Ha­cia un sis­te­ma de ma­nu­fac­tu­ra ágil

Al­gu­nas re­gio­nes de Chi­na han evo­lu­cio­na­do a un eco­sis­te­ma de lo­tes pe­que­ños que in­te­gra a to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va.

Manufactura - - EN LA LINEA -

Shenz­hen, una ciu­dad en el sur de Chi­na, fue es­ta­ble­ci­da en 1979; ac­tual­men­te es la ciu­dad an­cla de la Zona Eco­nó­mi­ca Es­pe­cial de Chi­na, el epi­cen­tro glo­bal de la fa­bri­ca­ción de bie­nes de con­su­mo. Si bien los fa­bri­can­tes más gran­des de la zona son re­co­no­ci­dos mun­dial­men­te, al­gu­nos miem­bros de es­te eco­sis­te­ma for­man par­te de una red de fá­bri­cas de me­nor ta­ma­ño, lla­ma­das Shanz­hai, que evo­lu­cio­na­ron al­re­de­dor de los gi­gan­tes y que ori­gi­nal­men­te fa­bri­ca­ban pro­duc­tos del mer­ca­do gris o pi­ra­ta pe­ro aho­ra se es­tán in­te­gran­do al co­mer­cio le­gí­ti­mo.

Su ta­ma­ño y su red de in­ter­co­ne­xio­nes les per­mi­ten per­fec­cio­nar la ma­nu­fac­tu­ra en lo­tes pe­que­ños y, a la vez, ac­tua­li­zar­se a una ve­lo­ci­dad in­creí­ble. Sus ope­ra­do­res, mu­chos de ellos exo­bre­ros que hoy en día son pro­pie­ta­rios, tie­nen la ca­pa­ci­dad de cons­truir a una ve­lo­ci­dad ex­tre­ma ba­jos vo­lú­me­nes de pro­duc­tos de al­ta ca­li­dad y ba­jo cos­to, usan­do un eco­sis­te­ma de fá­bri­cas pe­que­ñas y me­dia­nas li­bre­men­te aco­pla­das, y ex­per­tos in­di­vi­dua­les que pue­den com­pe­tir con fá­bri­cas gran­des de Shenz­hen, lo cual es su­ma­men­te ade­cua­do pa­ra Z]a []R]a RS ac[W\Wab`] S[S`US\bSa :]a PS\S’QWO`W]a son mar­cas o di­se­ña­do­res, bien es­ta­ble­ci­dos o nue­vos, que desean par­ti­ci­par, ac­tua­li­zar­se con ra­pi­dez y a ba­jo cos­to.

Los que aban­do­na­ron a los gran­des fa­bri­can­tes de la zona pa­ra cons­truir plan­tas pe­que­ñas em­pe­za­ron a co­la­bo­rar es­ta­ble­cien­do una red po­co RS’\WRO ^S`] ^]bS\bS RS Q]\]QW[WS\b]a VOPWZWRORSa y ca­pa­ci­da­des, y crea­ron un entorno ca­si ideal pa­ra el apren­di­za­je con­ti­nuo. Las exi­gen­cias die­ron lu­gar a la apa­ri­ción de nue­vas he­rra­mien­tas y téc­ni­cas, y los miem­bros de la red co­la­bo­ra­ron pa­ra em­pu­jar los lí­mi­tes de ca­pa­ci­dad y cos­to. Un re­sul­ta­do muy vi­si­ble de ello es la plé­to­ra de te­lé­fo­nos mó­vi­les de al­ta ca­li­dad y ba­jo pre­cio que do­mi­nan el mer­ca­do chino. Con­for­me ga­nen im­pul­so las nue­vas ten­den­cias como las del IoT, los wea­ra­bles y la ro­bó­ti­ca, es pro­ba­ble que las Shanz­hai res­pon­dan con igual ce­le­ri­dad y al­can­ce.

Es im­pro­ba­ble que se pue­dan re­pro­du­cir con exac­bWb­cR ZO RS\aWROR US]U`¥’QO RS AVS\hVS\ g ac QO^OQW dad pa­ra abar­car to­da la ca­de­na de valor, desde pro­vee­do­res de ma­te­rias pri­mas y fa­bri­can­tes de equi­po industrial has­ta di­se­ña­do­res, fa­bri­can­tes y en­sam­bla­do­res. Sin em­bar­go, en otras par­tes de Chi­na han apa­re­ci­do cen­tros si­mi­la­res, por ejem­plo, de ma­nu­fac­tu­ra de cal­za­do en la re­gión de Fu­jian, y de ma­nu­fac­tu­ra de mo­to­ci­cle­tas al­re­de­dor de Chong­qing.

El re­no­va­do in­te­rés en la ma­nu­fac­tu­ra ágil es­tá ayu­dan­do a los fa­bri­can­tes de ma­yor ta­ma­ño a man­te­ner­se com­pe­ti­ti­vos y res­pon­der a las se­ña­les del mer­ca­do, ca­da vez más va­ria­bles e im­pre­de­ci­bles. La cla­ve de es­ta cre­cien­te agi­li­dad es una in­fra­es­truc­tu­ra di­gi­tal que su­mi­nis­tra ac­ce­so a los da­tos de los pun­tos de ven­ta

ca­si en tiempo real, en vez de in­for­mes de ven­tas men­sua­les o tri­mes­tra­les re­tra­sa­dos.

Cuan­to más acer­ta­das sean di­chas pre­dic­cio­nes, más sen­ti­do tie­ne es­co­ger gran­des co­rri­das de pro­duc­ción al­bO[S\bS S’QWS\bSa AW\ S[PO`U] QcO\R] aS W\b`]RcQS c\ nue­vo producto con me­nos se­gu­ri­dad de acep­ta­ción del mer­ca­do, o cuan­do se ha­cen me­jo­ras o cam­bios al di­se­ño del producto, los fa­bri­can­tes po­drían ele­gir en­fo­car­se en pro­du­cir “can­ti­da­des de lo­tes mí­ni­mos via­bles”, em­pa­tan­do las prác­ti­cas de ma­nu­fac­tu­ra ágil con la agi­li­dad en la ca­de­na de su­mi­nis­tro. Cuan­to más pre­ci­sas son las pro­yec­cio­nes, pue­de ser más sen­sa­to ele­gir co­rri­das RS ^`]RcQQWÚ\ U`O\RSa OZ­bO[S\bS S’QWS\bSa

En cam­bio, cuan­do se lan­za un nue­vo producto con me­nos cer­ti­dum­bre res­pec­to a la acep­ta­ción del mer­ca­do o se ha­cen me­jo­ras o cam­bios al di­se­ño de un producto, los fa­bri­can­tes pue­den de­ci­dir cen­trar­se en la pro­duc­ción de una “can­ti­dad mí­ni­ma via­ble por lo­te”, co­rre­la­cio­nan­do las prác­ti­cas de ma­nu­fac­tu­ra ágil con la agi­li­dad de la ca­de­na de su­mi­nis­tro. La pro­duc­ción en el ex­tran­je­ro y el en­vío de car­ga lle­va­rán a pro­du­cir can­ti­da­des mí­ni­mas pa­ra com­pen­sar los lar­gos pla­zos trans­cu­rri­dos en­tre la pro­duc­ción y la en­tre­ga al clien­te. En el ca­so de los ar­tícu­los pe­que­ños, es po­si­ble que el cos­to del trans­por­te aé­reo y los ci­clos de en­tre­ga cor­tos pre­va­lez­can so­bre el cos­to de man­te­ni­mien­to de in­ven­ta­rio, el cos­to de ca­pi­tal y la ob­so­les­cen­cia. †

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.