El ge­nio uni­ver­sal

Es­te fi­ló­so­fo y ma­te­má­ti­co ale­mán fue una de las men­tes bri­llan­tes del si­glo XVII, aun­que vi­vió acu­sa­do de pla­giar a Isaac New­ton

Manufactura - - COLUMNA -

Na­cí el 1 de ju­lio en Leip­zig, Ale­ma­nia. Cuan­do te­nía seis años vi mo­rir a mi pa­dre, Fe­de­ri­co Leib­niz, pro­fe­sor de fi­lo­so­fía mo­ral. Esa si­tua­ción me lle­vó a re­car­gar mi edu­ca­ción en mi ma­dre y ser un au­to­di­dac­ta. Pa­sa­ba días en­te­ros en la bi­blio­te­ca le­yen­do a Pla­tón y Aris­tó­te­les. Lue­go, ya en la uni­ver­si­dad, sur­gió mi in­te­rés por las ma­te­má­ti­cas, ju­ris­pru­den­cia, his­to­ria y ar­queo­lo­gía. Mis tra­ba­jos uni­ver­si­ta­rios ya in­cluían la se­rie de Leib­niz, los tér­mi­nos de fun­ción, al­go­rit­mo, y coor­de­na­das. En 1684, pu­bli­qué un mé­to­do pa­ra los má­xi­mos, los mí­ni­mos y las tan­gen­tes. Fue el pri­mer tra­ba­jo en su ti­po, aun­que, cin­co años atrás, New­ton ha­bía des­cri­to su pro­pio mé­to­do en un ma­nus­cri­to que nun­ca se pu­bli­có. Aquí em­pe­za­ron las acu­sa­cio­nes de pla­gio. La controversia obe­de­ce a un asun­to de fe­chas, a una se­rie de cartas y tra­ba­jos que in­ter­cam­bia­mos du­ran­te años, an­tes de que ca­da uno ex­pu­sie­ra pú­bli­ca­men­te sus teo­rías al res­pec­to. La dispu­ta no era un te­ma me­nor, pues es­ta­ba en jue­go la de­fen­sa de dos es­cue­las de pen­sa­mien­to: la in­gle­sa y la ale­ma­na. La Real So­cie­dad de Lon­dres —de la que New­ton era pre­si­den­te— me acu­só de pla­giar al fí­si­co. Su­ge­ría que yo no ha­bía desa­rro­lla­do nin­gún tra­ba­jo so­bre cálcu­lo has­ta 1677, des­pués de ha­ber re­ci­bi­do las cartas de New­ton y ha­ber vis­to sus ma­nus­cri­tos. El de­ba­te se man­tu­vo por dé­ca­das, pe­ro la his­to­ria pu­so las co­sas en su lu­gar. El con­sen­so de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca es que New­ton y yo in­ven­ta­mos y desa­rro­lla­mos, de for­ma in­de­pen­dien­te, el cálcu­lo en Eu­ro­pa, du­ran­te el si­glo XVII. En ma­te­má­ti­cas apor­té las re­glas apa­ra la de­ri­va­ción de un pro­duc­to y de una in­te­gral. Al fi­nal, mis con­tri­bu­cio­nes han te­ni­do im­pli­ca­cio­nes en me­ta­fí­si­ca, epis­te­mo­lo­gía, ló­gi­ca, fi­lo­so­fía de la re­li­gión, ma­te­má­ti­cas, fí­si­ca, geo­lo­gía, ju­ris­pru­den­cia e his­to­ria. To­do obe­de­ce a una ra­zón su­fi­cien­te; no se pro­du­ce nin­gún he­cho sin que ha­ya una ra­zón su­fi­cien­te pa­ra que sea así. El uni­ver­so es­tá for­ma­do por mó­na­das o cen­tros cons­cien­tes de fuer­za es­pi­ri­tual o ener­gía. Ca­da una re­pre­sen­ta un mi­cro­cos­mos in­di­vi­dual, que re­fle­ja al uni­ver­so en di­ver­sos gra­dos de per­fec­ción y evo­lu­cio­nan con in­de­pen­den­cia del res­to.

“Cuan­do uno com­pa­ra sus ta­len­tos con los de Leib­niz, da la ten­ta­ción de ti­rar to­dos sus li­bros y mo­rir”, De­nis Di­de­rot.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.