Del pa­pel al uni­ver­so di­gi­tal

La fir­ma McG­raw-Hill Edu­ca­tion pa­só de edi­tar li­bros a crear soft­wa­re edu­ca­ti­vo, gra­cias a que aho­ra tie­ne más in­ge­nie­ros que pa­pel y tin­ta

Manufactura - - COLUMNA - POR ALE­JAN­DRO MA­CIEL Y AN­DREA C. DIETIKER

etrás de David Le­vin hay un li­bre­ro. Pa­re­ce el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra re­tra­tar al CEO de McG­raw-Hill Edu­ca­tion, la prin­ci­pal edi­to­rial de li­bros de tex­to a ni­vel mun­dial. Pe­ro Le­vin se nie­ga. Des­de su lle­ga­da a la em­pre­sa, ha­ce un año y me­dio, es­te hom­bre ha si­do pie­za cla­ve en la trans­for­ma­ción di­gi­tal de la com­pa­ñía.

El li­bre­ro, di­ce, es jus­ta­men­te por lo que su equi­po y él es­tán de­jan­do de apos­tar. Le­vin asu­mió la pre­si­den­cia de McG­raw-Hill Edu­ca­tion, en abril de 2014, cuan­do el cor­po­ra­ti­vo de la com­pa­ñía de­ci­dió ven­der­le su lí­nea edu­ca­ti­va al fon­do de ca­pi­tal pri­va­do Apo­llo Glo­bal Ma­na­ge­ment.

Los nue­vos di­rec­to­res vie­ron una bue­na opor­tu­ni­dad de re­no­var el ne­go­cio dán­do­le un gi­ro tec­no­ló­gi­co. Pe­ro Le­vin, con­tra­rio al ca­mino que han to­ma­do otras editoriales, su­po que el fu­tu­ro tam­po­co es­ta­ba en co­mer­cia­li­zar li­bros di­gi­ta­les.

De es­ta for­ma, McG­raw-Hill Edu­ca­tion co­men­zó a apos­tar por el desa­rro­llo de soft­wa­re edu­ca­ti­vo.

Fue un pa­so na­tu­ral pa­ra la com­pa­ñía y pa­ra su pre­si­den­te, un hom­bre que ha sa­bi­do in­te­grar la tec­no­lo­gía en ne­go­cios tra­di­cio­na­les.

De 2002 a 2005, Le­vin fue el CEO de Sym­bian, la pri­me­ra em­pre­sa en crear un sis­te­ma ope­ra­ti­vo pa­ra te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes. Des­pués fue pre­si­den­te de UBM, em­pre­sa in­ter­na­cio­nal de me­dios, y di­rec­tor ‘no eje­cu­ti­vo’ de la agen­cia no­ti­cio­sa Press As­so­cia­tion.

Co­mo par­te de su cre­ci­mien­to, en ju­nio de es­te año la edi­to­rial com­pró una par­ti­ci­pa­ción por 6.5 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) en Bu­suu, la red so­cial pa­ra el apren­di­za­je de idio­mas más gran­de del mun­do. Bu­suu tie­ne pre­sen­cia en paí­ses co­mo Es­ta­dos Unidos, Bra­sil, Chi­na, Ale­ma­nia y Tur­quía.

LA EVO­LU­CIÓN

Ha­ce tres años, McG­raw-Hill ven­dió su ne­go­cio de edu­ca­ción, re­la­ta Le­vin. Los di­rec­ti­vos pen­sa­ron que era un ne­go­cio con po­ten­cial li­mi­ta­do, así que lo aban­do­na­ron. En­ton­ces, un gru­po de in­ver­sión de ca­pi­tal pri­va­do, lla­ma­do Apo­llo, tu­vo la te­sis de in­ver­sión de que és­ta po­día ser una opor­tu­ni­dad muy atrac­ti­va, pe­ro si se le da­ba un gi­ro di­gi­tal.

“La em­pre­sa se ven­dió y los nue­vos due­ños me con­tra­ta­ron. En los úl­ti­mos dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.