En tie­rra de gi­gan­tes

Boeing cons­tru­ye su flo­ta aé­rea co­mer­cial de lar­go al­can­ce en un com­ple­jo del ta­ma­ño de una ciu­dad

Manufactura - - EN LA LÍNEA -

Eve­rett, Was­hing­ton.- Pa­ra al­ber­gar a la “rei­na de los cie­los”, el In­ter­con­ti­nen­tal 747-8 de Boeing, es ne­ce­sa­rio te­ner una ciu­dad del ta­ma­ño del Va­ti­cano. A eso equi­va­le la ex­ten­sión de su fá­bri­ca, lo­ca­li­za­da a unos 40 ki­ló­me­tros al nor­te de Seattle.

Ade­más de fa­bri­car es­te avión de cua­tro mo­to­res que mi­de 19 me­tros de al­to y 74 de lar­go, Boeing tam­bién ma­nu­fac­tu­ra la lí­nea de producción del 777, el nue­vo 777X —que en­tra­rá en ser­vi­cio en 2020— y el fa­mo­so 787 Dream­li­ner.

LA CO­RO­NA­CIÓN DE LA REI­NA

Des­tre­za, cui­da­do al de­ta­lle y no ser claus­tro­fó­bi­co son al­gu­nas de las cua­li­da­des que de­ben te­ner los tra­ba­ja­do­res pa­ra cons­truir es­te avión y unir al­re­de­dor de 18 mi­llo­nes de pie­zas. Al me­nos 80% del tra­ba­jo pa­ra co­ro­nar a es­ta ‘rei­na’ de dos pi­sos es ma­nual.

El pro­ce­so ini­cia con el ar­ma­do del fu­se­la­je, el cual es tras­la­da­do por me­dio de una grúa, con ca­pa­ci­dad de 40 to­ne­la­das y que re­co­rre to­da la fá­bri­ca, pa­ra co­lo­car­lo en un sis­te­ma crea­do por Boeing, el cual per­mi­te ro­tar el ar­ma­zón del avión y que los tra­ba­ja­do­res pue­dan tra­ba­jar de ma­ne­ra más sen­ci­lla.

Una vez ar­ma­do el fu­se­la­je de alu­mi­nio, cu­bier­to con un vi­nil ver­de pa­ra evi­tar que se mal­tra­te en el pro­ce­so, se le co­lo­can unas enor­mes pe­sas en las alas. “És­tas son ne­ce­sa­rias mien­tras la ae­ro­na­ve no ten­ga mo­tor, de lo con­tra­rio la na­riz del avión se le­van­ta­ría”, ex­pli­ca Ray Car­tim­buhan, di­rec­tor ope­ra­ti­vo de la fá­bri­ca.

En es­ta pri­me­ra fa­se, se ins­ta­lan los cua­tro mo­to­res y se co­nec­tan des­de las alas, has­ta las lí­neas de com­bus­ti­ble que ali­men­tan a los mo­to­res. Es aquí don­de la ha­bi­li­dad y pa­cien­cia de los tra­ba­ja­do­res jue­gan un pa­pel cla­ve, pa­ra lle­gar a la par­te más an­gos­ta de las alas.

El tan­que cen­tral de com­bus­ti­ble del 747 mi­de más de dos me­tros de al­to, por lo que su ins­ta­la­ción no im­pli­ca gran­des es­fuer­zos. Sin em­bar­go, en las alas, el es­pa­cio se ha­ce tan es­tre­cho que la per­so­na que ha­ce es­ta la­bor tie­ne que de­ci­dir, an­tes de in­tro­du­cir­se, en qué sen­ti­do co­lo­car su ca­be­za, pues no pue­de gi­rar­la al es­tar den­tro.

Una vez ins­ta­la­dos los mo­to­res so­bre el avión, es mo­men­to de pa­sar a la úl­ti­ma po­si­ción. En es­ta eta­pa se une el fu­se­la­je con las alas que pe­san 79 to­ne­la­das. “Pa­ra eso se tie­nen dos gran­des es­truc­tu­ras que per­mi­ten so­por­tar el pe­so, y uti­li­za­mos ga­tos hi­dráu­li­cos”, de­ta­lló Ray Car­tim­buhan.

/Z ’\OZ aS Q]Z]QO SZ b`S\ RS ObS``WhOXS g aS W\abOZO\ Z]a W\bS`W]`Sa los cua­les va­rían de­pen­dien­do del gus­to del clien­te. El pro­ce­so pa­ra la ma­nu­fac­tu­ra del 747 es de cua­tro me­ses.

787, EL GI­GAN­TE POST 11-SA

La fa­bri­ca­ción de es­te mo­de­lo, qui­zá el más co­no­ci­do por el pro­ble­ma que tu­vo ha­ce un par de años con las ba­te­rías y el soft­wa­re, es la [¥a OdO\hORO g [¥a `¥^WRO S\ Sa­bO ^ZO\bO :O ‹^WSZŒ RSZ %&% Sa RS ’P`O

La fá­bri­ca es una ciu­dad que al­ber­ga a 35,000 tra­ba­ja­do­res que an­dan en­tre pa­si­llos ki­lo­mé­tri­cos con nom­bres de ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.