Nue­vas for­mas de co­mer­cia­li­za­ción

La tec­no­lo­gía y el fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo ofre­cen nue­vas po­si­bli­da­des de ne­go­cio a las em­pre­sas in­dus­tria­les.

Manufactura - - COLUMNA -

Los cam­bios que trae la nue­va ola de pro­ce­sos in­dus­tria­les no só­lo han si­do de ti­po tec­no­ló­gi­co. Tam­bién se re­du­cen las ba­rre­ras de fi­nan­cia­mien­to ini­cial y co­mer­cia­li­za­ción, por lo que aho­ra es más fá­cil en­trar a un mer­ca­do, ven­der una crea­ción y cons­truir una em­pre­sa. El fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo de pro­yec­tos se ha vuel­to po­pu­lar y lu­cra­ti­vo, re­du­cien­do la de­pen­den­cia del fi­nan­cia­mien­to me­dian­te prés­ta­mos ban­ca­rios y de ca­pi­tal ries­go.

Si­tios de fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo, co­mo Kicks­tar­ter e In­die­go­go, han per­mi­ti­do que las em­pre­sas iden­ti­fi­quen a los pri­me­ros in­no­va­do­res, creen una ba­se de clien­tes fie­les y de­ter­mi­nen la de­man­da an­tes de pro­du­cir cual­quier ar­tícu­lo. Los in­ver­sio­nis­tas de ries­go han in­cre­men­ta­do sus in­ver­sio­nes en nue­vas em­pre­sas, mien­tras que in­cu­ba­do­ras y ace­le­ra­do­ras las ayu­dan a con­ver­tir una idea pri­me­ro en un pro­to­ti­po y des­pués en un ne­go­cio.

Tam­bién los fa­bri­can­tes tra­di­cio­na­les es­tán par­ti­ci­pan­do de es­te mo­vi­mien­to. A prin­ci­pios de 2015, Firs­tBuild, sub­si­dia­ria de GE, lan­zó en In­die­go­go su pri­me­ra cam­pa­ña de fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo pa­ra el pro­duc­to Pa­ra­gon In­duc­tion Cook­top, una es­tu­fa de me­sa con Blue­tooth. En 2014, Fox­conn, el sub­con­tra­tis­ta más gran­de del mun­do, asig­nó una par­te de sus fá­bri­cas a In­no­con, in­cu­ba­do­ra de em­pre­sas y mi­cro­fá­bri­ca con se­ries de pro­duc­ción ini­cia­les pre­vis­tas de en­tre 1,000 a 10,000 uni­da­des, lo que sig­ni­fi­có un cam­bio drás­ti­co pa­ra una em­pre­sa otro­ra ac­ce­si­ble úni­ca­men­te pa­ra mar­cas de pri­me­ra cla­se con pe­di­dos de mi­llo­nes de uni­da­des.

En res­pues­ta a las opor­tu­ni­da­des que pre­sen­tan los ni­chos de mer­ca­do y con el apo­yo de la tec­no­lo­gía, la ma­nu­fac­tu­ra es­tá cam­bian­do de una ope­ra­ción ba­sa­da en el vo­lu­men, a un sec­tor que se ca­rac­te­ri­za por múl­ti­ples mo­de­los de pro­duc­ción. La pro­duc­ción a gran es­ca­la siem­pre pre­va­le­ce­rá en al­gu­nos seg­men­tos de la cadena de va­lor, pe­ro hay otros tres mo­de­los de pro­duc­ción pa­ra apro­ve­char nue­vas opor­tu­ni­da­des: ma­nu­fac­tu­ra lo­cal a pe­que­ña es­ca­la dis­tri­bui­da; eco­sis­te­mas de fa­bri­ca­ción li­bre­men­te aco­pla­dos (co­mo el de Shenz­hen, Chi­na); y un en­fo­que en mé­to­dos de ma­nu­fac­tu­ra ágil en ope­ra­cio­nes más gran­des.

Ca­da uno de es­tos mo­de­los re­du­ce los cos­tos, a la vez que re­di­se­ña y re­es­truc­tu­ra el mé­to­do de fa­bri­ca­ción, con un efec­to a lar­go pla­zo en la crea­ción de va­lor. El sur­gi­mien­to de mo­de­los de ne­go­cios y la pro­duc­ción en pe­que­ña es­ca­la fa­ci­li­ta a las nue­vas em­pre­sas es­ta­ble­cer­se, atraer clien­tes e in­cur­sio­nar en mer­ca­dos ma­si­vos tra­di­cio­nal­men­te cu­bier­tos por fa­bri­can­tes en gran es­ca­la.

En el si­glo XX, el in­te­rés en la re­duc­ción de cos­tos y la efi­cien­cia lle­vó a fa­bri­can­tes a des­pla­zar­se a paí­ses con ba­jos cos­tos de mano de obra y a ma­xi­mi­zar la efi­cien­cia. En Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa, la po­ca ma­nu­fac­tu­ra lo­cal re­ma­nen­te se des­ti­nó a mer­ca­dos ar­te­sa­na­les o de ca­li­dad pre­mium, pe­ro un re­cien­te in­cre­men­to de la ma­nu­fac­tu­ra lo­cal, que de­pen­de de la tec­no­lo­gía y la co­mu­ni­dad pa­ra aba­tir cos­tos, es­tá con­tra­rres­tan­do es­ta ten­den­cia.

Por ejem­plo, AtFAB, una em­pre­sa co­fun­da­da por los ar­qui­tec­tos An­ne Fil­son y Gary Rohr­ba­cher, di­se­ña mue­bles sen­ci­llos y du­ra­bles que pue­den ser pro­du­ci­dos lo­cal­men­te uti­li­zan­do he­rra­mien­tas di­gi­ta­les CNC. Fil­son y Rohr­ba­cher di­se­ñan y prue­ban los mue­bles en su es­tu­dio y des­pués pu­bli­can los ar­chi­vos di­gi­ta­les en Ope­nDesk, una “pla­ta­for­ma glo­bal de fa­bri­ca­ción abierta”, pa­ra que otros los des­car­guen, per­so­na­li­cen y cor­ten con má­qui­nas CNC. Ope­nDesk ha co­nec­ta­do a una co­mu­ni­dad de di­se­ña­do­res, ta­lle­res lo­ca­les y usua­rios con mi­ras a im­pul­sar el mo­vi­mien­to de ma­nu­fac­tu­ra dis­tri­bui­da; sus me­tas son re­du­cir el im­pac­to am­bien­tal del en­vío, in­cre­men­tar el em­pleo lo­cal y pro­por­cio­nar a los con­su­mi­do­res mue­bles de di­se­ña­dor per­so­na­li­za­dos.

La di­gi­ta­li­za­ción de la ma­nu­fac­tu­ra ha pro­pi­cia­do que la in­dus­tria sea más re­pe­ti­ble y por­tá­til. Los di­se­ña­do­res in­de­pen­dien­tes y las pe­que­ñas em­pre­sas pue­den pro­du­cir lo­cal­men­te bie­nes de al­ta ca­li­dad y a ba­jo cos­to. Es pro­ba­ble que el pro­gre­so de la di­gi­ta­li­za­ción re­duz­ca aún más los cos­tos de per­so­na­li­za­ción, co­lo­can­do así en una me­jor po­si­ción a la ma­nu­fac­tu­ra lo­cal de pe­que­ña es­ca­la, que res­pon­de a las ne­ce­si­da­des del con­su­mi­dor. †

“La di­gi­ta­li­za­ción ha pro­pi­cia­do que la ma­nu­fac­tu­ra sea más re­pe­ti­ble y por­tá­til”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.