cu­yo ob­je­ti­vo es la cua­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal de los tra­ba­ja­do­res en un ré­gi­men de al­ter­nan­cia en­tre la ac­ti­vi­dad la­bo­ral y el sis­te­ma edu­ca­ti­vo.

El con­cep­to na­ció en Ale­ma­nia pa­ra for­mar tra­ba­ja­do­res con la pre­pa­ra­ción aca­dé­mi­ca y la prác­ti­ca pro­fe­sio­nal que re­que­ría la reali­dad eco­nó­mi­ca e in­dus­trial. Así, una par­ti­cu­la­ri­dad de las em­pre­sas ale­ma­nas ha si­do la exi­gen­cia de nue­vos pro­fe­sio­na­les, lo que se re eja en as­pec­tos co­mo:

Ma­yor in­te­gra­ción en­tre la teo­ría y la prác­ti­ca Par­ti­ci­pa­ción de las em­pre­sas en los cu­rrícu­los Me­nor tiem­po de es­tu­dio For­ma­ción pro­fe­sio­nal pa­ra la de­man­da real

Co­mo res­pues­ta a es­tas exi­gen­cias, las em­pre­sas Bosch, Daim­ler Benz y SEL crea­ron, en 1973, la pri­me­ra Be­ruf­sa­ka­de­mie (Uni­ver­si­dad Em­pre­sa­rial) en la ciu­dad de Stutt­gart, es­ta­do de Ba­den-Wur­tem­berg. Hoy, es­te si­tio cuen­ta con ocho es­cue­las más, con apro­xi­ma­da­men­te 15,000 es­tu­dian­tes y 4,000 com­pa­ñías par­ti­ci­pan­tes, con­vir­tién­do­se en un puen­te y ni­cho de la in­ter­ac­ción en­tre am­bos.

Las uni­ver­si­da­des em­pre­sa­ria­les se han con­so­li­da­do en Ale­ma­nia co­mo una al­ter­na­ti­va real de for­ma­ción, ele­gi­da por los me­jo­res ba­chi­lle­res y con la par­ti­ci­pa­ción de las em­pre­sas más re­pre­sen­ta­ti­vas del país. De­bi­do al éxi­to con­se­gui­do, el sis­te­ma se ha ex­ten­di­do a otros paí­ses de la Unión Eu­ro­pea, Eu­ro­pa del Es­te, Asia y, re­cien­te­men­te, a al­gu­nos tec­no­ló­gi­cos de Mé­xi­co.

No obs­tan­te, es ne­ce­sa­rio ana­li­zar si es po­si­ble adap­tar tal mo­de­lo en con­tex­tos don­de no ha exis­ti­do vin­cu­la­ción en­tre el sec­tor pri­va­do y el aca­dé­mi­co.

LA EDUCACIÓN DUAL EN OTRAS LA­TI­TU­DES

Un pun­to a con­si­de­rar pa­ra el uso del mo­de­lo de educación dual en otros paí­ses es el al­to ín­di­ce de des­em­pleo. Por ejem­plo, en la Unión Eu­ro­pea, 5.7 mi­llo­nes de jó­ve­nes de me­nos de 25 años no tie­nen tra­ba­jo. En Gre­cia y Es­pa­ña, la ta­sa su­pera 50%. En Mé­xi­co, el ín­di­ce de des­em­pleo en­tre la po­bla­ción de 15 a 24 años se en­con­tra­ba en 8.3% a prin­ci­pios de es­te año.

An­te es­te pa­no­ra­ma, los paí­ses afec­ta­dos bus­can me­jo­rar la tran­si­ción de la es­cue­la al mun­do pro­fe­sio­nal. Por es­ta ra­zón, ca­da vez cen­tran más su aten­ción en el sis­te­ma dual de for­ma­ción pro­fe­sio­nal. Sin em­bar­go, no se tra­ta de trans­fe­rir­lo al pie de la le­tra.

En su in­for­me El sis­te­ma dual en Ale­ma­nia: ¿Es po­si­ble trans­fe­rir el mo­de­lo al ex­tran­je­ro?, el in­ves­ti­ga­dor Die­ter Eu­ler men­cio­na que: “la ex­pe­rien­cia de­mues­tra que la for­ma­ción dual en Ale­ma­nia pue­de ser­vir de mo­de­lo, pe­ro no de pa­trón. Quien desee trans­fe­rir a su país un sis­te­ma de for­ma­ción ex­tran­je­ro de­be to­mar en con­si­de­ra­ción las

Las uni­ver­si­da­des em­pre­sa­ria­les se han

con­so­li­da­do en Ale­ma­nia co­mo una al­ter­na­ti­va real de for­ma­ción, ele­gi­da por los me­jo­res ba­chi­lle­res y con la par­ti­ci­pa­ción de las em­pre­sas más re­pre­sen­ta­ti­vas del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.