La pio­ne­ra de la in­dus­tria

Ford fue la pri­me­ra au­to­mo­triz en im­plan­tar un sis­te­ma de pro­duc­ción en se­rie

Manufactura - - AUTO MOTRIZ - -Ivet Ro­drí­guez

Aprin­ci­pios del si­glo Ford ca­si du­pli­có la pro­duc­ción de su mo­de­lo T en só­lo dos años, y lo hi­zo gra­cias a la ins­ta­la­ción de un sis­te­ma de pro­duc­ción en lí­nea, pe­ro tam­bién a que me­jo­ró las con­di­cio­nes la­bo­ra­les de sus tra­ba­ja­do­res pues, se­gún su fun­da­dor, Henry Ford, la cla­ve de la e cien­cia pro­duc­ti­va es con­tra­tar y man­te­ner a los me­jo­res.

En 1914, el vi­sio­na­rio se en­fo­có en cap­tar el mejor ta­len­to y re­du­cir la ro­ta­ción de sus tra­ba­ja­do­res. Lan­zó un pro­gra­ma de ‘mo­ti­va­ción sa­la­rial’, que con­sis­tió en du­pli­car el suel­do a sus tra­ba­ja­do­res, pa­san­do de 2.34 a cin­co dó­la­res dia­rios, más del do­ble de lo que se pa­ga­ba a la ma­yo­ría de es­tos em­plea­dos en aque­lla épo­ca.

El sa­la­rio de cin­co dó­la­res se ofre­cía a los hom­bres ma­yo­res de 22 años que hu­bie­ran tra­ba­ja­do du­ran­te seis o más me­ses. Es­ta tác­ti­ca le re­sul­tó pro­ve­cho­sa, pues los me­jo­res me­cá­ni­cos de De­troit de in­me­dia­to bus­ca­ron em­plear­se en Ford, in­cre­men­tan­do la pro­duc­ti­vi­dad y re­du­cien­do los cos­tos de en­sam­ble.

La lo­so­fía del fun­da­dor de Ford, una de las tres mar­cas que con­for­man al gru­po co­no­ci­do co­mo las Tres Gran­des de De­troit —jun­to con y Chrys­ler—, es par­te de su ma­nu­fac­tu­re­ro, pues a más de 100 años de su fun­da­ción, los em­plea­dos son la cla­ve de la e cien­cia pro­duc­ti­va. “Te­ne­mos un sis­te­ma ope­ra­ti­vo ba­sa­do en tres pi­la­res: ope­ra­ción, vehícu­los y em­plea­dos, pe­ro la cla­ve pa­ra que los pri­me­ros dos pi­la­res fun­cio­nen es la gen­te”, di­ce Jo­sé Is­las, di­rec­tor de Ma­nu­fac­tu­ra de Ford Mé­xi­co.

Ex­pli­ca que la mano de obra en una plan­ta de en­sam­ble au­to­mo­triz re­pre­sen­ta al­re­de­dor de 10% del cos­to ope­ra­ti­vo to­tal, “pe­ro mul­ti­pli­ca su va­lor, por lo que apor­ta, crea y pro­du­ce”.

Ford es una de las rmas au­to­mo­tri­ces que ofre­cen los me­jo­res sa­la­rios en Mé­xi­co, se­gún un com­pa­ra­ti­vo de 11 con­tra­tos co­lec­ti­vos de tra­ba­jo. Por ejem­plo, pa­ra un téc­ni­co en man­te­ni­mien­to, el suel­do es de 490 pe­sos. Só­lo la su­pera Volks­wa­gen.

EL FORD T

El Ford T apa­re­ció en el mer­ca­do el 1 de oc­tu­bre de 1908; es un mo­de­lo sen­ci­llo de con­du­cir, muy ba­ra­to (825 dó­la­res de aque­lla épo­ca) y fá­cil de re­pa­rar, cua­li­da­des que im­pul­sa­ron su ven­ta. Pa­ra 1918 la mi­tad de los co­ches en Es­ta­dos Unidos eran Ford T.

Pe­ro tras la de­pre­sión del 29 y la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se se vol­có al con­su­mis­mo y la bús­que­da de la opu­len­cia. La cri­sis del pe­tró­leo de los años 70 cam­bió to­do el pa­no­ra­ma de las Tres Gran­des de De­troit. Ford, y Chrys­ler tu­vie­ron que de­jar de la­do el ta­ma­ño y la po­ten­cia, ca­rac­te­rís­ti­cos en sus mo­de­los, y con­cen­trar­se en la e cien­cia de com­bus­ti­ble.

CREA­DO­RES DE SIS­TE­MAS

En 1913, Henry Ford ins­tau­ró en su fá­bri­ca de De­troit un sis­te­ma de cin­tas de en­sam­bla­je mó­vi­les, que per­mi­tió es­ca­lar la pro­duc­ción del Ford T, de 250,000 uni­da­des en 1914, a 470,000 en 1916. Así, el cos­to de pro­duc­ción de ca­da mo­de­lo ba­jó 360 dó­la­res.

Des­de en­ton­ces, la e cien­cia ope­ra­ti­va es un te­ma crí­ti­co pa­ra la ar­ma­do­ra. Pa­ra lo­grar­lo, en las plan­tas se in­cor­po­ran me­jo­res prác­ti­cas de otras locaciones del mun­do Ford, pe­ro tam­bién de la in­dus­tria au­to­mo­triz, di­ce Is­las. En los 80, por ejem­plo, adop­tó con­cep­tos de la ma­nu­fac­tu­ra ni­po­na en sus pro­ce­sos pro­duc­ti­vos y en el desa­rro­llo de nue­vos mo­de­los, pues en ese mo­men­to el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se abra­za­ba con en­tu­sias­mo los di­se­ños pe­que­ños y los mo­to­res e cien­tes de los vehícu­los ja­po­ne­ses.

En aque­llos años, la rma del óva­lo in­vir­tió 500 mi­llo­nes de dó­la­res (mdd) en una nue­va plan­ta cons­trui­da ba­jo el con­cep­to lean, pa­ra pro­du­cir un mo­de­lo pe­que­ño pa­ra el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se.

Tai­wán, Ca­na­dá, Por­tu­gal y Mé­xi­co fue­ron las locaciones con­si­de­ra­das pa­ra es­ta­ble­cer el nue­vo com­ple­jo. Ford eli­gió a Her­mo­si­llo, So­no­ra, por su ubi­ca­ción.

Fue una de las pri­me­ras plan­tas de Ford con un la­yout lean, ba­sa­do en otra de Maz­da, ubi­ca­da a 300 km de Hi­ros­hi­ma. “Tie­ne for­ma de ‘H’, un di­se­ño que fa­ci­li­ta el ujo de los vehícu­los”, a rma En­ri­que Arai­za, di­rec­tor de la plan­ta del com­ple­jo de mo­to­res de Ford, en Her­mo­si­llo.

Arran­có ope­ra­cio­nes en 1986 y el pri­mer mo­de­lo que se fa­bri­có fue el Mer­cury Tra­cer, ba­sa­do en la pla­ta­for­ma del Maz­da 323, só­lo pa­ra el mer­ca­do es­ta­dou­ni­den­se. Des­de su cons­truc­ción, la plan­ta ha su­fri­do al­gu­nas ade­cua­cio­nes, pe­ro man­tie­ne su di­se­ño de ‘H’. De la lí­nea de en­sam­ble hoy sa­len 1,420 uni­da­des al día. Al­re­de­dor de 90% de es­ta pro­duc­ción se ex­por­ta, prin­ci­pal­men­te a Es­ta­dos Unidos. †

LI­DE­RAZ­GO. Jo­sé Is­las, di­rec­tor de Ma­nu­fac­tu­ra de Ford Mé­xi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.