Ame­na­zas del In­ter­net de las co­sas

Aun­que se ha con­ver­ti­do en una ten­den­cia que pue­de ge­ne­rar mu­chos be­ne­fi­cios, las em­pre­sas de­ben es­ta­ble­cer pla­nes en ca­so de ‘hac­keo’ o pér­di­da de da­tos

Manufactura - - COLUMNA -

a re­vo­lu­ción di­gi­tal ofre­ce un nue­vo ele­men­to in­duc­tor de la in­no­va­ción y las nue­vas for­mas de ha­cer pro­duc­tos, ser­vi­cios y ne­go­cios: el In­ter­net de las co­sas (IoT, por sus si­glas en in­glés), don­de se in­ter­co­nec­tan ob­je­tos, pro­ce­sos, da­tos y per­so­nas. Sin em­bar­go, uno de los as­pec­tos de es­te fe­nó­meno es el au­men­to en la su­per­fi­cie de con­tac­to (o ata­que) de las em­pre­sas con In­ter­net.

En 1999, Ke­vin Ash­ton, CEO de Au­to-ID Cen­ter, acu­ñó el tér­mino de In­ter­net de las co­sas, que se re­fie­re a la in­ter­co­ne­xión y la con­so­li­da­ción de sen­so­res, equi­pos de me­di­ción, equi­pos de con­trol, PLC, ro­bots, au­tos, re­fri­ge­ra­do­res, ár­bo­les, mas­co­tas, da­tos, clien­tes, ele­men­tos de ges­tión e in­con­ta­bles ob­je­tos den­tro de un eco­sis­te­ma di­gi­tal, re­co­pi­lan­do in­for­ma­ción pa­ra trans­for­mar­la en un fac­tor po­ten­te de de­ci­sión. En es­te ma­cro­am­bien­te emer­gen­te, las nue­vas co­ne­xio­nes apor­tan va­lor a las em­pre­sas me­dian­te la con­ver­sión de da­tos en in­for­ma­ción, és­ta en co­no­ci­mien­to y, por úl­ti­mo, en in­te­li­gen­cia, la cual in­cre­men­ta sus ca­pa­ci­da­des.

En el ám­bi­to in­dus­trial, las com­pa­ñías ins­ta­lan más sen­so­res co­nec­ta­dos a In­ter­net, pa­ra así co­mu­ni­car­se con otros dis­po­si­ti­vos al­re­de­dor del mun­do y en tiem­po real. Así, cual­quie­ra pue­de te­ner la tra­za­bi­li­dad de su ca­de­na de va­lor. Otra apli­ca­ción in­me­dia­ta es la in­ter­co­ne­xión de ro­bots en am­bien­tes de lo­gís­ti­ca. Los au­tó­ma­tas pue­den ser mo­ni­to­rea­dos y re­sol­ver in­ci­den­cias de for­ma an­ti­ci­pa­da.

Otro be­ne­fi­cio del IoT es el cie­rre de la bre­cha en­tre clien­tes, pro­vee­do­res y em­pre­sas. Es­ta con­ver­gen­cia per­mi­te en­la­zar a la alta di­rec­ción con la plan­ta in­dus­trial y con ello re­du­cir tiem­pos y cos­tos de pro­duc­ción, ya que los ge­ren­tes ten­drán ac­ce­so in­me­dia­to a la in­for­ma­ción que pro­vie­ne del mis­mo en­torno pro­duc­ti­vo y así fa­ci­li­tar la to­ma de de­ci­sio­nes.

Sin em­bar­go, no en to­dos los pro­ce­sos par­ti­ci­pan las per­so­nas. Por ejem­plo, en una co­ne­xión Má­qui­na a Má­qui­na (M2M, Ma­chi­ne to Ma­chi­ne), di­chos dis­po­si­ti­vos in­ter­cam­bian da­tos pa­ra au­to­ma­ti­zar los pro­ce­sos de co­mu­ni­ca­ción sin in­ter­ven­ción hu­ma­na, con lo cual se con­vier­ten en ob­je­tos in­te­li­gen­tes.

Si se com­bi­na el IoT con otras ten­den­cias co­mo el cómpu­to en la nu­be y el Big da­ta, es po­si­ble des­ple­gar gran­des ca­pa­ci­da­des de ser­vi­cios y pro­duc­tos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción, los cua­les crean a ‘la em­pre­sa in­te­li­gen­te’.

No obs­tan­te, el uso de es­tas soluciones tie­ne los mis­mos ries­gos que cual­quier he­rra­mien­ta de co­nec­ti­vi­dad. Al ex­po­ner to­dos los ob­je­tos ope­ra­ti­vos al In­ter­net, és­tos son sus­cep­ti­ble de ame­na­zas tí­pi­cas, co­mo malwa­re, hac­king, o ata­ques de de­ne­ga­ción de ser­vi­cios. Por ello, es re­co­men­da­ble es­ta­ble­cer un pro­gra­ma de con­cien­ti­za­ción en to­da la or­ga­ni­za­ción, de ma­ne­ra que di­rec­ti­vos y ge­ren­tes pue­dan di­se­ñar es­tra­te­gias pa­ra mi­ti­gar los ries­gos. Al­gu­nos con­se­jos son: Pre­pa­rar pla­nes de con­ti­nui­dad y re­cu­pe­ra­ción de ne­go­cios Crear mo­de­los de eva­lua­ción y ad­mi­nis­tra­ción de ries­gos Crear un pro­gra­ma de res­pues­ta a in­ci­den­tes Crear o con­tra­tar per­so­nal pa­ra el mo­ni­to­reo y la ges­tión de nue­vas ame­na­zas y vul­ne­ra­bi­li­da­des Iden­ti­fi­car a las per­so­nas que al­ma­ce­nan y ges­tio­nan la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da por el IoT Iden­ti­fi­car qué in­for­ma­ción se­rá com­par­ti­da y a quié­nes se­rá com­par­ti­da Crear víncu­los es­tre­chos con los equi­pos in­vo­lu­cra­dos en el IoT No es­ca­lar al IoT sin los es­tu­dios y ase­so­ría de ex­per­tos Crear un pro­gra­ma de pri­va­ci­dad pa­ra to­da la in­for­ma­ción re­co­pi­la­da Man­te­ner co­mu­ni­ca­ción y re­tro­ali­men­ta­ción per­ma­nen­te con los equi­pos in­vo­lu­cra­dos Es inevi­ta­ble que en un fu­tu­ro el IoT pe­ne­tre en to­das las or­ga­ni­za­cio­nes a ni­vel glo­bal, por lo que el desafío es crear es­tra­te­gias pa­ra ges­tio­nar a las nue­vas em­pre­sas in­te­li­gen­tes y po­ten­ciar su efi­cien­cia ope­ra­ti­va, pro­ce­sos de in­no­va­ción y es­ca­la­mien­to den­tro de su en­torno com­pe­ti­ti­vo. Una vez crea­da la ges­tión opor­tu­na de es­ta ten­den­cia, las em­pre­sas es­ta­rán en una fa­se de ex­pan­sión de ca­pa­ci­da­des y en una nue­va ge­ne­ra­ción de ne­go­cios di­gi­ta­les. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.