En la era de la ma­nu­fac­tu­ra 4.0

La tec­no­lo­gía es un com­po­nen­te es­tra­té­gi­co pa­ra el avan­ce de la in­dus­tria. Un ejem­plo es la im­pre­sión 3D, la cual ha re­vo­lu­cio­na­do los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos en to­do el mun­do

Manufactura - - EN LA LÍNEA - So­cio res­pon­sa­ble de Ma­nu­fac­tu­ra de De­loit­te Con­sul­ting Group Me­xi­co. BJua­nes@de­loit­temx.com

as­ta aho­ra he­mos re­vi­sa­do dos de las cua­tro gran­des fuer­zas que trans­for­ma­rán el pa­no­ra­ma fu­tu­ro de la ma­nu­fac­tu­ra: los cam­bios en la de­man­da del con­su­mi­dor y en la na­tu­ra­le­za de los pro­duc­tos. En los si­guien­tes ar­tícu­los nos aden­tra­re­mos en los gran­des cam­bios tec­no­ló­gi­cos y or­ga­ni­za­ti­vos y en su im­pac­to en la in­dus­tria.

Has­ta ha­ce po­co, la ma­nu­fac­tu­ra era un es­pa­cio ar­duo, com­ple­jo y re­ser­va­do a po­cos ju­ga­do­res: las ba­rre­ras de en­tra­da eran al­tas y la in­ver­sión de ca­pi­tal ini­cial, gran­de. En la ac­tua­li­dad, tan­to los avan­ces en tec­no­lo­gía co­mo los cam­bios en la re­gu­la­ción de los mer­ca­dos, han RS``WPOR] Z]a [c`]a _cS W[^WRS\ SZ “cX] S\ bWS[^] `SOZ de in­for­ma­ción, re­cur­sos y pro­duc­tos.

En un mun­do hi­per­co­nec­ta­do, don­de los cos­tos de la tec­no­lo­gía son ca­da vez me­no­res y con co­nec­ti­vi­dad universal, los mo­de­los de ne­go­cios tra­di­cio­na­les no pue­den sos­te­ner­se.

La tec­no­lo­gía fa­ci­li­ta el ac­ce­so a más ju­ga­do­res, que no en­cuen­tran ba­rre­ras de en­tra­da, de co­no­ci­mien­to o de co­mer­cia­li­za­ción. En es­te mun­do, ca­da vez es me­nos ne­ce­sa­ria la fi­gu­ra de los in­ter­me­dia­rios y las fron­te­ras en­tre fa­bri­can­tes y con­su­mi­do­res se des­di­bu­jan con una ma­yor ra­pi­dez.

La ley de Moo­re pre­vé que ca­da 18 me­ses, la ve­lo­ci­dad de pro­ce­sa­mien­to de las compu­tado­ras se du­pli­que y el pre­cio se re­duz­ca a la mi­tad. Las compu­tado­ras mo­der­nas con­ti­núan vol­vién­do­se ex­po­nen­cial­men­te más pe­que­ñas, rá­pi­das y ba­ra­tas.

Es­ta reali­dad es ex­tra­po­la­ble a ca­si cual­quier avan­ce: una tec­no­lo­gía se­rá con­si­de­ra­da ex­po­nen­cial cuan­do, tras un pe­rio­do de cre­ci­mien­to más o me­nos li­neal, en un mo­men­to da­do se den las con­di­cio­nes (de mer­ca­do, in­ter­nas…) pa­ra que su apli­ca­bi­li­dad y di­fu­sión de uso sean ma­si­vas.

Es­te es el ca­so de la im­pre­sión 3D, que en­glo­ba al me­nos sie­te tec­no­lo­gías de fa­bri­ca­ción que crean ob­je­tos por adi­ción de ca­pas de ma­te­ria­les, en lu­gar de ha­cer­lo me­dian­te otras téc­ni­cas (lle­na­do, va­cia­do…).

Es­ta so­lu­ción fue crea­da ha­ce más de 30 años, se desa­rro­lló len­ta­men­te y has­ta ha­ce ape­nas tres años em­pe­zó su au­ge ex­po­nen­cial.

Aun­que la im­pre­sión 3D se em­pleó prin­ci­pal­men­te en eta­pas de pro­to­ti­pa­do, hoy se es­tá ex­pan­dien­do a otros pro­ce­sos de ma­nu­fac­tu­ra. Por ejem­plo, el desa­rro­llo de mol­des es uno de las que con­su­men más tiem­po y cos­to en el pro­ce­so de producción y obli­ga a los fa­bri­can­tes a rea­li­zar gran­des se­ries de producción pa­ra amor­ti­zar el cos­to.

En con­tras­te, la in­ver­sión ini­cial pa­ra desa­rro­llar y pro­du­cir pie­zas en 3D es­tá en fran­co de­cli­ve, no so­lo por­que no es ne­ce­sa­ria la fa­bri­ca­ción de cos­to­sos mol­des, sino por­que el cos­to de los equi­pos y ma­te­ria­les de im­pre­sión de­cre­cen con ra­pi­dez, ha­cien­do ca­da día más com­pe­ti­ti­va a es­ta he­rra­mien­ta.

En un mun­do más com­ple­jo (mu­chas más se­ries de producción de me­nos uni­da­des más per­so­na­li­za­das), las tec­no­lo­gías pa­ra la producción en ma­sa se con­vier­ten más en un freno que en una ven­ta­ja.

Adi­cio­nal­men­te, la com­ple­ji­dad no es una li­mi­tan­te pa­ra la im­pre­sión 3D, in­clu­so el cos­to de im­pre­sión de un di­se­ño com­ple­jo es me­nor que si se tra­ta de un blo­que só­li­do, pues re­quie­re me­nos tiem­po y me­nos ma­te­ria­les.

Cuan­do la car­ga de producción se trans­fie­re del mun­do fí­si­co al di­gi­tal, los in­ge­nie­ros son ca­pa­ces de di­se­ñar for­mas in­trin­ca­das que an­tes re­sul­ta­ba im­po­si­ble pro­du­cir, y los fa­bri­can­tes pue­den tra­ba­jar con me­jor ca­li­dad y me­nor cos­to al eli­mi­nar ope­ra­cio­nes de en­sam­ble y ajus­te, las cua­les son ne­ce­sa­rias al usar otras tec­no­lo­gías.

La im­pre­sión 3D to­da­vía tie­ne am­plio margen de me­jo­ra en tér­mi­nos de ve­lo­ci­dad, va­rie­dad de ma­te­ria­les usa­dos y pre­ci­sión. No obs­tan­te, mu­chas in­dus­trias ya la es­tán uti­li­zan­do pa­ra pro­du­cir se­ries cor­tas (por ejem­plo, re­fac­cio­nes) y así pres­cin­dir de los in­ven­ta­rios

A me­di­da que avan­ce la tec­no­lo­gía, es­ta so­lu­ción ocu­pa­rá te­rre­nos an­te­rior­men­te re­ser­va­dos (por mo­ti­vos eco­nó­mi­cos) a las tec­no­lo­gías tra­di­cio­na­les de fa­bri­ca­ción pa­ra pro­du­cir, in­clu­so, gran­des se­ries de pro­duc­tos es­tán­dar en cual­quier ti­po de ma­te­rial. †

“La im­pre­sión 3D se es­tá ex­pan­dien­do a otras eta­pas en el pro­ce­so de ma­nu­fac­tu­ra”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.