La en­cru­ci­ja­da de las ma­nu­fac­tu­ras

Manufactura - - EDITORIAL - LOS EDI­TO­RES

es­pio­na­je e in­no­va­ción. Los si­guien­tes años en el desa­rro­llo de la in­dus­tria es­ta­rán mar­ca­dos por es­tas dos pa­la­bras. Es­ta­mos ante un eco­sis­te­ma de ne­go­cios en el que la di­fe­ren­cia­ción de las em­pre­sas se es­tá dan­do en la in­no­va­ción y la ve­lo­ci­dad pa­ra lle­gar al mer­ca­do. Lo­grar­lo im­pli­ca una se­rie de ‘se­cre­tos’ que de­be­rán res­guar­dar, es­pe­cial­men­te por­que las in­no­va­cio­nes na­cen en las men­tes de los em­plea­dos y se de­po­si­tan en compu­tado­ras, que son ca­da vez más sus­cep­ti­bles de ro­bo por par­te de quie­nes tra­tan de acor­tar el ca­mino al mer­ca­do.

La Ley de ro­pie­dad nte­lec­tual me ica­na de ne en su art cu­lo co­mo se­cre­to in­dus­trial a “to­da in­for­ma­ción de apli­ca­ción in­dus­trial o co­mer­cial que guar­de una per­so­na f si­ca o moral con ca­rác­ter con den­cial, que le sig­ni que ob­te­ner o man­te­ner una ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va o eco­nó­mi­ca fren­te a ter­ce­ros en la rea­li­za­ción de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas y res­pec­to de la cual aya adop­ta­do los me­dios o sis­te­mas su cien­tes pa­ra pre­ser­var su con den­cia­li­dad y el ac­ce­so res­trin­gi­do a la mis­ma .

un­que la de ni­ción es re­la­ti­va­men­te clara en sus t rmi­nos, no lo es en su sal­va­guar­da o apli­ca­ción le­gal. Tal co­mo lo mues­tra nues­tro art cu­lo de por­ta­da, el co­no­ci­mien­to que ga­ran­ti­za los di­fe­ren­cia­do­res en­tre las em­pre­sas de ma­nu­fac­tu­ra son ca­da vez más vul­ne­ra­bles, tan­to en el mun­do f si­co co­mo en el di­gi­tal.

En ico, el es­pio­na­je in­dus­trial dif cil­men­te lle­ga a con­so­li­dar­se co­mo un ca­so só­li­do de se­gui­mien­to y san­ción de la ley. Las ci­fras lo sos­tie­nen de a la fec a en ico se an de­nun­cia­do ca­sos, pe­ro só­lo cin­co se an con­ver­ti­do en un e pe­dien­te ju­di­cial. Eso só­lo en el mun­do f si­co en el di­gi­tal, se in­cre­men­ta. eg n los da­tos de los e per­tos en ci­ber­se­gu­ri­dad, . de to­dos los ata­ques de hac­kers se di­ri­gen a la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra. Y la ten­den­cia va al al­za.

En es­tas pá­gi­nas po­drá en­con­trar los nue­vos mo­dus ope­ran­di y al­gu­nas me­di­das bá­si­cas pa­ra evi­tar el es­pio­na­je in­dus­trial y el ro­bo de in­for­ma­ción. Tam­bi n es­tá nues­tra preo­cu­pa­ción co­mo edi­to­res por ver la te­nue im­por­tan­cia que en el sis­te­ma le­gal se le da al te­ma de desa­rro­llo de co­no­ci­mien­to in­dus­trial. Oja­lá que ade­más de una in­te­gra­ción pro­duc­ti­va e in­no­va­do­ra, go­bierno y em­pre­sas sean ca­pa­ces de im­pul­sar un mar­co jur di­co que fo­men­te y pro­te­ja el en­torno crea­ti­vo pa­ra la in­dus­tria.

“La di­fe­ren­cia­ción se da en la in­no­va­ción y la ve­lo­ci­dad pa­ra lle­gar al mer­ca­do”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.