Ha­cia una ma­nu­fac­tu­ra con más va­lor

Pa­ra com­pe­tir en el mun­do ac­tual y atraer a más con­su­mi­do­res, los fa­bri­can­tes ten­drán que apro­ve­char la co­nec­ti­vi­dad, los da­tos y la colaboración de ter­ce­ros

Manufactura - - COLUMNA - So­cio res­pon­sa­ble de Ma­nu­fac­tu­ra de De­loit­te Con­sul­ting Group Me­xi­co. BJua­nes@de­loit­temx.com

n la en­tre­ga pa­sa­da, ex­pli­ca­mos que las pla­ta­for­mas tam­bién pue­den exis­tir fue­ra del mun­do di­gi­tal. Un ejem­plo es el fa­bri­can­te de mue­bles IKEA, cu­yos pro­duc­tos han si­do con­si­de­ra­dos co­mo pla­ta­for­mas pa­ra el de­sa­rro­llo y la in­ter­ac­ción de ter­ce­ros (in­clu­so sin el con­sen­ti­mien­to de la pro­pia com­pa­ñía) en pá­gi­nas web que fa­ci­li­tan el ‘hac­keo’ me­dian­te fo­to­gra­fías en Ikeahac­kers.net.

La ten­den­cia de con­ver­tir un pro­duc­to en pla­ta­for­ma ha lle­ga­do a otros ám­bi­tos, co­mo la fa­bri­ca­ción de chips. Una nues­tra es In­tel, que abrió a ter­ce­ros el có­di­go y el hard­wa­re de su chip Edi­son pa­ra in­cur­sio­nar en el mer­ca­do del In­ter­net de las co­sas (IoT) y com­pe­tir con pla­ta­for­mas elec­tró­ni­cas más ba­ra­tas y pe­que­ñas, co­mo Ar­duino o Rasp­berry Pi.

La te­le­fo­nía mó­vil tam­bién pue­de abra­zar es­ta ten­den­cia. Pro­yec­tos co­mo Ara, de Goo­gle, son una bue­na prue­ba de ello: pron­to lan­za­rá un te­lé­fono in­te­li­gen­te mo­du­lar e in­vi­ta­rá a otros fa­bri­can­tes a cons­truir mó­du­los in­ter­cam­bia­bles que pue­dan ad­ptar­se en nue­ve com­par­ti­mien­tos de la car­ca­sa Ara.

Un usua­rio po­drá ex­ten­der la vi­da de la ba­te­ría con una adi­cio­nal, o in­ter­cam­biar la cá­ma­ra por un mó­du­lo de vi­sión noc­tur­na. Los com­po­nen­tes in­clu­yen car­ga­do­res y co­nec­to­res, pan­ta­llas, cá­ma­ras, bo­ci­nas, mó­du­los de al­ma­ce­na­mien­to o dis­po­si­ti­vos mé­di­cos co­mo mo­ni­to­res de glu­co­sa en san­gre y elec­tro­car­dió­gra­fos. Si po­de­mos adap­tar nues­tras apps de for­ma in­fi­ni­ta, ¿por qué no los com­po­nen­tes fí­si­cos de nues­tros te­lé­fo­nos?

Los fa­bri­can­tes es­tán em­pe­zan­do a acer­car­se a es­tas nue­vas ma­ne­ras de ha­cer ne­go­cios, co­mo opor­tu­ni­da­des reales de mer­ca­do: pa­ra lle­gar a una co­mu­ni­dad apa­sio­na­da, al­ta­men­te im­pli­ca­da, ade­más de ofre­cer opor­tu­ni­da­des de in­ter­ac­ción y fi­de­li­dad en pro­duc­tos di­se­ña­dos y fa­bri­ca­dos pa­ra ser mo­di­fi­ca­bles.

EL VA­LOR DEL SER­VI­CIO

¿Dón­de ter­mi­na el pro­duc­to y dón­de co­mien­za el ser­vi­cio? En el mun­do de hoy, la in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal en ex­pan­sión (al­ma­ce­na­mien­to di­gi­tal de ba­jo cos­to, co­nec­ti­vi­dad en cual­quier lu­gar…) ha crea­do mu­chas opor­tu­ni­da­des pa­ra re­pen­sar al pro­duc­to co­mo un ser­vi­cio. Es­ta ten­den­cia es más evi­den­te con mer­can­cías di­gi­ta­les, pe­ro la opor­tu­ni­dad tam­bién exis­te pa­ra los pro­duc­tos fí­si­cos. Ge­ne­ral Elec­tric Avia­tion (la di­vi­sión ae­ro­náu­ti­ca de GE) ha trans­for­ma­do su es­tra­te­gia de ne­go­cio, al ofre­cer co­mo ser­vi­cio uno de sus pro­duc­tos estrella: las tur­bi­nas de avión.

Jun­to con Rolls Roy­ce y Pratt & Whit­ney, la di­vi­sión de GE fa­bri­ca mo­to­res de ae­ro­na­ves prin­ci­pal­men­te pa­ra Boeing y Air­bus. Es­tos mo­to­res, cu­yo cos­to se si­túa en­tre los 20 y los 30 mi­llo­nes de dó­la­res por uni­dad, tie­nen ciclos de ven­ta lar­gos y com­ple­jos, y már­ge­nes re­la­ti­va­men­te ba­jos. Es fre­cuen­te que la com­pa­ñía ha­ga más di­ne­ro con el man­te­ni­mien­to del mo­tor a lo largo de su vi­da útil que con la ven­ta ini­cial.

Por ello, GE ha in­tro­du­ci­do un pro­gra­ma de “Ener­gía por Ho­ra” (Po­wer by the Hour) que cam­bia el mo­de­lo de ven­ta y ser­vi­cio por uno de uti­li­za­ción pu­ro.

En su ofer­ta, des­pués de un cos­to ini­cial de con­fi­gu­ra­ción, el clien­te pa­ga por el tiem­po de uso real en lu­gar de por el equi­po o el ser­vi­cio, mo­vién­do­se de un cos­to fi­jo gran­de a uno va­ria­ble, ali­nea­do con el uso. En di­cho es­ce­na­rio, las ven­ta­jas tan­to pa­ra la em­pre­sa co­mo pa­ra el clien­te son mu­chas.

Los sen­so­res co­lo­ca­dos en los nue­vos mo­to­res per­mi­ten mo­ni­to­rear en tiem­po real la uti­li­za­ción, así co­mo el diag­nós­ti­co y la ob­ten­ción de da­tos de fa­lla, que lan­zan ór­de­nes de ser­vi­cio en cual­quier mo­men­to. Es­ta fuen­te de da­tos, com­bi­na­da con un equi­po de es­pe­cia­lis­tas ca­pa­ces de dar ser­vi­cio en cual­quier lu­gar y mo­men­to, per­mi­te re­du­cir los tiem­pos muer­tos no pla­ni­fi­ca­dos de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va.

Con­for­me los pro­duc­tos se vuel­ven ‘in­te­li­gen­tes’, co­nec­ta­dos, co­crea­dos y has­ta trans­for­ma­dos en pla­ta­for­mas o ser­vi­cios, la no­ción de crear va­lor úni­ca­men­te al fa­bri­car y ven­der más ar­tícu­los se vuel­ve ob­so­le­ta. En el fu­tu­ro, el fa­bri­can­te ten­drá que apren­der a cap­tu­rar el va­lor de la co­nec­ti­vi­dad, los da­tos, la colaboración, las co­mu­ni­da­des y la par­ti­ci­pa­ción de ter­ce­ros, pa­ra desa­rro­llar nue­vos mo­de­los de ne­go­cio, que se­rán po­ten­cial­men­te mu­cho más ren­ta­bles. †

“La no­ción de crear va­lor al fa­bri­car y ven­der más se vuel­ve ob­so­le­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.